Actualidad

EMI y Warner adoptan posturas dispares ante la carta abierta de Steve Jobs

 
14
FEB 2007

Mientras EMI está dispuesta a llegar a un acuerdo con los principales servicios de venta de música on-line para vender sus discos sin DRM, Warner aboga por la continuidad en temas de protección. Éstas son las primeras reacciones de ambas discográficas ante la controvertida carta abierta del director general de Apple, Steve Jobs.

Que la carta abierta de Steve Jobs -máximo responsable de Apple- sobre la problemática de las tecnologías antipiratería DRM iba a tener consecuencias era evidente. Tras la respuesta del presidente de SanDisk, ahora EMI y Warner, dos de las cuatro grandes discográficas a las que se refería Jobs en su misiva, mueven ficha.

La primera en dar el paso
Según se han hecho eco The New York Times y otros medios estadounidenses, EMI está en negociaciones con los principales servicios de venta musical on-line -entre los que se encontraría la propia iTunes de Apple- para ofrecer sus discos libres de cualquier tipo de protección DRM.

En un primer contacto, la discográfica británica instaría a estas compañías a exponer cuál es la ventaja económica que estarían dispuestas a ofrecer a EMI por la venta de sus canciones sin ninguna protección anticopia.

Hay que recordar que no es la primera vez que EMI cede sus temas musicales sin DRM a través de Internet, como ya ocurriera con canciones de la artista Norah Jones o Lilly Allen.

Jeanne Meyer, portavoz de la discográfica, argumentó recientemente que "el resultado de estos experimentos fue muy positivo y la respuesta de los fans, realmente entusiasta". Sin embargo, tildó de especulaciones la eventual venta de todos los discos de EMI desprovistos de protección DRM.

Warner, en contra
Por su parte, Warner no parece estar dispuesta a distribuir su música on-line sin ningún sistema anticopia. O al menos eso es lo que se puede desprender de las declaraciones realizadas durante la conferencia trimestral de ganancias de la discográfica: "Abogamos por la continuidad del uso de DRM", afirmaba Edgar Bronfman, presidente de la compañía.

Bronfman, además, acusó a Jobs de levantar una polvareda con sus planteamientos, que en todo caso resultan contraproducentes. El responsable de Warner también aprovechó la ocasión para defender a su compañía de las acusaciones del presidente de Apple, en las que señalaba a las grandes discográficas como principales culpables del conflicto.

"La noción de que la música no merece la misma protección que el software, las películas, los videojuegos u otros elementos de propiedad intelectual, simplemente porque hay un legado de desprotección en el mundo físico, es completamente ilógica", sentenciaba Bronfman.

Parece aún pronto para dar por cerrado este debate sobre las ventajas e inconvenientes del uso de los sistemas de protección musical antipirateria. Un debate en el que cada uno defiende sus intereses y en el que los grandes perjudicados son, por el momento, los usuarios.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar