• Fontcuberta y los límites de la ficción
  • 60 años de catástrofe palestina en Madrid
Agenda fotográfica

Walker Evans, el hombre que sí estuvo allí

 
21
ENE 2009
Eduardo Parra   |  Madrid

Estandarte de la fotografía del siglo XX y más concretamente de la Gran Depresión que asoló Estados Unidos durante la década de 1930, la obra de Walker Evans se deja ver estos días en Madrid. Bajo el patrocinio de la Fundación Mapfre, permanecerá activa hasta el próximo 22 de marzo una retrospectiva gratuita de uno de los pioneros de la fotografía documental como arte.

Dicen que las mejores cosas se guardan en frascos pequeños. De ser cierto, la obra fotográfica de Walker Evans debe ser de las mejores. Más de cien fotografías y Polaroids de corte "vintage", muchas sacadas directamente de la cámara y sin ampliar en papel, componen una retrospectiva de uno de esos autores que logró cambiar la concepción de la fotografía a principios del siglo pasado.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)
Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Nacido en 1903, Evans comenzó a tomar sus primeras fotografías -digamos- profesionales en 1928, usando como leitmotiv la propia ciudad que le cobijaba, que hacía al mismo tiempo de primer y último término.

Foto: Walker Evans

Fascinado por las posibilidades que le ofrecían los primeros rascacielos, Evans propuso puntos de vista inéditos que sorprendieron a los fotógrafos de la época, abriendo la puerta de lo que algunos denominaron "abstracción geométrica".

Testigo de la realidad
La segunda parte de la muestra recoge el trabajo de Evans como testigo de la realidad del mundo a través de su cámara.

Foto: Walker Evans

Sin renunciar a sus particulares encuadres, el artista recorre Nueva York, Nueva Orleans, La Habana y Chicago, entre otras ciudades de la costa Este, reflejando en sus tomas la dura ironía de la realidad social de Cuba y el sur de los Estados Unidos.

Foto: Walker Evans
Foto: Walker Evans

Formando parte del proyecto Farm Security Administration, que buscaba estabilizar la economía tras la gran depresión, Evans tomó una de sus más impactantes imágenes: un niño que descansa en una habitación forrada de pósteres publicitarios. Irónicamente, esos pósteres los usaban los virginianos más pobres para combatir el frío que se filtraba por las endebles paredes de sus casas.

Oculto y en color
Años más tarde cambia radicalmente de registro. Oculta su cámara bajo un abrigo y recorre el metro neoyorquino, fotografiando a las personas sin ser descubierto, buscando la naturalidad y despreocupándose de los encuadres.

Foto: Walker Evans
Foto: Walker Evans

Ocupado en el color, al que tenía ciertos reparos, desde finales de los cincuenta hasta su muerte las últimas imágenes de la exposición mantienen el mismo lenguaje provocativo y con doble sentido que llevó a este pionero a convertirse en todo un icono de la imagen del siglo XX.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

La muestra, que se inauguró el pasado viernes, puede visitarse en la sala de exposiciones que la Fundación Mapfre tiene en el número 40 de la Avenida del General Perón, en Madrid.

Artículos relacionados (2)
Biblioteca
27 / MAY 2015
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar