Actualidad
EL ANDROID BARATO DE MOVISTAR

ZTE Skate Pro: análisis

 
26
DIC 2012

Cuando uno busca hacerse con un smartphone sin gastarse un dineral la mayoría de alternativas que se barajan suelen ser modelos con Android de equipamiento básico. Dispositivos que no destacan por su fluidez, pero que suelen venir con la versión 4.0 del sistema operativo de Google y han dejado de conformarse con pantallas de 3 pulgadas o poco más. Una tendencia que ejemplifica a la perfección el ZTE Skate Pro, posicionado actualmente como la principal baza de Movistar en lo que se refiere a smartphones de gama baja para el mercado español.

Los fabricantes chinos de móviles han venido a Europa para quedarse, centrándose inicialmente en cubrir sobre todo la zona más baja del escaparate. Y en eso está ZTE: tras adaptar un mismo terminal para que Orange lo vendiese con el nombre Monte Carlo y Movistar lo distribuyese como Skate, esta última operadora tiene la exclusiva inicial en España del Skate Pro, un modelo originalmente presentado con el nombre de Blade III.

ZTE Skate Pro
ZTE Skate Pro
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Rebautizos aparte, la idea es la de siempre: proporcionar una experiencia de usuario básica pero digna a cambio de un precio no muy desorbitado. En este caso, 180 euros que pueden pagarse en plazos mensuales, tarifas de voz y datos aparte. ¿Cumple ZTE las expectativas con este modelo? Quizás se quede algo corto para usuarios con poca paciencia, pero mejor vayamos por partes.

Un teléfono cualquiera
Como es habitual en estas latitudes del mercado, el diseño del equipo no destaca ni por su vistosidad ni por su sofisticación. Con una carcasa de plástico sin más artificios estéticos que el clásico perímetro de acabado plateado, el ZTE Skate Pro apenas se distingue visualmente de tantos otros modelos de gama básica, preocupándose sobre todo por garantizar su comodidad en la mano.

ZTE Skate Pro
ZTE Skate Pro
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
ZTE Skate Pro
ZTE Skate Pro
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Para ello recurre a un cuerpo poco voluminoso, lo suficiente como para que no se nos escurra entre los dedos, con un centímetro de grosor y 130 gramos de peso. También emplea las típicas curvas en los extremos de su parte trasera para casar mejor con la palma de la mano, encogiendo levemente sus dimensiones en la parte frontal para evitar que toquemos accidentalmente los bordes de la pantalla táctil mientras sostenemos el teléfono.

ZTE Skate Pro
ZTE Skate Pro
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Incluso toma prestado un rasgo muy típico de fabricantes como HTC: la parte inferior, justo donde terminan los iconos táctiles situados a los pies de la pantalla, se inclina levemente hacia delante dibujando una sutil barbilla. La fórmula se completa con una tapa trasera de tacto suave de la que sobresale ligeramente el objetivo de la cámara y en la que el logotipo verde de Movistar pone una pequeña nota de color sobre el gris oscuro dominante.

ZTE Skate Pro
ZTE Skate Pro
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
ZTE Skate Pro
ZTE Skate Pro
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Al retirar la tapa, por cierto, salen a relucir dos pequeños detalles que agradecerán cierto tipo de usuarios. Por un lado, el equipo viene ya suministrado con una tarjeta microSD de 2 GB; por el otro, no hay necesidad de pedir un duplicado a micro-SIM para usar este teléfono, pues es compatible con el estándar SIM de toda la vida.

ZTE Skate Pro
ZTE Skate Pro
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
ZTE Skate Pro
ZTE Skate Pro
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Las teclas del control de volumen, al contrario de lo habitual, están situadas en el lateral izquierdo, pero los usuarios diestros pueden accionarlas fácilmente con el dedo índice en lugar de con el pulgar. No hay botón disparador para la cámara, pero sí un elemento del que curiosamente suelen prescindir muchos terminales de gama alta: un indicador LED para notificaciones situado en el frontal, justo sobre la pantalla.
4 pulgadas sin alardes
Aunque su diagonal ha bajado levemente respecto a las 4,3 pulgadas del primer Skate, la pantalla de este modelo sigue siendo relativamente grande para tratarse de un teléfono de menos de 200 euros. Con 4 pulgadas de diagonal y 480 x 800 píxeles de resolución, no llega a lograr la nitidez de un modelo de gama alta, pero proporciona unos más que decentes 233 puntos por pulgada.

ZTE Skate Pro
ZTE Skate Pro
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sí que puede haber más quejas en el resto de propiedades de la pantalla, que no destaca precisamente por la gama de colores y flaquea bastante en los ángulos de visión. Si uno lo quiere usar para enseñarle alguna foto o vídeo a un grupo de amigos, mejor que éstos se vayan pasando el terminal uno a uno a que lo vean varios a la vez, pues desde puntos de vista laterales apenas se perciben siluetas sobre un fondo algo borroso.

ZTE Skate Pro
ZTE Skate Pro
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
ZTE Skate Pro
ZTE Skate Pro
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Táctilmente hablando, y más allá de algunos detalles que se pueden ajustar en función de las preferencias del usuario (la respuesta vibratoria a las pulsaciones de los dedos, por ejemplo, viene activada por defecto), la precisión con la que la pantalla responde a las pulsaciones es bastante correcta. La interfaz propia del teléfono, eso sí, a veces puede poner escollos a la experiencia de uso.

Sirva como ejemplo el teclado virtual. Las teclas no están mal de tamaño, no se producen retrasos al interpretar las pulsaciones y cuenta con algunos elementos propios útiles, como una pestaña virtual de bloqueo en la barra espaciadora que sirve para activar y desactivar la escritura predictiva. El problema es que algunos de estos rasgos desaparecen al recurrir a la visualización apaisada.

ZTE Skate Pro
ZTE Skate Pro
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
ZTE Skate Pro
ZTE Skate Pro
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La tecla decorada con el icono de un lápiz sobre una hoja de papel, por ejemplo, carga un modo pensado para copiar, cortar y pegar texto, habilitando incluso flechas direccionales para ir seleccionando las letras una a una. Pero la función sólo está disponible con el teclado en modo vertical, y al tumbar el teléfono estos controles desaparecen para dar paso al clásico teclado QWERTY apaisado.

ZTE Skate Pro
ZTE Skate Pro
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No es el único detalle de la interfaz propia de ZTE que parece pensado sólo para trabajar en vertical. En algunos menús, por ejemplo, hay controles adicionales que se muestran así aun cuando el usuario sostiene el equipo en apaisado, con lo que los rótulos correspondientes aparecen tumbados. A veces, en definitiva, el usuario quedará un poco descolocado.

Los cambios
También puede descolocar al principio cómo cambia la pantalla de bloqueo respecto a lo habitual en Android: para desbloquearla hay que hacer una pulsación prolongada sobre un icono con forma de cerrojo, cuando lo habitual es deslizar el dedo. Al hacer este último gesto sobre dicho cerrojo, en cambio, se carga un círculo con varios iconos para acceder directamente a la guía de contactos, el correo electrónico o la cámara, entre otras opciones.

ZTE Skate Pro
ZTE Skate Pro
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Se trata en definitiva de uno de esos cambios en el guión habitual que pueden resultar útiles una vez interiorizados por el usuario. O no. Algo parecido a lo que sucede en la pestaña de notificaciones: en su parte superior integra los típicos controles para activar y desactivar conexiones o regular el brillo de la pantalla, con la peculiaridad de que se pueden explorar de forma lateral, dando cabida así a un buen número de controles adicionales.

ZTE Skate Pro
ZTE Skate Pro
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
ZTE Skate Pro
ZTE Skate Pro
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No faltan a la cita otros recursos bastante habituales ya en las interfaces personalizadas de Android, como la posibilidad de previsualizar todas las páginas del escritorio principal en forma de miniaturas realizando el clásico gesto de la pinza. Pero, ¿funciona todo de forma fluida? Teniendo en cuenta que estamos ante un smartphone de especificaciones básicas (procesador a 1 GHz y 512 MB de RAM que, en la práctica, se quedan en 391 MB), en un principio los resultados no están mal.

ZTE Skate Pro
ZTE Skate Pro
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Siempre y cuando, eso sí, tomemos ciertas precauciones. No es el ZTE Skate Pro un smartphone con el que podamos trabajar siempre a toda prisa y abusando de la multitarea. Si comenzamos a descargar una aplicación de Google Play, por ejemplo, la interfaz se ralentiza de forma muy notoria hasta que aquélla no termina de instalarse.

Por desgracia hay un problema que se hace siempre evidente, incluso si procuramos usar cada aplicación por separado y no tener varios procesos activos a la vez: la lentitud con la que la interfaz gira a golpe de acelerómetro. Es una asignatura que siempre deja algo que desear en este tipo de equipos, pero en este caso las esperas son especialmente largas.

ZTE Skate Pro
ZTE Skate Pro
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y hablando de esperas, mejor no hacerse ilusiones con la celeridad para que el teléfono reciba actualizaciones de Android. De momento lleva ya dos versiones de retraso respecto a la última lanzada por Google en sus Nexus (la 4.2 mientras se escriben estas líneas). Y teniendo en cuenta peculiaridades del Skate Pro como los cuatro iconos táctiles que lleva debajo de la pantalla (cuando Android sólo contempla ya tres de forma nativa), no tiene pinta de que ZTE y Movistar vayan a tener listas las adaptaciones oportunas de la noche a la mañana.

El presente
Pese a lo dicho sobre las actualizaciones, al menos el equipo lleva de serie Android 4.0, una versión que no está mal dentro de lo que cabe por varios motivos. Para empezar, da cierta garantía de cara a la compatibilidad con aplicaciones como Chrome, una alternativa bastante más ágil que el navegador web que el terminal emplea por defecto.

ZTE Skate Pro
ZTE Skate Pro
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por otro lado, esta versión ya no divide su memoria interna en un espacio para instalar aplicaciones y otro para almacenar archivos, como sucedía en Android hasta la versión 2.3. Se pueden aprovechar por tanto los 2 GB que el Skate Pro trae libres de serie para instalar aplicaciones sin tener problemas de espacio a las primeras de cambio, y usar la tarjeta microSD de 2 GB que el terminal trae ya preinstalada para guardar música o fotos.

ZTE Skate Pro
ZTE Skate Pro
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

O incluso algún vídeo, siempre y cuando no esté en HD, pues el teléfono no es capaz de cargar clips ni a 720p ni a 1080p. Tampoco acepta archivos de subtítulos y suele reproducir los MKV a tirones, pero sí que es compatible de serie con DivX, y en cualquier caso estos problemas de compatibilidad se solucionan con relativa facilidad buscando un reproductor alternativo en Google Play.

La cámara de 5 megapíxeles, con autofoco pero desprovista de flash, tampoco entiende de alta definición al grabar vídeos, ofreciendo en la toma de fotografías la calidad básica características de este tipo de teléfonos baratos. Al menos el Skate Pro es perfectamente compatible con la versión de Instagram para Android.

ZTE Skate Pro
ZTE Skate Pro
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
ZTE Skate Pro
ZTE Skate Pro
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sus posibilidades multimedia se completan con el sintonizador de radio FM (prestación ausente en muchos modelos de gama más alta, dicho sea de paso) y un desempeño con videojuegos que no es para tirar cohetes, pero suficiente para esos títulos que apuestan más por las virtudes del manejo táctil que por la espectacularidad gráfica.

Muestras: 5 MP
Las muestras se han realizado con un ZTE Skate Pro
las muestras se han realizado con un zte skate pro
las muestras se han realizado con un zte skate pro
las muestras se han realizado con un zte skate pro
las muestras se han realizado con un zte skate pro
En cuanto a la autonomía, sostenida por una batería de 1.650 mAh, el Skate Pro no destaca ni para bien ni para mal respecto a lo habitual en un smartphone. Quizás se quede un poco por detrás de otros modelos de pretensiones similares pero con pantalla más pequeña, pero al menos se cubren con soltura las primeras 24 horas de uso intensivo e incluso se logra una segunda jornada completa con un perfil de uso algo menos exigente.
Un smartphone de supervivencia
Teléfonos que no destacan especialmente en nada pero permiten tocar todos los palos que se esperan en un smartphone sin que el precio se dispare mucho. El ZTE Skate Pro es una opción más dentro de la gran cantidad de terminales Android que se dibujan siguiendo este boceto. Teniendo claro desde el principio que esto implica inevitables limitaciones en parcelas como la cámara o el desempeño gráfico, son como siempre los matices los que pueden terminar de ayudar al usuario a decidirse entre este modelo u otros de corte similar.

Su diseño, por ejemplo, no es tan atrevido y vistoso como el del Sony Xperia U, pero como contrapartida cuenta con una pantalla algo más grande. Y aunque un rival como el Samsung Galaxy Ace 2 sea gráficamente más estable y fluido, el Skate Pro le lleva ventaja en lo que a la versión de Android se refiere.

ZTE Skate Pro
ZTE Skate Pro
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con todo, quizás el mayor condicionante sea si uno es o no cliente de Movistar. El LG Optimus L7, por ejemplo, ofrece básicamente el mismo rendimiento que este Skate Pro con dos grandes añadidos: una pantalla con más calidad de visionado y una interfaz gráfica más limpia. Pero dicha operadora no ofrece este modelo de LG (que cuesta unos 300 euros en el mercado libre) y sí el de ZTE, con la posibilidad de adquirirlo en un solo pago de 180 euros o por plazos mensuales de 10 euros durante año y medio.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Productos relacionados (1)
Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar