Crónica

Microsoft juega fuerte con Windows 8.1 y mantiene su apuesta por Surface

 

Los nuevos Surface 2 y Pro 2 protagonizan un acto en Madrid en el que la firma subraya las mejoras de la inminente actualización de Windows 8

9
OCT 2013
Eduardo Parra | Madrid

Rodeados de zapatos, bolsos y complementos, con restos de cinta y papel de regalo en algunos rincones, varios tablets colgados en percheros como si fueran vestidos y portátiles en el suelo a modo de carísimos pisapapeles. Así nos recibieron ayer en Microsoft, o mejor dicho, en un espacio acondicionado por la firma en pleno centro de Madrid.

Aunque el motivo de esta reunión era comentar la estrategia de la marca de cara a las ya próximas -comercialmente hablando- fiestas navideñas, probablemente el principal incentivo del encuentro estaba en los recientemente presentados Surface 2 y Surface Pro 2, segundas versiones del tablet que no es tablet (o el ordenador que no es ordenador) de Microsoft.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Calvo, ayer, con un Surface Pro 2.

Fernando Calvo, que es quien lleva los galones en Microsoft Ibérica en lo que a Windows y Surface se refiere, explicó que en estos últimos 18 meses los cambios han sido muchos y sustanciales. Así, comentó que el anunciado relevo de Steve Ballmer al frente de Microsoft, la adquisición de la división de dispositivos de Nokia o la presentación del primer Surface son acicates para la compañía. Una compañía que es –recalcó- “de servicios y dispositivos, no de licencias”.

Y aunque los nuevos dispositivos tuvieron su minuto de gloria, lo cierto es que Microsoft, si en algo puso énfasis, fue en relatar las bondades de la inminente actualización 8.1 de Windows 8, disponible a partir del 18 de octubre. De este modo, aspectos como la función de búsqueda o el trabajo multitarea han sido –aseguran los portavoces de la firma- mejorados. Se permite asimismo configurar el tamaño de los iconos, se mejora la integración entre el escritorio tradicional y el nuevo diseño de la versión 8, y regresa - a petición del público- el botón “Inicio”.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Ciertamente una actualización contundente y muy apetecible que nace apoyada por una noticia ya conocida: el fin del soporte para Windows XP en abril de 2014. El longevo sistema data de 2001 y aún hoy está presente en tres de cada diez ordenadores que utilizan sistemas operativos de la firma de Redmond. El mensaje de Microsoft es claro: cambiar a Windows 8.1 ya.

Poco se habló de Surface. O mejor dicho, poco en el discurso oficial, porque una vez levantados de las sillas y ya más en petit comité, los comentarios, preguntas y piropos a los nuevos dispositivos no faltaron. Y algún velado aguijonazo a la competencia, tampoco.

Surface 2 y Pro 2 nacen con el objetivo de ser los mejores dispositivos con Windows 8. O esa es la pretensión de Microsoft, que no es poco, especialmente viendo el Asus ET2701, que unos pocos centímetros detrás de nosotros desplegaba todo su potencial literalmente con sólo mover un dedo. “Tienen mejor pantalla, más potencia y más autonomía que los Surface originales”, explicaba Calvo acerca de los últimos tablets de Microsoft. “Su tacto no es de frío aluminio, y tienen puerto USB, que diréis que no es gran cosa… pero otras tabletas ni siquiera lo tienen.”

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Confiados en que los nuevos productos han llegado para quedarse, Calvo quiso poner el acento en las posibilidades del nuevo hardware combinado con el nuevo software, elevando el concepto de movilidad mucho más allá de un simple “llevarse el dispositivo a la playa”, comentaba mientras controlaba desde su Surface Pro 2 la presentación. “Puede que para ver presentaciones el Surface no sea lo mejor, pero ya sabéis que, en Microsoft, sin PowerPoints no somos nada.”

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar