• La España profunda de Carlos Saura
  • No hay nuevos artículos de esta serie
Biblioteca

World Press Photo 2016: el mejor fotoperiodismo hecho libro

3

La fundación holandesa publica un año más el volumen con las imágenes galardonadas en la última edición del prestigioso premio

3
AGO 2016

Un hombre con el miedo reflejado en el rostro pasa un bebé por debajo de una alambrada en la frontera entre Serbia y Hungría. Es la imagen que ocupa la portada de la actual edición del libro dedicado a los premios World Press Photo, y es la foto que encumbró a Warren Richardson a lo más alto del olimpo del fotoperiodismo.

Un libro que puede considerarse una especie de catálogo de estos premios, o más bien de las múltiples exposiciones itinerantes que recorren el planeta durante más de un año. Y es que, como aquellas, queda incompleto. Aunque se listan los ganadores de todas las categorías, no aparecen en este título todas las fotografías premiadas en la sección de reportajes gráficos (conviene recordar que este año la organización redujo el número máximo de imágenes de 12 a 8).

El libro lo encabeza un texto que firma Lars Boering, director de World Press Photo, y que habla del compromiso de la fundación con este certamen. ¿La razón? “Creemos que el fotoperiodismo de calidad ayuda a converir el mundo en un lugar mejor.”

Una corta entrevista con Richardson concluye el prólogo. En ella, el vigente ganador se cuestiona el sinfín de obstáculos que Europa pone a los refugiados: “Al final este mundo no solo es mío o tuyo: también es suyo. ¿Para qué construir una verja que te prohíba pisar ese trozo de tierra y te obligue a quedarte en aquel?”

La foto ganadora en esta última edición de los premios. | Foto: Warren Richardson

El libro, que puede adquirirse por 25 euros, tiene 240 páginas y es una buena fórmula -más allá de la propia web del World Press Photo- para disfrutar de las imágenes que destacan los acontecimientos más importantes del pasado año, siempre con el elevado estándar de calidad visual y narrativa al que nos tienen habituados estos premios.

Una obra que nos acerca a la crisis de los refugiados a través de imágenes como las de Matic Zorman, Paul Hansen y Sergey Ponomarev, o con las fotografías de precarias embarcaciones atestadas de subsaharianos que Francesco Zizola hizo para Médicos Sin Fronteras en el Mediterráneo. Y por supuesto las duras y ya icónicas fotografías de Bulent Kilic en las alambradas que –nuevamente- se alzan al paso de quienes tratan de huir de la guerra.

Por otro lado, fotografías como las que el australiano Daniel Berehulak tomó en la estación científica rusa de Bellingshausen, en la Antártida, son un ejemplo de la cara más amable -y necesaria- del fotoperiodismo.

El libro premia con dobles páginas algunas de las fotografías más atmosféricas de la presente edición, como el espectacular lanzamiento de ayuda humanitaria desde un helicóptero al norte de Katmandú tras el terremoto que asoló Nepal, también de Daniel Berehulak, o la sobrecogedora vista de la ciudad budista de Larung Gar, obra de Kevin Frayer.

Como en cada edición, las últimas páginas del libro recogen una lista de todos los fotógrafos que han participado en el presente concurso organizados según su país de procedencia.

3
Comentarios
Cargando comentarios