• “Ice Age” en las Montañas Rocosas
  • Torres del Paine: la octava maravilla
Espíritu salvaje

Yellowstone, donde todo volvió a empezar

 
Foto: Andoni Canela
5
MAY 2014
Andoni Canela | Parque Nacional de Yellowstone

Otoño es época de cambios en el paisaje, y en Yellowstone eso se materializa con una llegada temprana de la nieve que, en muy pocos días, hace que todo pase del marrón al blanco.

Accedemos al conocido parque nacional por el este, y el primer lugar donde paramos es el valle de Madison. Justo cuando empiezan a caer los primeros copos de nieve encontramos los primeros bisontes. Hacemos lo de casi todos los días: con la mochila al hombro, nos acercamos a nuestro objetivo manteniendo siempre una distancia prudencial y asegurándonos de que la dirección de la luz es la mejor para observar y fotografiar a los bisontes.

Pero esta vez lo que más nos sorprende son los sonidos que emiten los más de 200 bisontes reunidos ante nuestros ojos: murmuran todos a la vez, y lamento no haber traído la grabadora. Permanecemos inmóviles durante un buen rato, escuchamos y nos volvemos lentamente hacia nuestra furgoneta.

Actualmente hay cerca de 3.000 bisontes en Yellowstone, constituido como parque nacional a finales del siglo XIX y considerado como el más antiguo del mundo

Yellowstone es el único lugar de Estados Unidos donde el bisonte de llanura no desapareció nunca del todo, y paradójicamente este lugar no es una gran llanura sino un territorio de montaña. Después de la matanza indiscriminada de bisontes a finales del siglo XIX, allí quedaron menos de 50 ejemplares.

Se considera que en Yellowstone la especie se mantuvo intacta, sin cruces con ganado doméstico. Actualmente, hay cerca de 3.000 bisontes en este parque, constituido a finales del siglo XIX y considerado como el más antiguo del mundo. Tiene una superficie de casi 9.000 kilómetros cuadrados, mayoritariamente dentro del estado de Wyoming, aunque en parte también pertenece a Montana e Idaho.

Yellowstone destaca por su atractivo natural, aglutinando hábitats variados (bosques de coníferas, praderas, zonas montañosas y rocosas…) y especies animales representativas de la fauna norteamericana. Así, además del bisonte allí viven el oso grizzly, el oso negro, el lobo, el lince, el wapití (o uapití) y el alce.

Dentro de este parque, situado en plenas Montañas Rocosas y con altitudes que van de los 1.600 a los 3.000 metros, está la divisoria de aguas continental: las aguas de los principales cursos fluviales del parque, el río Yellowstone y el río Snake, acaban en océanos distintos, el Atlántico y el Pacífico, respectivamente.

Dentro del parque se encuentra el lago Yellowstone, el lago de montaña más grande de América del Norte, que está situado sobre la Caldera de Yellowstone, un volcán activo que genera gran cantidad de fenómenos geotérmicos. En Yellowstone, por ejemplo, se concentran más de la mitad de todos los géiseres del mundo. Una maravilla.

El lago Yellowstone reposa sobre un volcán activo que genera gran cantidad de fenómenos geotérmicos. Aquí se concentran más de la mitad de todos los géiseres del mundo

Pero esta actividad volcánica es la que hacía que las tribus nativas se mantuvieran más bien alejadas de lo que hoy en día son los límites del parque, donde ubicaban un espíritu maligno que se encargaba de atizar las Montañas Encendidas (Burning Mountains). Al sur y al suroeste de este parque vivían grupos shoshones. En el oeste, los bannocks, que al igual que los niimíipues (nez perce), procedentes de tierras situadas más hacia el oeste, viajaban desde aquí hasta las Grandes Llanuras para la caza estacional del bisonte. Del este llegaron hasta Yellowstone los absarokas, también llamados crows.

Uno de los momentos estrella de esta etapa del viaje sucede junto al río Firehole, ocasionado por esa naturaleza encendida que los nativos miraban con respeto. Allí, las fumarolas de los géiseres dan al paisaje un aire que recuerda a la película “El Señor de los Anillos”: humo y olor a azufre, con montañas imponentes por todos lados.

Junto al río serpenteante es fácil encontrar bisontes, y justo cuando la nieve empieza a caer y la temperatura roza los 12 grados bajo cero, decido salir solo a la captura de algunas imágenes. Efectivamente, una manada de bisontes se encuentra junto al río, en una zona semipantanosa por la que se tiene que andar con cuidado porque es fácil que se te hundan los pies.

Sigo a los bisontes durante más de una hora. En el fondo albergo la idea de poder fotografiar algunos bisontes -o la manada entera- cruzando el río. Tras una hora esperando, me doy cuenta de que toman otra dirección. Así que decido regresar. Poco antes de volver me encuentro con un grupo de cuatro bisontes que pastan en la otra orilla del río. Espero nuevamente. Y esta vez sí, los bisontes cruzan y puedo hacer las fotos deseadas de los animales dentro del agua.

Y después de una semana en Yellowstone vemos el primer lobo. Tiene un pelaje mucho más blanco que los lobos ibéricos y camina junto a un bosque de ribera que ya ha perdido las hojas. Está a unos 300 metros de distancia, y lo vemos durante más de cinco minutos mientras se va ocultando entre la vegetación. Intento rastrear las inmediaciones con los prismáticos buscando el resto de la manada. Veo bisontes y wapitíes en el horizonte, pero ni rastro de otros lobos.

Disfrutamos de la observación, y pienso que no vale la pena intentar hacer fotos. Esta vez no. Sé que la distancia y el paisaje cerrado tampoco me darían muchas oportunidades. Para Meritxell, mi mujer, que es quien ha localizado el lobo primero, y para nuestro hijo Unai, es uno de los momentos álgidos del viaje. A Amaia le cuesta más verlo, pero parece que intuye sus movimientos. En Yellowstone la conexión con la naturaleza es total.

Andoni Canela es un reconocido fotógrafo de naturaleza cuyo trabajo ha aparecido publicado en cabeceras como National Geographic, Time o Geo. Su serie de artículos Espíritu Salvaje, fruto del proyecto Looking for the Wild que lo llevará a viajar por todo el mundo en busca de los animales más representativos de cada continente, aparece publicada cada mes en Quesabesde

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar