Actualidad

Acusan al ganador del Wildlife Photographer of the Year de utilizar un lobo amaestrado

 
22
DIC 2009

La espectacular imagen de un lobo ibérico en pleno salto realizada por el fotógrafo español José Luis Rodríguez y galardonada con el premio Wildlife Photographer of the Year se ha situado durante los últimos días en el centro de una controvertida polémica.

Según recogen diversos diarios británicos, el jurado de este prestigioso certamen internacional que organizan conjuntamente la revista BBC Wildlife Magazine y el Natural History Museum de Londres ha recibido varias quejas en las que se asegura que Rodríguez empleó un lobo amaestrado de un zoológico cercano para preparar y realizar la toma. Algo que contraviene las normas del concurso, puesto que en sus bases se dice que si se utilizan animales en cautividad debe ser expresamente indicado.

La polémica imagen galardonada con el primer premio del Wildlife Photographer of the Year. | Foto: José Luis Rodríguez

En declaraciones al Daily Mail, el fotógrafo ha negado las acusaciones y las ha tildado de una mera campaña de difamación organizada -posiblemente- por otros participantes en el certamen, que además están actuando de forma anónima.

Aunque un vistazo a la galería de imágenes de este fotógrafo natural de Ávila evidencia su dilatada experiencia y buen hacer en este segmento, la revista finlandesa Suomen Luonto va un poco más allá al asegurar que los organizadores del Wildlife Photographer ya están investigando la imagen y las pruebas remitidas.

De todos modos, estas mismas fuentes han reconocido que por ahora no existe ninguna pista ni base fiable para justificar la polémica suscitada.

Comparación entre el lobo de la imagen premiada y el ejemplar en cautividad. Imagen publicada por la revista Suomen Luonto.

Precisamente este medio publicaba hace unos días algunas de las imágenes en las que se compara el lobo de la fotografía premiada con un animal en cautividad llamado Ossian. Pese a los parecidos encontrados por algunos expertos en esta raza, las diferencias en las orejas vuelven a poner en entredicho esta enrevesada historia, reconocen desde la revista finesa.

A falta de pruebas concluyentes, también el lugar de la toma parece suscitar alguna duda, por sus parecidos con el centro Cañada Real, una reserva natural privada en la que habita el citado ejemplar en cautividad. Por si fuera poco, otro experto consultado asegura que un lobo no amaestrado intentaría colarse entre las maderas de la valla, en lugar de saltarla.

Premiada con 10.000 libras esterlinas, más de 43.000 fotos han concurrido a esta última edición del Wildlife Photographer of the Year.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar