• Frank Boutonnet: "Muchas parejas homosexuales quieren bautizar de forma ...
  • Emilio Morenatti: "Mi objetivo es que las imágenes hablen de la tragedia"
Con texto fotográfico

"Todo en la foto está en el lugar perfecto" Wojciech Borkowski

 
Foto: Wojciech Borkowski
4
NOV 2010
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

La trayectoria fotoperiodística de Wojciech Borkowski se mueve en torno a los Países Bálticos, el Cáucaso y su Polonia natal. Trabajando principalmente en proyectos de larga duración, ha dedicado parte de su incipiente carrera a explorar la frontera entre Georgia y Abjasia, uno de los puntos calientes del Cáucaso. Con tan sólo 21 años, Borkowski ha sabido transmitir un punto de vista muy personal de situaciones que requieren un trabajo documental. Prueba de ello es la cobertura que hizo de los funerales del fallecido presidente de Polonia, Lech Kaczynski.

Wojciech Borkowski

El pasado 10 de abril el entonces presidente de Polonia, Lech Kaczynski, perdió la vida en el accidente aéreo de Smolensk [Rusia] junto a muchos miembros del Gobierno. Cuando me enteré de lo ocurrido me sentí realmente confundido, y no fue hasta una semana después que no vi las cosas con más claridad.

Kaczynski iba a ser enterrado el día 18 en Cracovia, y yo, pese a no tener ningún encargo, decidí ir desde Varsovia. No para presentar mis condolencias, sino para documentar lo que iba a ocurrir en el funeral.

Kaczynski fue enterrado en la cripta de la catedral de Wawel, un lugar reservado a reyes y en el que nunca antes había sido enterrado un presidente, lo cual generó mucha controversia y voces en contra de gente que, a la postre, decidió no salir a la calle para los funerales. Éstos se celebraban en Rynek Glówny, la plaza del mercado en el centro de la ciudad, pero para asistir era necesario tener una invitación que yo no pude conseguir. Así que decidí ir a la explanada de Blonie, donde había pantallas gigantes para seguir los funerales y donde se había congregado muchísima gente.

Los se dirigían hacia la explanada o hacia Rynek Glówny estaban compungidos. No me pareció un buen momento para hablar con la gente. Lo importante era captar el silencio y la tristeza de un funeral de tales dimensiones. Ni siquiera sé si quienes aparecen en las fotografías eran seguidores de Kaczynski.

En un momento dado pasé junto a un tranvía y me fijé en las personas de su interior y en su aspecto triste, y sin pensarlo mucho tomé la fotografía. Fue luego, al editarla, cuando lo vi claramente: todo estaba en el lugar perfecto, con el orden preciso.

Hay tres cosas importantes en esta fotografía. La primera, que hay muchas caras pero están todas en el lugar correcto y ninguna está superpuesta. Además, sus expresiones son tristes y elegantes a la vez. La segunda cosa a destacar es la bandera polaca, que nos sitúa en el lugar y en el tiempo, en el acontecimiento en concreto, ya que no es normal que la gente salga con banderas por la calle en Polonia.

Por último, se me ve a mí en el reflejo. Es algo que al principio me fastidió, ya que siempre te explican en la escuela que debes tener cuidado de no aparecer en la fotografía, pero luego pensé que, tratándose de un trabajo personal y no un encargo, la potenciaba.

También están las cruces de las ventanas, que hacen referencia a la muerte y que en un país tan católico como Polonia son un símbolo, así que le añaden valor a la imagen.

Con este proyecto intenté mostrar los sentimientos y la emoción de la gente en un día muy importante para la historia de mi país.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar