• Alberto Cuéllar: "Bono cogió mi cámara, se giró para que le diera bien ...
  • Gorka Lejarcegi: "La puesta en escena fue cosa de Diossa y Malyzzia"
Con texto fotográfico

"Mi deber era salvar las imágenes a toda costa, que además eran una exclusiva" Walter Astrada

1
Foto: Walter Astrada (Getty Images / AFP)
25
JUN 2009
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

La labor fotoperiodística de Walter Astrada es de las que merece un comentario al margen de los habituales. Este argentino no escatima esfuerzos en su empeño por ser testimonio fiel de la violencia más cruel que sufren algunos grupos a manos de otros. Su paciencia, oportunismo y proximidad a la acción lo han llevado a firmar algunas de las mejores imágenes de los últimos años en el tristemente convulso continente africano.

Walter Astrada

El 7 de febrero de este mismo año, mientras me encontraba en el Congo cubriendo la entrada de las tropas de Ruanda, saltó la noticia en Antananarivo, la capital de Madagascar: el alcalde, Andry Rajoelina, había llamado a la movilización contra el presidente Marc Ravalomanana, y durante las manifestaciones quemaron algunos negocios que le pertenecían.

Desde [la agencia] AFP me preguntaron si podía ir, pero era arriesgado dejar lo que estaba cubriendo por una noticia que, en realidad, no sabíamos cómo podría evolucionar. Finalmente, decidieron que debía dejar el Congo para viajar a la isla del Índico.

Al llegar, dominaba una calma que preocupaba. Se veía que no había noticia y los corresponsales de otras agencias se iban marchando. El redactor y yo decidimos quedarnos hasta la manifestación convocada para aquel sábado.

Rajoelina anunció un gobierno paralelo, en lo que era una declaración de intenciones si conseguía desbancar del poder a Ravalomanana. Por lo demás, la manifestación se estaba desarrollando de forma pacífica y sin incidentes y los organizadores decidieron realizar un recorrido por las calles de la capital malgache hacia las oficinas del presidente, custodiadas por el ejército.

Allí comenzaron a presionar para entrar en las oficinas, hasta que permitieron el acceso a un delegado. A la salida de éste, los manifestantes se envalentonaron más y la presión sobre los soldados se incrementó.

El ejército se retiró, pero desde dentro de las oficinas comenzó la represalia. Para frenar el avance imaginé que lanzarían gases lacrimógenos o disparos al aire, pero abrieron fuego contra los manifestantes.

Ante una situación así sientes miedo. Estás acostumbrado a los gases o a disparos disuasorios y sabes cómo comportarte, pero ahí no sabía por dónde podían llegar las balas. Además, todo ocurrió muy deprisa. En décimas de segundo vi a gente con disparos en la cabeza y la masa de manifestantes recibiendo disparos por la espalda, así que decidí quedarme en la posición escorada en que me encontraba.

Al cesar el tiroteo realicé varias fotos de gente que había sido alcanzada por los disparos. Algunos estaban ya muertos. A este señor [en referencia a la fotografía] le habían herido. Le fotografié mientras le ayudaban, pero de nuevo abrieron fuego. En la foto puede verse que el personaje de la izquierda está a punto de echar a correr. El edificio del fondo son las oficinas del presidente, desde donde disparaban contra la multitud que corría.

Aquí decidí marcharme porque estaba mucho más expuesto que durante el primer tiroteo. Además, yo era el único fotógrafo de agencias internacionales y era un blanco perfecto. Si decidían confiscar alguna cámara, mi deber era salvar las imágenes a toda costa, que además eran una exclusiva porque los demás fotógrafos ya habían dejado la isla.

Así que llegué al hotel, y mientras seguían escuchándose disparos, edité las imágenes, les puse el "caption" [la información que se añade a la fotografía y proporciona detalles sobre la localización y la relación con lo sucedido] y las envié en cuestión de media hora. Salí a hacer más fotos, pero cerca de las oficinas era imposible porque disparaban a todo el que se acercaba. Así que hice fotos en el hospital y en la morgue.

Las imágenes se vieron poco para la magnitud del caso (28 muertos y 212 heridos), en parte porque los medios no le dan importancia a Madagascar. Se vieron sobre todo en Francia, donde la isla es una excolonia.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Fuentes y más información
1
Comentarios
Cargando comentarios