Actualidad

El calor puede dañar los datos de una unidad SSD desenchufada en cuestión de semanas

 

El uso de discos duros tradicionales es más recomendable para realizar copias de seguridad a largo plazo, especialmente si no se van a utilizar durante meses

Las unidades SSD no son las más adecuadas para realizar copias de seguridad a largo plazo.
12
MAY 2015

A pesar de los últimos avances realizados en velocidad y capacidad de almacenamiento de las unidades SSD, los discos duros de platos siguen siendo una de las mejores formas de almacenar grandes cantidades de datos durante largos periodos de tiempo. Así se desprende de una presentación realizada ante el Electron Device Engineering Council (JEDEC) por Alvin Cox, un empleado de Seagate que ha puesto de relevancia la fragilidad de las unidades SSD cuando son utilizadas como soporte de información inerte.

De acuerdo con las cifras facilitadas por Cox, las unidades SSD muestran una elevada propensión a perder información cuando son almacenadas sin alimentación alguna, y de forma más particular cuando la temperatura de la habitación es relativamente cálida. De hecho, por cada incremento de 5 grados en la temperatura ambiente, la capacidad de retención de datos de una unidad SSD sin alimentación eléctrica se reduce a la mitad.

Las unidades de consumo son más resistentes

Las unidades SSD ofrecen distintos valores de retención de datos dependiendo de si se tratan de modelos de consumo o empresariales, siendo estos últimos los más sensibles a la pérdida de información. Una unidad de consumo sin alimentación puede retener los datos almacenados durante dos años a una temperatura de 25 grados centígrados o durante un año a 30 grados. Por su parte, el mismo incremento de temperatura podría reducir la capacidad de retención de datos de una unidad empresarial de 20 a 10 semanas.

Dada la forma en que crece el riesgo de pérdida de información conforme aumenta la temperatura, bastaría con dejar una unidad SSD en un entorno especialmente cálido para experimentar problemas en tan solo unos pocos días.

Aunque esta circunstancia no es de dominio público, tampoco es precisamente un secreto. Los estándares que regulan la resistencia de las unidades SSD a la pérdida de información vienen marcados por el JEDEC, que especifica diferentes valores para los productos de consumo y empresariales.

Cuidado con los ordenadores portátiles

Compañías como Samsung, Intel y Seagate reflejan ratios de retención de tres meses para sus productos de consumo, aunque según la consultora de seguridad Kore Logic es posible que los plazos oficiales sean más restrictivos que los reales. En cualquier caso, el riesgo de perder información es muy real cuando se reciclan unidades SSD como discos externos o se mantiene un ordenador portátil apagado durante largos periodos de tiempo.

Según los expertos de Kore Logic, los usuarios que deseen realizar copias de seguridad locales de sus datos deberían utilizar discos duros de platos en lugar de unidades SSD. En el caso de los ordenadores portátiles que reciban poco uso, resulta además recomendable realizar una imagen externa para evitar posibles problemas.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar