• Los derechos de la infancia en un mapamundi trazado por Isabel Muñoz
  • Antonio Banderas se pone detrás de la cámara... de fotos
Agenda fotográfica

Guerra, naturaleza, gente, deporte: aterrizan los World Press Photo 2010 en Barcelona

 
5
NOV 2010
Ivan Sánchez   |  Barcelona

Es la exposición anual más esperada en Barcelona, y este año vuelve fiel a su cita con la instantánea firmada por Pietro Masturzo de unas mujeres protestando desde un tejado en Teherán como foto de cabecera. La acompañan el resto de imágenes premiadas en el prestigioso concurso de fotoperiodismo World Press Photo 2010, el mejor resumen visual de la actualidad del año anterior. La Fundación Photographic Social Vision vuelve a estar detrás, por sexto año consecutivo, del evento barcelonés.

Que está en horas bajas -hay incluso quien ya echa tierra en el hoyo- o que debe reinventarse son dos de las ideas más recurrentes en los últimos años para referirse al fotoperiodismo. Sin ir más lejos, hasta hace menos de un mes y a escasos 300 metros del Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (que es donde desde ayer puede visitarse la muestra de los premios World Press Photo) se exponía la muestra "Antifotoperiodismo", en la que se apuntaban pinceladas de las muchas vías de escape que esta disciplina puede tener.

Sin embargo, el compromiso con la verdad y la calidad son las mejores armas que esgrime el periodismo gráfico, y en ellas se basa la fundación World Press Photo para otorgar, año tras año desde hace ya 53 ediciones, los premios más prestigiosos del mundo en el ámbito de la fotografía de reportaje.

Dejando a un lado el citado debate, lo que está claro es el propio potencial de la fotografía para documentar la realidad del día a día. Los fotógrafos la viven en primera persona y la retratan; la prensa nos la filtra y nos la sirve, y los lectores ponemos punto final a la cadena, olvidándonos al día siguiente de todo ello. Y vuelta a empezar.

Foto: Pietro Masturzo

Sin embargo, esta exposición itinerante recorre más de 80 ciudades en 40 países distintos y es visitada anualmente por más de dos millones de personas. De esta manera, las fundaciones World Press Photo (a nivel internacional) y Photographic Social Vision (en Barcelona) otorgan al fotoperiodismo valor por sí mismo, de forma independiente a las vías de comunicación habituales. Y es que hay que tener en cuenta que muchas de las imágenes premiadas no cuentan con el apoyo de la industria periodística. El propio Pietro Masturzo cuenta lo difícil que fue para él publicar en un medio la fotografía que le valió el primer premio en la última edición del certamen.

Así pues, el fotoperiodismo importa, y cada vez más. Año tras año, el número de participantes en los World Press Photo incrementa. En esta edición, casi 6.000 fotógrafos enviaron más de 100.000 imágenes. Los fotógrafos provenían de 128 países distintos, incluyendo 195 españoles (que esta vez, por cierto, se han quedado huérfanos de premio).

Pero también incrementa cada año el número de visitantes a la exposición en la ciudad condal, y este año se espera superar la cifra de 35.000 asistentes de 2009. La muestra abre sus puertas entre el 3 de noviembre y el 8 de diciembre, y como sucediera el año pasado, la falta de patrocinadores locales obliga a la organización a vender entradas con un precio de 4,50 euros.

Premios y premiados

A la fotografía ganadora le acompañan otras 170 imágenes, divididas en las diez categorías del concurso. Cada una de ellas contiene a su vez galardones para las fotografías individuales y las series. Además, el jurado puede otorgar varias menciones de honor.

Foto: Mohammed Salem (Reuters)

En esta edición, los temas de actualidad han centrado su atención en Palestina. Véase, por ejemplo, el segundo premio individual en "Noticias de actualidad", de Mohammed Salem (Reuters), que atestigua el uso de fósforo blanco en los bombardeos sobre una parte de la ciudad de Gaza en enero de 2009, durante la ofensiva del ejército hebreo contra Hamas.

Foto: Meiko Herrmann
Foto: Meiko Herrmann

Las consecuencias de aquel ataque sobre las infraestructuras le valieron al alemán Meiko Herrmann el tercer premio en la categoría "Temas de actualidad", con sus panorámicas en blanco y negro. También toca este tema el primer premio en "Temas de actualidad", del sueco Kent Klich, que retrata de forma sencilla pero eficiente el resultado de un ataque de mortero sobre el tejado de una casa palestina.

Foto: Kent Klich

En la misma categoría, Rina Castelnuovo (tercer premio) muestra el rechazo de la población judía hacia los musulmanes en la parte de controlada por Israel de la ciudad de Hebrón, en un trabajo realizado para The New York Times.

Foto: Rina Castelnuovo

Los conflictos bélicos tienen una cuota fija en los World Press Photo, y Afganistán es otro de los puntos calientes del planeta. Es, además, uno de los estandartes contra la lucha del terrorismo islámico, y tanto los medios de comunicación como las agencias de imágenes afines a los gobiernos que participan en esta guerra mantienen allí a muchos corresponsales. Es el caso del norteamericano David Guttenfelder (The Associated Press), que se desmarca con la irónica toma de un soldado norteamericano en ropa interior rosa defendiendo una posición desde una trinchera.

Foto: David Guttenfelder (AP)

También el primer premio individual en "Noticias de actualidad" recae en una fotografía tomada en Afganistán: el australiano Adam Ferguson (VII Mentor Program) fotografió para The New York Times la evacuación a la carrera de una mujer en uno de los muchos atentados en Kabul.

Foto: Adam Ferguson (VII Mentor Program)

Evidentemente, también Irán ha tenido un peso específico importante en el certamen. Las elecciones fraudulentas que en junio del año pasado confirmaron a Mahmud Ahmadineyad al frente de la presidencia del país fueron documentadas en la medida de lo que las autoridades permitían. Pietro Masturzo, puso de manifiesto con una fotografía que lo alzó como ganador de los World Press Photo (y le valió asimismo el primer premio en "Personajes de actualidad") que la población iraní apuesta por un cambio y por la apertura democrática.

Foto: Walter Astrada (AFP)
Foto: Adam Ferguson (VII Mentor Program)

El propio Masturzo se vio obligado a obtener esta fotografía desde la azotea de un edificio ante las dificultades de hacerlo a pie de calle. Quien sí consiguió inmortalizar las protestas del pueblo iraní de cerca -no sin antes sortear muchas dificultades- fue el francés Olivier Laban-Mattei, que obtuvo imágenes de los altercados entre policías y manifestantes en las calles de Teherán.

Foto: Olivier Laban-Mattei (AFP)

Suele generar más controversia y diversidad de opiniones la categoría de retratos de los World Press Photo. Puestos a destacar una foto ganadora, el enigmático desnudo de Katie, una residente de un pueblo en recesión de las Montañas Rocosas, sería una buena elección. La foto le reportó al holandés Pieter ten Hoopen (Agence Vu) un segundo premio.

Foto: Pieter ten Hoopen (Agence VU)

En el apartado de la fotografía de naturaleza, el canadiense Paul Nicklen (National Geographic) vuelve a demostrar por qué es uno de los grandes nombres de esta disciplina con una impresionante serie sobre varias especies que habitan el litoral antártico y que le hicieron merecedor del primer premio en dicha categoría. El tratamiento de la luz y el color de sus fotos, así como su capacidad para trabajar junto a los animales son simplemente asombrosos.

Foto: Paul Nicklen (National Geographic)
Foto: Stefano de Luigi (VII Network)

Resulta interesante analizar las categorías relacionadas con los deportes en los años impares, en los que no se celebran ni los Juegos Olímpicos ni el Mundial o el campeonato europeo de naciones de fútbol. Esto hace los World Press Photo prioricen, además de la estética y el valor informativo de las fotografías, la originalidad de los temas.

Foto: Donald Miralle

En ese sentido, cabe destacar el segundo premio en la categoría "Deporte y fotografías de acción", con las series fotográficas del australiano Craig Golding (Getty Images) sobre unos juegos para la tercera edad que pasarían totalmente desapercibidos en esos años en los que los grandes eventos deportivos se adueñan de las portadas de los periódicos.

Foto: Craig Golding (Getty Images)

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar