• Fujifilm X-M1: toma de contacto y primeras muestras
  • Panasonic Lumix GX7: toma de contacto
Prueba de producto
LA VETERANíA DE LO NUEVO

Zeiss Touit 12 mm f2.8: análisis

 
24
JUL 2013

Ópticas de focal fija, luminosas y de calidad para cámaras sin espejo con sensor APS-C. Ése es el camino que ha decidido tomar Carl Zeiss (rebautizada simplemente como Zeiss hace unas semanas) para su nueva gama de objetivos Touit. Una familia que se estrena con un 12 mm f2.8 y un 32 mm f1.8 disponibles para Sony NEX y Fujifilm X. Con una cobertura equivalente a 18 milímetros, el nuevo Touit de 12 milímetros se convierte en uno de los objetivos más angulares e interesantes para este creciente segmento de cámaras. Armados con una Sony NEX-7 hemos decidido salir a comprobar si está a la altura de su elevado precio y las expectativas generadas.

La tradición de la marca y los cerca de 1.100 euros que cuestan son argumentos más que suficientes para justificar el interés despertado por los primeros Zeiss de la gama Touit para cámaras sin espejo desde que fue anunciado su desarrollo hace unos meses. Disponibles por ahora para los sistemas Sony NEX y Fujifilm X, la compañía busca su espacio en esa creciente demanda de objetivos de focal fija y altas prestaciones.

Zeiss Touit 12 mm f2.8
Zeiss Touit 12 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Zeiss Touit 12 mm f2.8
Zeiss Touit 12 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Este Zeiss 12 mm f2.8 se posiciona como el objetivo fijo más angular en ambos sistemas, tan sólo superado en focal por el zoom Sony E 10-18 mm f4. En el caso del sistema X de Fujifilm tendrá que luchar con el magnífico Fujinon 14 mm f2.8, aunque tratándose de un angular esos 2 milímetros más a favor del Zeiss pueden hacer que la balanza se decante finalmente hacia él.

Pasando de modas

Salta a la vista que el diseño de este objetivo es innovador, y seguro que no deja indiferentes a los posibles interesados. Con el paso de los días nos hemos acostumbrado a su estética, y hay que reconocer que no le sienta nada mal a la exigente Sony NEX-7 de color negro que hemos utilizado para esta prueba.

Zeiss Touit 12 mm f2.8
Zeiss Touit 12 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Otra cosa es que el tamaño del objetivo, sobre todo con el parasol montado, nos parece un poco grande respecto al cuerpo de la cámara: 88 milímetros de diámetro para una longitud de 68 milímetros y un peso de 260 gramos que lo sitúan en el límite de lo aceptable. También es cierto que el diseño de un objetivo de 12 milímetros -equivalente a 18 milímetros en paso universal- para cubrir un sensor de tamaño APS-C no permite miniaturizaciones exageradas.

Zeiss Touit 12 mm f2.8
Zeiss Touit 12 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Zeiss Touit 12 mm f2.8
Zeiss Touit 12 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Respecto a su construcción, poco que objetar. Nos ha gustado que en la parte posterior una lente fija cierre el paso a la suciedad hacia el interior del objetivo, aunque en Zeiss se encargan de recordar que el objetivo no está sellado contra polvo y agua.

Zeiss Touit 12 mm f2.8
Zeiss Touit 12 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La bayoneta es metálica y tiene un excelente acabado, igual que los contactos electrónicos. El barrilete es completamente liso y sólo una goma sobre el aro de enfoque manual rompe la uniformidad en la versión para Sony que hemos probado. El modelo para Fujifilm dispone de un aro de diafragmas de accionamiento manual.

Zeiss Touit 12 mm f2.8
Zeiss Touit 12 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Zeiss Touit 12 mm f2.8
Zeiss Touit 12 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero, volviendo al aro de enfoque, la goma que lo recubre brinda una sujeción excelente. Tan sólo nos plantea dudas su evolución con el tiempo, el uso intenso y el sudor de las manos.

Identificado por su nombre en varias zonas, en la parte frontal figura su denominación completa: Carl Zeiss Distagon 2.8/12 T*. No obstante, no hay que olvidar que recientemente la firma germana retiraba la primera parte de su nombre para quedarse en simplemente Zeiss.

Zeiss Touit 12 mm f2.8
Zeiss Touit 12 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El parasol de cuatro pétalos va incluido con el objetivo y se integra perfectamente en el diseño. Se puede montar un filtro ultravioleta de 67 milímetros sin que provoque viñeteo, aunque lo preferible es que sea de tipo estrecho. Por último, la tapa extraíble es de generosas dimensiones, con dos pulsadores de extracción cuyo accionamiento es correcto.

Por dentro

El esquema óptico está compuesto por 11 elementos organizados en 8 grupos, con 2 lentes asféricas y 3 de vidrio especial. Desde Zeiss explican que varias de estas lentes están montadas de modo flotante para reducir las aberraciones ópticas al variar la distancia de enfoque. Por supuesto, la parte frontal de la óptica no gira al enfocar ni se estira debido al mecanismo de enfoque interno.

Zeiss Touit 12 mm f2.8
Zeiss Touit 12 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Zeiss Touit 12 mm f2.8
Zeiss Touit 12 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cuanto al diafragma, se compone de 9 palas y deja un orificio redondeado para el paso de la luz, algo que teóricamente ayudará a crear bellos desenfoques. La característica T* roja nos indica que el objetivo incorpora el recubrimiento antirreflejos de las lentes, tradicional punto fuerte de Zeiss que -según aseguran desde la firma alemana- está en constante evolución.

Zeiss Touit 12 mm f2.8
Zeiss Touit 12 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con un ángulo de visión de 99 grados en diagonal y una distancia de enfoque de 18 centímetros desde el plano del sensor (que se traducen en sólo 6 centímetros desde el extremo del parasol hasta el punto de enfoque más cercano permitido), este angular también resulta muy recomendable para realizar tomas efectistas y retratos caricaturescos.

Zeiss Touit 12 mm f2.8
Zeiss Touit 12 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Zeiss Touit 12 mm f2.8
Zeiss Touit 12 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Eso sí, el enfoque automático de este Zeiss no es su mejor arma. Sin ser lento, tampoco es de los más rápidos que hemos probado. La acción se lleva a cabo en tres fases: primero, un desplazamiento hacia atrás; luego, otro hacia delante, y finalmente, vuelta atrás hasta fijar el foco. El objetivo tarda en torno a un segundo en completar esta secuencia, aunque tratándose de un angular extremo y habida cuenta del tipo de fotografía para la que se utilizará, este registro no es especialmente preocupante.

Zeiss Touit 12 mm f2.8
Zeiss Touit 12 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Trabajando en enfoque manual, efectúa casi una vuelta completa al aro de enfoque para pasar de la mínima distancia hasta el infinito. En condiciones de luz pobres y gracias a su luminosidad de f2.8, la mayoría de veces consigue fijar el foco aun sin luz de ayuda, aunque aquí parte del mérito es de la cámara.

El objetivo no incorpora un sistema de estabilización. No obstante, esos 12 milímetros de focal facilitan que en disparos a pulso podamos obtener imágenes nítidas a 1/5 de segundo, debido también en gran parte a la excelente sujeción que brinda el contundente tamaño del objetivo. Por cierto, nos ha sorprendido que unos 5 segundos después de apagar la cámara el objetivo cobre vida. Suponemos que para retornar a la posición de inicio.

Con lupa

Ya en la pantalla de la cámara se puede apreciar que a los archivos JPEG se les aplica una corrección de líneas y de posibles aberraciones cromáticas. No nos parece ésta una mala solución si el resultado son unos archivos impecables, como es el caso. En realidad los archivos RAW tampoco requieren mucho trabajo para dejarlos a nuestro gusto, aunque hubiéramos preferido que la corrección de la distorsión fuera óptica y no digital, pues estamos hablando de un objetivo que cuesta más de 1.000 euros.

Zeiss Touit 12 mm f2.8
Zeiss Touit 12 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Respecto a su resolución, sorprende la nitidez que se consigue al usar la máxima apertura incluso en la esquina extrema de la imagen. De hecho, ese valor supera con creces al que se obtiene en el centro a f16.

Zeiss Touit 12 mm f2.8
Zeiss Touit 12 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Los valores de nitidez mejoran un poco hasta f5.6 y f8, pero lo hacen de manera no muy evidente porque, como decíamos, ya a partir de f2.8 son muy altos en el centro y las esquinas. A f16 se perciben los efectos de la difracción, pero incluso a f22 ésta es soportable, aunque lo más sensato será reservar este valor tan sólo para cuando sea realmente necesario.

Muestras: Zeiss Touit 12 mm f2.8
Las fotografías se han realizado con un objetivo Zeiss Touit 12 mm f2.8 montado en una Sony NEX-7
las fotografías se han realizado con un objetivo zeiss touit 12 mm f2.8 montado en una sony nex-7
las fotografías se han realizado con un objetivo zeiss touit 12 mm f2.8 montado en una sony nex-7
las fotografías se han realizado con un objetivo zeiss touit 12 mm f2.8 montado en una sony nex-7
las fotografías se han realizado con un objetivo zeiss touit 12 mm f2.8 montado en una sony nex-7
las fotografías se han realizado con un objetivo zeiss touit 12 mm f2.8 montado en una sony nex-7
las fotografías se han realizado con un objetivo zeiss touit 12 mm f2.8 montado en una sony nex-7

El viñeteo, por su parte, es muy leve a f2.8, y desaparece al cerrar el diafragma en 1 o 2 pasos. Nos ha sorprendido, eso sí, que a partir de f11 éste se vuelva a hacer presente hasta f22, aunque de manera muy leve. En todo caso, no es un parámetro que nos deba preocupar, porque no alcanza valores elevados y sus efectos pasan bastante desapercibidos.

Reflejos controlados

Como decíamos, la famosa T* de color rojo que luce en algunos objetivos Zeiss tiene mucho que ver con el buen comportamiento de éstos en cuanto a reflejos. Este angular no es una excepción, y la verdad es que nos hemos divertido de lo lindo incluyendo el sol dentro del encuadre en muchas ocasiones gracias al buen comportamiento del mencionado recubrimiento antirreflejos de las lentes.

Zeiss Touit 12 mm f2.8
Zeiss Touit 12 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En diafragmas medios y altos aparecen estrellas en los puntos de altas luces, circunstancia que podemos utilizar como un recurso estético. Estos mismos puntos brillantes en fotografía nocturna tienen un aspecto natural al usar diafragmas medios y bajos incluso en el extremo del fotograma. Los amantes de la fotografía de cielos nocturnos ya tienen un nuevo juguete con el que experimentar.

Muestras: Zeiss Touit 12 mm f2.8
Las fotografías se han realizado con un objetivo Zeiss Touit 12 mm f2.8 montado en una Sony NEX-7. Fotografías realizadas en RAW y procesadas con Adobe Camera Raw
las fotografías se han realizado con un objetivo zeiss touit 12 mm f2.8 montado en una sony nex-7. fotografías realizadas en raw y procesadas con adobe camera raw
las fotografías se han realizado con un objetivo zeiss touit 12 mm f2.8 montado en una sony nex-7. fotografías realizadas en raw y procesadas con adobe camera raw
las fotografías se han realizado con un objetivo zeiss touit 12 mm f2.8 montado en una sony nex-7. fotografías realizadas en raw y procesadas con adobe camera raw
las fotografías se han realizado con un objetivo zeiss touit 12 mm f2.8 montado en una sony nex-7. fotografías realizadas en raw y procesadas con adobe camera raw
las fotografías se han realizado con un objetivo zeiss touit 12 mm f2.8 montado en una sony nex-7. fotografías realizadas en raw y procesadas con adobe camera raw
las fotografías se han realizado con un objetivo zeiss touit 12 mm f2.8 montado en una sony nex-7. fotografías realizadas en raw y procesadas con adobe camera raw

La ajustada distancia mínima de enfoque permite realizar tomas de aproximación muy atrevidas en las que podemos aprovechar la máxima apertura de f2.8 para desenfocar el fondo. Un desenfoque, por cierto, correcto y nada estridente que se agradece.

Calidad angular (que se paga)

El Zeiss Touit 12 mm f2.8 es, además de caro, un muy buen objetivo. Nada que no viéramos venir. Formando tándem con la Sony NEX-7 entrega unos JPEG impecables y con una calidad altísima en cualquier zona del fotograma, incluso utilizando la máxima apertura. Es al trabajar con el formato RAW cuando encontramos algunas de las deficiencias que no han sido corregidas de forma óptica y que tocará resolver a mano. Nada grave, aunque insistimos en que el nivel de exigencia tiene que ir acorde al precio.

Zeiss Touit 12 mm f2.8
Zeiss Touit 12 mm f2.8
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

A cambio de este desembolso y de una pequeña edición de los archivos RAW obtendremos imágenes cuya nitidez y calidad son pasmosas con un objetivo que -no lo olvidemos- es el más angular para el sistema sin espejo de Sony. Y esto, evidentemente, hay que pagarlo.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar