Actualidad

Xiaomi quiere ser el mayor fabricante de smartphones del mundo dentro de 10 años

 

La jovencísima firma china, convertida en el cuarto mayor fabricante sin haberse expandido a Occidente, no oculta sus deseos de desbancar a Apple y Samsung

Xiaomi Mi 4
Xiaomi Mi 4
De 5 pulgadas y con prestaciones punteras, el Mi4 es el último teléfono de Xiaomi.
21
NOV 2014

En solo cuatro años Xiaomi ha pasado de ser una completa desconocida a convertirse en una de las más rápidas y eficientes máquinas apisonadoras de la industria telefónica. Sin haberse aventurado fuera de Asia, la firma pekinesa se ha convertido en el cuarto mayor fabricante de smartphones del mundo, superando a gigantes de la talla de LG y Sony, y sería ya el tercero de no ser por la compra de Motorola por parte de Lenovo. Pero sus aspiraciones no terminan en la medalla de bronce.

Lei Jun, fundador y máximo responsable de Xiaomi, ha declarado en la World Internet Conference de Wuzhen, en China, sus intenciones de desbancar a Samsung y usurpar la primera posición: "Creo que nadie pensó hace tres años que Xiaomi se convertiría en la tercera firma más importante [...] En cinco o diez años tendremos la oportunidad de convertirnos en el fabricante de smartphones número uno del mundo."

Apple, presente en la conferencia, no perdió la oportunidad de responder a Jun por boca de Bruce Sewell, vicepresidente de su departamento legal. "Es fácil de hacer y más difícil de hacer", replicó el ejecutivo a su rival, no sin indicar que "hay muchos teléfonos buenos y competitivos en China" que podrían meter un palo entre los pies a Xiaomi y sus ambiciones.

De Samsung a Google: todos temen a Xiaomi

Con o sin la desconfianza de Apple, Xiaomi es ya todo un quebradero de cabeza para Samsung, actualmente líder del mercado. La división telefónica del coloso surcoreano registró un masivo descenso de beneficios en su último ejercicio trimestral, con una caída interanual del 74% debido no en escasa medida a la presión que ejerce Xiaomi en mercados críticos como China y la India, donde la firma capitaneada por Jun ya se ha hecho fuerte.

La propia Samsung se ha mostrado incrédula ante el éxito de una compañía que ha basado su estrategia en ofrecer dispositivos potentes y bien hechos a precios muy competitivos. Un buen ejemplo es el reciente Mi 4, con características de buque insignia por el equivalente en China a 240 euros. La fórmula secreta es en realidad bastante simple: eliminar el margen de beneficios de lanzamiento con vistas a que éste aumente conforme el coste de los componentes se vaya reduciendo.

Xiaomi Mi Pad
Xiaomi Mi Pad
Foto: Xiaomi
Xiaomi también está presente en el segmento de los tablets con el Mi Pad.

Pero no solo Samsung tiene motivos para la preocupación. Incluso Google puede sentirse amenazada por la pujanza del efervescente fabricante chino, que ha apostado por crear su propio sistema operativo derivado de Android. Son teléfonos Android pero sin la presencia de Google, algo que ha logrado enervar a la firma de Mountain View.

La respuesta de Google a productos como los de Xiaomi ha sido inundar los mercados emergentes con dispositivos muy económicos basados en versiones puras de Android. Pero Xiaomi no se amilana. Lejos de conformarse con ser un fabricante de teléfonos de gama media y alta, la firma ya apunta a los segmentos inferiores con el futuro lanzamiento de un teléfono de 50 euros con el que por fin podría alcanzar el podio de forma definitiva.

Etiquetas
Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar