• Gianluca Battista: "En ese lugar una batería te dura 30 minutos y tu ...
  • Ivan Sánchez: "Desconecté como profesional y fotografié para mí mismo"
Con texto fotográfico

"Duró justo un instante" Vicenç Semper

 
Foto: Vicenç Semper
22
DIC 2011
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

La fotografía cuenta historias, pero también sensibiliza y permite conseguir fondos para ayudar a los protagonistas de algunas de esas historias. Vicenç Semper, desde la asociación Gramenet Imatge Solidària y junto a otros fotoperiodistas, lleva tiempo trabajando con la fotografía para impulsar proyectos de cooperación y ayuda. Esta semana se inauguraba en la localidad barcelonesa de Santa Coloma de Gramenet una muestra con nueve fotos de nueve autores distintos y se ponía a la venta una serie limitada de cada una de ellas para destinar los fondos al Cuerno de África. Ésta es la historia que se esconde detrás de la que firma Semper.

Vicenç Semper

La región de Izabal, al sur de Guatemala, es rica en minerales. Hace unos años se expulsó a muchos indígenas para vender las tierras a una [compañía] minera canadiense, que sin embargo no explotó mucho los recursos. Pero con la apreciación del níquel y el cadmio volvieron a aparecer los problemas para los campesinos. Desde Gramenet Imatge Solidaria se decidió financiar un proyecto que sirviera de formación a los campesinos para defender sus tierras y sus derechos.

En septiembre de 2007 viajé tres semanas a Guatemala para hacer un reportaje sobre este proyecto de la asociación. Un día, estando en Sololá, supimos que iba a hacerse la exhumación de una fosa común en la que habían enterrado a 12 campesinos asesinados por el ejército de Ríos Montt [el dictador que gobernó el país entre 1982 y 1983] para coaccionar y encontrar a la guerrilla. Ese día lo dediqué a cubrir el proceso de exhumación.

Fue muy potente, porque uno no está acostumbrado a meterse en una fosa y fotografiar entre los cadáveres. Además, mientras los forenses hacían su trabajo e iban explicando lo que encontraban, los familiares, entre ellos algunos niños, estaban a pie de fosa y te iban contando la historia de lo que ocurrió en aquel lugar hacía 20 años. Puede parecer bastante tiempo, y de hecho la historia ha cambiado mucho en ese lugar, pero en realidad no es tanto para una cosa así.

De repente comenzó una tormenta muy fuerte y paramos para comer. Había venido bastante prensa de la capital y nos habían preparado una especie de cobertizo justo delante de la casa que aparece en la foto. Después de lo de la fosa el cuerpo me quedó muy sensibilizado, y eso ayuda a ver más cosas, a estar más pendiente.

Y esta foto fue el contrapunto a la escena anterior. Pese a la dureza de lo ocurrido, los niños estaban insensibles y seguían con sus juegos. Esta cría se ausentaba de toda esa tragedia como si nada. La pared desconchada de la casa me había llamado la atención. Quería evitar el techo porque se me 'quemaba', así que centré mucho la composición. Eso me ayudó a dejar fuera [del encuadre] al resto de niños que corrían por allí.

Cuando la niña salió por la puerta el perro se sorprendió, quedó como asustado, y fue el momento justo para tomar la foto. Fue una foto de un disparo único, de estar atento a la situación, al momento exacto en el que la niña aún queda recortada por la puerta y frente al perro, que tiene esa postura. Duró justo un instante.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar