Actualidad

World Press Photo descalificó al 20% de los finalistas por no cumplir las normas de retoque

7

El jurado revela que tuvo que dejar desierto el tercer puesto de reportajes de deportes ante la gran cantidad de fotos manipuladas recibidas en esta categoría

Una de las fotos de la serie ganadora del segundo premio en la categoría de reportajes de deportes. Foto: Sergei Ilnitsky (EPA)
13
FEB 2015

Si durante las últimas ediciones la polémica sobre la edición de las fotos ganadoras siempre ha perseguido a los premios World Press Photo, está claro que desde hace unos años la organización homónima que los organiza prefiere curarse en salud con unas normas más estrictas y un mayor control sobre las imágenes finalistas.

El resultado lo anunciaban los portavoces de este prestigioso certamen junto a la lista de ganadores: un 20% de los trabajos finalistas (llegaron concretamente hasta la penúltima ronda de eliminación del jurado) fue descalificado por no cumplir la normativa sobre límites en la edición y el retoque de las fotografías.

Además de mostrar su preocupación por esta tendencia, desde la organización defienden los criterios aplicados al respecto. “Las normas del concurso dejan claro que el contexto de la imagen no puede ser alterado", apunta Lars Boering, máximo responsable de la fundación que otorga estos prestigiosos galardones a las mejores fotos aparecidas en los medios a lo largo del último año.

Según ha explicado Boering a British Journal of Photography, aunque en todas las categorías se dio el mismo problema, fue en la de deportes donde más fotos manipuladas se detectaron. Hasta tal punto que el jurado fue incapaz de otorgar un tercer premio a ningún reportaje de temática deportiva.

En este sentido, la eliminación o alteración de pequeños detalles de la escena para conseguir una imagen más limpia es -según las explicaciones dadas por World Press Photo- la principal causa de las descalificaciones. No obstante también se menciona un exceso de ajustes en los parámetros de la imagen que llegan a suponer un "cambio material" de la fotografía.

Desde hace dos ediciones, y a raíz de la polémica en torno a la fotografía de Paul Hansen ganadora en 2013, la organización de los World Press Photo exige a los participantes que llegan a las fases finales que entreguen también el archivo original de imagen para poder valorar si la edición realizada se ajusta a las normas.

7
Comentarios
Cargando comentarios