Actualidad

La revista Vogue recomienda prescindir de los fotógrafos profesionales en las bodas

68

Recurrir a las fotos que los invitados suben a las redes sociales o darles cámaras de usar y tirar son los consejos de una articulista de la publicación de moda

El hermano de George W. Bush y exgobernador de Florida Jeb Bush conserva solo esta foto de su enlace, cuya cobertura gráfica dejó en manos de un familiar.
12
ENE 2016

¿Quién necesita un fotógrafo de bodas si todos los invitados tienen un móvil con cámara y posiblemente hagan y compartan un montón de fotos del enlace? Aunque puede parecer la típica provocación para hacer saltar a los profesionales de la fotografía o un mal chiste entre fotógrafos, este controvertido consejo llega nada más y nada menos que de la revista Vogue.

En un artículo firmado por Molly Guy –columnista de Vogue especializada en bodas y propietaria de una firma de vestidos de novia- publicado en la web de la revista de moda sobre las 10 cosas que hay que evitar a la hora de planificar un enlace, la autora no duda en incluir al fotógrafo profesional en la lista de las tradiciones con las que hay que romper.

Nada de anillos, nada de “algo nuevo y algo viejo”, nada de primer baile y nada de fotógrafos contratados, recomienda Guy en tono desenfadado. Las explicaciones que da para justificar esta decisión no tienen desperdicio. Tenía sentido en los viejos tiempos –asegura-, antes de Facebook e Instagram y cuando un álbum con tapas de piel en la mesa del salón era la única prueba de que aquella boda había existido.

Pero los tiempos han cambiado, y según la articulista ya nadie necesita contratar a un fotógrafo. Y si las fotos de los teléfonos de los invitados no son suficientes, siempre se pueden repartir cámaras de usar y tirar para tener unas cuantas instantáneas hechas por amigos y familiares borrachos –según sus propias palabras- que resultarán de lo más naturales.

Aunque es verdad que el gremio de los fotógrafos de boda siempre ha sido uno de los más criticados, parece que la autora ha decidido ir un paso más allá y darlo directamente por enterrado. Algo que hace sin entrar a comparar los resultados obtenidos por un profesional frente a decenas de improvisadas fotos de invitados móvil en mano.

Echar un vistazo a las instantáneas de Emin Kuliyev –mejor fotógrafo del año en la última edición de los premios de la Wedding Photojournalist Association- o recordar el caso de Jeb Bush, que hace ya décadas se adelantó a la nueva moda propuesta por Vogue y también prescindió del fotógrafo, posiblemente serían argumentos a tener en cuenta a la hora de seguir –o no- los consejos de la autora.

68
Comentarios
Cargando comentarios