• Casio Exilim ZR1000: análisis
  • Panasonic Lumix GX7: primeras muestras
Prueba de producto
EN TRíPODES TAMBIéN SE PUEDE INNOVAR

Vanguard Abeo Pro 283CGH: análisis

 
19
AGO 2013
Texto y fotos: Martín Gallego

Aunque en los últimos años el mercado de trípodes también se ha animado con la aparición y consolidación de nuevas marcas de referencia y modelos con una relación calidad-precio más que interesante, el ritmo de innovación es mucho más pausado que en el ámbito de las cámaras. Pese a ello, de vez en cuando surge una idea que nos hace detener la vista en un nuevo modelo. Es el caso del Abeo Pro 283CGH, cuya rótula GH-300T incorpora un ingenioso sistema de disparo. Así que hemos hecho lo más apropiado: probarlo sobre el terreno para comprobar su utilidad.

Con el permiso de la larga lista de prestaciones de este trípode, resulta complicado no tenerlo entre las manos, echar un vistazo a la etiqueta del precio y centrar ahí nuestra atención inicial. Con un coste aproximado de 600 euros, estamos hablando de uno de los modelos de gama alta del catálogo de Vanguard.

En realidad este trípode es un kit que está formado por las patas Abeo Pro 283 de fibra de carbono y la rótula de pistola GH-300T. Habida cuenta de su orientación profesional, el mencionado precio para todo el conjunto se nos antoja bastante competitivo.

Aunque por tamaño podría parecer que está concebido para su uso en un estudio, su versatilidad y el contenido peso del conjunto nos llevan a pensar que es un buen complemento para fotógrafos profesionales acostumbrados a trabajar en exteriores.

Como una navaja suiza

Plegado, este Vanguard tiene una altura de 76,5 centímetros, y si lo extendemos completamente alcanza los 171,5 centímetros, pudiendo llegar a la altura de los ojos de la mayoría de usuarios. Todo ello con un peso de 3 kilos, aproximadamente.

El apoyo se puede realizar de tres maneras diferentes: sobre tres plataformas de goma (que pueden retirarse), sobre tacos del mismo material y sobre pinchos metálicos. De esta forma es posible tener un buen agarre sea cual sea la superficie sobre la que lo asentemos.

Vanguard Abeo Pro 283CGH
Vanguard Abeo Pro 283CGH
Foto: Martín Gallego (Quesabesde)

En cuanto a las patas, están divididas en tres tramos, con el superior recubierto hasta la mitad por una gomaespuma de excelente calidad. El ángulo de apertura se puede elegir entre tres posiciones (25, 50 y 80 grados), con un seguro para afianzarlo en cada una de ellas. La barra central es extraíble y orientable en 90 grados, igual que ocurría con el Vanguard Alta Pro 263AGH que ya probamos en su momento.

Vanguard Abeo Pro 283CGH
Vanguard Abeo Pro 283CGH
Foto: Martín Gallego (Quesabesde)
Vanguard Abeo Pro 283CGH
Vanguard Abeo Pro 283CGH
Foto: Martín Gallego (Quesabesde)

Este movimiento permite separar la cámara hasta 50 centímetros del centro del trípode, aunque en este caso sería recomendable usar contrapesos en los puntos del trípode dispuestos para ello.

Para cada uno de los movimientos posibles hay un seguro o rosca que permite asegurar la posición con firmeza. Un detalle importante si tenemos en cuenta que la rótula permite soportar hasta 8 kilos de peso.

La rótula

La rótula GH-300T que acompaña a este Vanguard es muy similar en su funcionamiento y movilidad a la GH-100 de pistola ya analizada. Consta de una bola con empuñadura para regular y fijar su movimiento, además de dos zonas de giro horizontal graduadas que permiten realizar un movimiento circular sobre el eje de manera suave y precisa.

La empuñadura permite a su vez efectuar varios movimientos de la rótula: 90 grados hacia un lado y 32 hacia el contrario, y 90 grados hacia delante y 8 grados hacia atrás. Por cierto, la dureza de la fricción de la bola puede regularse en la parte posterior de la empuñadura, de manera que al pulsar el gatillo podemos moverla sin dificultad y cuando lo soltamos queda fijada.

La empuñadura también es giratoria y puede adaptarse así a cada tipo de situación. Basta para ello tirar hacia atrás una anilla gris con muelle que está situada en la zona de unión con la bola. Un par de niveles de burbuja ayudan a poner la base de la zapata perfectamente plana (en la base de las patas tenemos otro nivel más), y un robusto seguro de rosca junto a un clic de seguridad garantizarán que la zapata y la cámara quedan bien sujetas al trípode.

El disparador

Pese a que no es la prestación estrella de este completo trípode, sin duda es este ingenioso sistema de disparador remoto integrado lo que marca diferencias -y en cierto modo justifica este análisis- respecto al resto del catálogo de Vanguard e incluso del escaparate.

El disparador remoto de la rótula GH-300T funciona a través de un cable que conecta la base de ésta con la cámara, de manera que podemos utilizar el pulsador rojo de la empuñadura del trípode para accionar el obturador.

Vanguard Abeo Pro 283CGH
Vanguard Abeo Pro 283CGH
Foto: Martín Gallego (Quesabesde)
Vanguard Abeo Pro 283CGH
Vanguard Abeo Pro 283CGH
Foto: Martín Gallego (Quesabesde)

Incluso es posible hacer una pulsación media para accionar la función que tengamos adjudicada (por ejemplo, el enfoque automático) y pulsar a fondo para accionar el obturador y tomar la foto. Como es natural, cada fabricante de cámaras utiliza un encaje de disparador remoto diferente, pero junto con el trípode se proporcionan varios cables compatibles con la mayoría de modelos.

Este disparador también permite realizar exposiciones largas, ya que podemos fijar su posición desplazándolo hacia arriba y al final de la captura dejarlo de nuevo en la posición original para cerrar el obturador. Sencillo y efectivo.

Vanguard Abeo Pro 283CGH
Vanguard Abeo Pro 283CGH
Foto: Martín Gallego (Quesabesde)

Pero, ¿es útil este invento? Ésa es la gran pregunta a la que hay que responder. Durante nuestros días de trabajo con el equipo la verdad es que lo hemos agradecido al usar un zoom largo e intentar fotografiar objetos en movimiento. Con una mano accionábamos el zoom para conseguir el mejor encuadre y con la otra -la derecha en nuestro caso- seguíamos el movimiento del objeto utilizando la empuñadura y disparando a la vez.

Hay que tener en cuenta que para trabajar así habrá que seleccionar un modo automático en la cámara al tener las dos manos ocupadas y ser imposible cambiar parámetros. Pese a ello, los resultados han sido satisfactorios.

Vanguard Abeo Pro 283CGH
Vanguard Abeo Pro 283CGH
Foto: Martín Gallego (Quesabesde)

Pero es, como decíamos, sólo la guinda que remata la buena receta de este Abeo Pro 283CGH, un trípode muy completo y ligero, recomendable para los amantes de la fotografía de animales y acción. Y es que, como hemos visto, el sistema de disparador remoto será de gran utilidad -una vez le cojamos el truco- al disparar a toda velocidad con objetivos de focal larga.

Artículos relacionados (2)
Prueba de producto
30 / ENE 2012
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar