• Los grandes momentos
  • Que viene el lobo
OpiniónEnfoque diferencial

Vida en Marte

 
11
ENE 2010

Aparecía en las quinielas desde hacía tiempo, pero no fue hasta hace unos días que Canon apadrinaba la versión de su 70-200 mm f2.8 con el nuevo estabilizador de la firma. Tras la vorágine del salón CES y la marejada -¿marejadilla?- de nuevas compactas, este cristal es prácticamente la única novedad de corte profesional que llevarse a la boca de todo cuanto se ha presentado -fotográficamente hablando- en este arranque de 2010.

Los renovados estabilizadores y las nuevas cotas de sensibilidad permitirán a nikonistas y canonistas obtener fotos nunca antes vistas

Y no es baladí. Aunque Nikon se adelantó con su particular telezoom, los cuatro puntos de estabilización -teóricos- de este objetivo y las nuevas cotas de sensibilidad de las que hacen gala los últimos modelos réflex permitirán a los fotógrafos profesionales -nikonistas y canonistas- obtener instantáneas nunca antes vistas.

Las primeras reflexiones a tenor de este avance versan sobre los paparazzi "robando" fotos con la luz de una farola, los lobos saltando vallas iluminados sólo por la luz de la luna o los cronistas menos afortunados que recorren la noche de las grandes ciudades buscando un crimen que llevar a portada. En todos estos casos, el flash está contraindicado, y hasta ahora su trabajo era más una tortura que un placer.

Comentando estas novedades -recordemos que la óptica de Nikon es varios meses más antigua que la de Canon- muchos me decían que sí, que podría haber a quien le interesase, pero que en realidad era una locura. Que para qué tanta sensibilidad y tanta estabilización, si sólo las iban a aprovechar cuatro gatos.

La réplica, claro, era de cajón. ¿Estabilización? Para cuando hay que tirar a baja velocidad. ¿Sensibilidad? Para que esa baja velocidad sea lo menos baja posible.

Hay quien considera que estos avances contentan sólo a unos pocos y suponen un innecesario encarecimiento del producto

La mayoría de fotógrafos (tal vez me aventuro un poco al hablar de mayoría) opina que usar el flash es matar la foto, que sólo rebotándolo se pueden conseguir iluminaciones decentes (exceptuando, por supuesto, la fotografía de estudio y similares, donde el flash es básico) y que el destello directo de un flash y las horribles sombras que provoca son a la fotografía como el acné a una supermodelo. Así pues, bienvenidos sean la alta sensibilidad y los buenos estabilizadores.

Sin embargo, hay quien considera que estos avances contentan sólo a unos pocos y suponen un innecesario e indeseable encarecimiento del producto. Me decían algunos fotógrafos que ellos prácticamente nunca pasaban de 1000 ó 1600 ISO, que es difícil encontrar situaciones de luz tan pobre que no puedan solucionarse con un f2.8 y una sensibilidad de 1600 ISO. En suma, que para las pocas veces que hacía falta más sensibilidad, el gasto en I+D no podía salir rentable.

Y ahí vi la clave de todo esto: para muchos fotoperiodistas, que no dejan de ser los principales usuarios de estos equipos, no hay vida mas allá de f2.8.

El pasado viernes hice la prueba y pregunté a varios colegas de profesión si su 70-200 milímetros llegaba a cerrar a f22. Sorprendentemente, ninguno me dijo que sí con rotundidad. La mayoría, en cambio, me contestó con un "supongo que sí" o un "sí... ¿no?".

"Son diafragmas que nosotros [los fotógrafos de prensa] no utilizamos", me aclaró otro compañero del ramo. Para muchos fotoperiodistas, subir de f2.8 es como Marte, un planeta del que han oído hablar pero en el que nunca han estado.

Para muchos fotoperiodistas, subir de f2.8 es como Marte, un planeta del que han oído hablar pero en el que nunca han estado

Tal vez ahí está el problema. Muchos fotógrafos conciben el diafragmado como una puerta que impide el paso de la luz, y la mayoría ha olvidado que, cuanto mayor diafragma, mayor profundidad de campo.

Sólo recuerdo a un fotógrafo que valorase este aspecto cuando sopesaba qué nueva cámara comprar. Me decía que "con esos nuevos ISO podré tirar en fútbol a f8 en un campo mal iluminado, manteniendo la velocidad alta para congelar el movimiento y no estar sufriendo porque el jugador salga a foco".

Una de mis primeras aportaciones aquí, en QUESABESDE.COM, fue para recordar que el diafragma era un colega olvidado en el mundo digital. Corría el año 2002. Parece ser que a algunos profesionales hay que recordarles también que, como cantaba David Bowie, hay vida en Marte.

La columna de opinión Enfoque diferencial se publica normalmente el segundo y cuarto lunes de cada mes.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar