• ¿Dónde demonios estaban los fotógrafos?
  • El doble filo del RAW
OpiniónEnfoque diferencial

No somos perfectos

 
14
ENE 2008

Comentábamos recientemente entre compañeros fotoperiodistas las novedades Wi-Fi que nos esperan. Los hay que tienen una fe ciega en esta tecnología, en la posibilidad de que una fotografía pueda verse en cualquier lugar del mundo en tiempo real. Otros reniegan de algo que -dicen- aún está en pañales en el ámbito fotográfico. Sea como sea, ahí está el Wi-Fi, dejándose ver poco a poco, pasito a pasito.

El problema -y en eso nos hemos puesto casi todos de acuerdo- es que no nos gusta esa peculiaridad del Wi-Fi que permite, grosso modo, conectarse remotamente con la cámara para que un operador vea en su ordenador aquello que tenemos grabado en la tarjeta. Dejando al margen que se hagan más fotos de las cheerleaders de las que son necesarias, lo que a los fotoperiodistas nos preocupa es que nos descubran el pastel: no somos infalibles.

Gracias al Wi-Fi, los fotoperiodistas nos veremos abocados a una nueva era de control profesional

La gente está acostumbrada a ver una fotografía de buena factura en el periódico. O tal vez dos. Lo que no ve es que, además de esa instantánea, se han hecho muchas más, de las cuales una cantidad considerable es auténtica carne de papelera de reciclaje.

Desenfoques por culpa de la cámara -o del fotógrafo-, trepidaciones, flashes intrusos... todo eso pasa día a día, tema a tema, en el quehacer de un reportero gráfico. Pero la gente no lo sabe. Ocurre como con las tomas falsas de las películas. ¡Cuántos ensayos y cuántas repeticiones para una buena toma! Pero nosotros sólo vemos la buena: la que vale.

La salvedad, sin embargo, es que mientras el director de cine ya ha asumido la toma falsa y el ensayo, el fotógrafo, no. Y los jefes normalmente no ven la morralla, sino aquello que nosotros, los fotógrafos, queremos que vean. Y es que somos muy cautos en eso de borrar las tomas que no valen.

Avances como el balance de blancos también dieron que hablar en el mundillo de los fotoperiodistas

De esta forma, gracias al Wi-Fi, en un par de años nos veremos abocados a una nueva era de control profesional (sí, suena un poco tremendista).

Imagínense en un partido de fútbol una llamada de teléfono del jefe de gráfica diciéndote: "Oye, chaval, que estoy viendo tu tarjeta y no me gusta ese sitio; muévete unos metros a la derecha."

¿Y qué me dicen de esas metidas de pata de novato, producto de un mal balance de blancos, que luego, con mucho sudor y alguna lágrima, conseguimos corregir a duras penas en el ordenador? Nuestra reputación, por los suelos.

Aunque no sólo el Wi-Fi provoca consternación, desde luego. Hay otros avances que, aunque ya los tengamos asumidos, en su día también dieron que hablar en el mundillo de los fotoperiodistas.

En el mundo real se desenfoca y se trepidan las capturas, aunque también se hacen grandes fotografías

El balance de blancos, sin ir más lejos, fue uno de ellos. ¡Con lo fácil que era poner una película de luz de día y meter el flash en todas partes! O la ráfaga: ahora nos piden doce fotos de antes del saludo, otras doce del saludo y catorce del después. ¡Con lo sencillo que era antaño llevar una única fotografía -enfocada, preferiblemente- y punto! ¡Qué tiempos!

Por eso, lo que las compañías han valorado -y concebido- como una herramienta de trabajo tiene un doble filo que no acaba de convencer a los profesionales de la prensa. ¿Cómo vamos a llamarnos profesionales si, en realidad, nuestro único secreto es meter la pata cien veces para acertar sólo una?

No es cuestión de tirar piedras sobre el propio tejado, que tampoco somos tan malos como pudiera dar la sensación tras leer estas líneas.

Pero no nos viene del todo mal bajarnos un ratillo del pedestal mediático y darnos una vuelta por el llano y liso mundo real, un mundo en el que también se desenfoca, en el que también se trepidan las capturas y en el que, por suerte, también se hacen grandes fotografías.

La columna de opinión Enfoque diferencial se publica normalmente el segundo y cuarto lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar