Crónica
VISA POUR L'IMAGE 2009: CRóNICA

Un año de contrastes

 
9
SEP 2009
Ivan Sánchez   |  Perpiñán / Barcelona

La llamada "semana profesional" de la 21 edición de Visa pour l'Image ha llegado a su fin, y con ella las proyecciones nocturnas en el Campo Santo. Pero mientras los profesionales abandonan el festival internacional de fotoperiodismo, Perpiñán sigue albergando casi 30 exposiciones hasta el próximo día 13. La actualidad del último año, países como Pakistán, retrospectivas, humor y problemas sociales que ponen de manifiesto una realidad poco conocida en Estados Unidos... todo ello en imágenes que hablan por sí solas.

Las temáticas que han sido la nota dominante en las últimas ediciones de Visa pour l'Image parecen haber dado un giro importante este año. He aquí una primera justificación para el título de esta crónica. En efecto, mientras Afganistán era el país más tratado en las exposiciones de años pasados, en 2009 ha cedido su protagonismo a Pakistán.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
La exposición itinerante de World Press Photo tiene reservado un espacio, como cada año, en Visa pour l'Image.

Massimo Berruti, ganador del Premio al Joven Reportero del Año, expone "Pakistán. Realidad o Ficción", 40 fotografías en blanco y negro que son un compendio de las mejores instantáneas del italiano de Agence VU en dos años de viajes al país asiático, del que asegura es uno de los más democráticos y hospitalarios del mundo.

Foto: Massimo Berruti (Agence VU / Grazia)
Foto: Sarah Canon (Polaris)

Sarah Caron, que expone "Talibanistán", también en el Convento de las Mínimas, se centra en la reciente influencia de los talibanes en Pakistán.

La pesadilla americana

Estados Unidos está en el ojo del huracán. Allí lo dejó Bush y en el mismo centro se vio Barak Obama al convertirse en el primer presidente negro -y en el más mediático- de la superpotencia.

Foto: Callie Shell (Aurora para Time)

Visa no podía mirar para otro lado ante una cobertura de este calibre: "Nada que no sea Obama es portada [en los diarios nacionales norteamericanos] en los últimos meses", me comentaba en abril un fotógrafo del The New York Times.

Foto: Callie Shell (Aurora para Time)
Foto: Callie Shell (Aurora para Time)

Así las cosas, la fastuosa Iglesia de los Dominicos acoge el seguimiento de la campaña presidencial que la fotoperiodista Callie Shell realizó para el semanario Time. Algunas de estas imágenes han dado la vuelta al mundo y forman parte de nuestro imaginario de Obama y su "yes, we can". Pero para pasar del sueño americano de la Quinta Avenida a la realidad de una pesadilla sin solución no hace falta abandonar el Estado de Nueva York.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
Exposición de Eugene Richards, en el Convento de las Mínimas.

Brenda Ann Kenneally, ganadora la edición pasada del Premio Canon a la Mujer Fotoperiodista, expone en el Convento de las Mínimas una de las colecciones más celebradas por el público. 20 años después de abandonar la ciudad de Troy, al norte de Nueva York, Kenneally vuelve para fotografiar lo que podría haber sido su vida.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
Foto: Brenda Ann Kenneally

Mujeres con realidades familiares y sociales precarias, donde una situación aliñada por la droga, el alcohol y unos maridos que muchas veces acaban en prisión plantea un futuro nefasto a una prole a menudo olvidada. Las fotografías en color de Kenneally son tan duras como las condiciones de vida de las mujeres que protagonizan sus historias.

Grandes entre los grandes

En la línea editorial de Visa ha habido siempre un hueco para repasar las carreras de los mejores fotógrafos y para las agencias más prestigiosas. En dos palabras, Magnum Photos. En dos nombres, Abbas y Steve McCurry. Un trabajo de siete años, culminado en un libro de título homónimo al de su exposición en el Convento de Santa Clara, llevó a Abbas a recorrer 16 países islámicos en un viaje en blanco y negro para entender la relación entre la Ummah (la comunidad musulmana) y los movimientos yihadistas.

Foto: Abbas (Magnum Photos)

De vuelta al Convento de las Mínimas, nos encontramos con la colorida muestra de Steve McCurry, el eterno viajero de Magnum.

Foto: Steve McCurry (Magnum Photos)
Foto: Steve McCurry (Magnum Photos)

El autor del famoso retrato de la muchacha afgana deja claro que sus fronteras las marcan la luz y las sombras y no las líneas cambiantes de un mapa. McCurry usa la sutileza de su tratamiento de la luz y el color para conseguir algunas de las instantáneas más bellas del continente asiático, pero sin olvidar que su fin es documentar.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
Pascal Maitre también expone su obra en el Convento de las Mínimas.

Premios y premiados La diferencia de calidad entre las proyecciones de las veladas y las exposiciones ha sido sin duda el contraste más importante en esta edición. Lejos de alcanzar la calidad de años anteriores, las proyecciones dejaron mucho que desear, lo que dio más protagonismo -si cabe- a los premiados.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
No han faltado las clásicas veladas en el Campo Santo.

El Visa d'Or Noticias fue para Wojciech Grzedzinski por su reportaje "El conflicto Georgiano"; el Visa d'Or Actualidad correspondió a Zalmaï, por "Afganistán. Promesas y mentiras. El coste humano de la guerra contra el terror"; Barbara Davidson consiguió para Los Angeles Times el Visa d'Or Pensa Diaria por su cobertura del terremoto en China en 2008.

Foto: Zalmaï
Foto: Zalmaï

Los italianos Massimo Berruti y Luca Catalano fueron premiados, respectivamente, con el Premio Ciudad de Perpiñán al Joven Fotoperiodista ("Pakistán. Realidad o ficción") y el Premio CARE Internacional al Reportaje Humanitario, por el trabajo sobre los menores que trabajan en Nepal.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
La obra de uno de los premiados este año en Visa, Massimo Berruti, también está presente en Perpiñán.

Justyna Mielnikiewicz fue la ganadora del Premio Canon a la Mujer Fotoperiodista, y el año que viene presentará su proyecto sobre los conflictos en el Cáucaso. El Premio Pierre y Alexandra Boulat ha recaído este año en Margaret Crow por su trabajo sobre una chica de 17 años del Estado de Ohio, uno de los más desfavorecidos de Estados Unidos.

Fuentes y más información
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar