Actualidad

El roaming ya tiene fecha de defunción en Europa

3

El 15 de junio de 2017 los consumidores europeos podrán llamar desde cualquier país de la Unión sin incurrir en sobrecostes

30
JUN 2015

Ya queda menos para que los turistas distraídos regresen a sus hogares y descubran una astronómica factura telefónica esperándoles en el buzón. Tras meses de negociaciones, el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo han alcanzado el acuerdo que permitirá poner punto y final al roaming en los países miembros de la Unión. El propósito no es otro que hacer que los consumidores paguen lo mismo por sus llamadas telefónicas en casa que en el extranjero.

El acuerdo para acabar con el roaming no ha sido sencillo. La previsión inicial contemplaba el fin de los sobrecostes telefónicos para diciembre de 2015, pero las protestas de los operadores han logrado retrasar su implementación hasta el 15 de julio de 2017. La desaparición del roaming no será además repentina sino progresiva: a partir de abril de 2016 los operadores solo podrán añadir un sobrecoste a los precios locales de hasta 0,05 euros por minuto de voz, 0,02 euros por mensaje SMS y 0,05 euros por MB consumido.

Las compañías telefónicas se han opuesto desde el primer día al fin del roaming en Europa, que promete acabar con un negocio abierto a abusos. Ahora los operadores deberán adaptarse a un mercado telefónico mucho más abierto y competitivo.

La Unión Europea, sin embargo, ha dispuesto medidas para evitar que los consumidores puedan adquirir una tarjeta SIM con un contrato más económico en un país y usarla permanentemente en otro, señalando que la Comisión establecerá los límites que determinarán un "uso justo" del roaming.

Vía libre a la neutralidad de la red

El fin del roaming no ha sido la única medida adoptada como parte de la reforma para modernizar la legislación europea en materia de comunicaciones. El acuerdo alcanzado hoy también certifica la defensa del principio de neutralidad en la red, que evitará que los proveedores de acceso a Internet puedan bloquear o ralentizar las visitas a determinadas páginas.

Las normas adoptadas para la Unión Europea especifican que todo el tráfico de Internet deberá ser tratado ecuánimemente de forma imperativa. Habrá determinadas excepciones "estrictas y claramente identificadas" como las necesarias para proteger la seguridad de las redes o combatir la pornografía infantil.

En teoría, la neutralidad de la red evitará que un operador bloquee o ralentice el acceso a plataformas como YouTube o Netflix a fin de hacer más interesante su propia oferta de televisión a través de Internet.

El texto firmado por el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo, sin embargo, recoge la posibilidad de que los operadores proporcionen "servicios especializados de mayor calidad como televisión a través de Internet y nuevas aplicaciones innovadoras" (con menciones específicas a la conducción autónoma y la telemedicina), siempre y cuando no redunden en una merma en la calidad del acceso a Internet.

Fuentes y más información
3
Comentarios
Cargando comentarios