• Contraprogramación móvil
  • Si lo dice Zuckerberg...
OpiniónModo dual

¿A la tercera va la vencida?

 
15
OCT 2010

En realidad son muchos más intentos, pero el nuevo Windows Phone 7 supone el tercer gran cambio de nomenclatura -tras Pocket PC y Windows Mobile- de los sistemas operativos de Microsoft para dispositivos móviles. Una materia en la que la compañía de Redmond ha dado por fin un paso adelante después de acumular fracaso tras fracaso.

Aunque Andy Rubin opine que no hace falta otro sistema operativo como Windows Phone 7, la competencia siempre beneficia al consumidor

Habrá a quien le gusten los menús y pantallas de las distintas versiones de Windows Mobile (sin contar interfaces de terceros como la Sense del HTC HD2), pero lo cierto es que Steve Ballmer y compañía han esperado hasta 2010 para lanzar una propuesta pensada de verdad para su uso en la pantalla de un smartphone (con el permiso de la desaparecida familia Kin).

Aunque Andy Rubin opine que no hace falta otro sistema operativo (afirmación que encajaría mejor en la boca de un alto cargo de Microsoft que en la del vicepresidente de Google), la competencia siempre beneficia al consumidor final. Y más cuando se compite de verdad, es decir, aportando ideas propias en lugar de limitarse a copiar lo que hacen los rivales.

En este sentido, y aun a expensas de probar con estos dedos alguno de los terminales presentados esta semana, Windows Phone 7 nace con una filosofía que, de entrada, nos parece muy acertada: parecerse a los demás sin renunciar a ser distinto.

Windows Phone 7 no hace nada que no hayamos visto ya en el iPhone o en Android, pero su propuesta visual es completamente diferente

Vale que al compararlo con sus inmediatos predecesores uno tenga la sensación de estar tratando con sistemas operativos de siglos distintos, pero seamos sinceros: el nuevo Windows para móviles no hace básicamente nada que no hayamos visto ya en el iPhone o en Android. El quid de la cuestión está en que su propuesta visual es completamente diferente.

Casi todas las plataformas avanzadas incluyen ya elementos gráficos que actualizan su información en tiempo real y escritorios principales personalizables con toda clase de accesos directos o búsquedas contextuales dentro de aplicaciones, por citar algunos puntos. Pero no hemos visto ninguno que lo haga con el estilo gráfico y la estética de Windows Phone 7.

A su interfaz gráfica Metro, con sus paneles "vivos" y sus efectos flotantes, no le hace falta esta vez ninguna capa de maquillaje. Y algo tan sencillo como la posibilidad de combinar el "scroll" vertical con el horizontal para movernos dentro de algunos menús, por ejemplo, es ya de por sí un buen signo distintivo. De los que hacen al usuario pensar "vaya, qué original", sin dejar de resultar intuitivo (o eso parece, insistimos).

El mercado ha demostrado que lo que cuenta es la sencillez de uso, por encima incluso de las posibilidades de uso

En el fondo, eso es lo que cuenta: la sencillez de uso. Por encima incluso de las posibilidades de uso. Y es que para criticar a Windows Phone 7, basta con enumerar sus carencias: no tiene una multitarea real, no permite la videollamada ni el envío de archivos por Bluetooth, no puede hacer "tethering", el navegador web no admite aún Flash ni gestos para copiar y pegar texto...

Pero el mercado ha demostrado que al final estos asuntos no parecen importarle mucho al usuario. Ahí está el éxito del iPhone y de los terminales con Android, que en muchos casos comparten varias de estas carencias y también tienen las suyas propias.

Así pues, al menos una de las bases necesarias para que Windows Phone 7 se convierta en una plataforma exitosa está ya puesta. Queda por ver, sobre todo, cómo andará el tema de las aplicaciones para descargar en la tienda Marketplace, uno de los retos más importantes y difíciles a los que Microsoft debe enfrentarse.

Tampoco estaría mal que se cumpliese eso de que las actualizaciones de software se lancen sin retrasos derivados de la marca que fabrique el dispositivo o la operadora que lo distribuya. Que les pregunten si no a quienes se compraron el HTC Hero con Orange, por citar el ejemplo quizás más recurrente en este sentido.

La columna de opinión "Modo dual" se publica sin periodicidad fija.

Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar