Actualidad

Un tribunal alemán obliga a eliminar las fotos íntimas tomadas con el móvil a una expareja

 

Aunque las imágenes y los vídeos fueron capturados con permiso de ambas partes, la justicia considera que su conservación infringe el derecho a la intimidad

29
DIC 2015

La proliferación de los dispositivos móviles dotados con cámaras ha dado auge a un nuevo tipo de acoso denominado porno de venganza: escenas de carácter sexual capturadas para su disfrute en la intimidad que un día se hacen públicas tras la ruptura de la pareja. Numerosos países están intentando poner coto a este tipo de sucesos promulgando nuevas leyes ad hoc, que en ocasiones se solapan con la legislación en materia de privacidad que hace unos días ha permitido a una mujer alemana destruir las fotos y vídeos capturados por su expareja.

La justicia considera que el autor de las fotos posee un cierto "poder de manipulación" sobre su antigua amante al conservar las imágenes

Según informa la BBC, el Tribunal Federal ha fallado a favor de una mujer que acudió a la justicia exigiendo que un hombre con el que mantuvo una relación de pareja eliminara de su teléfono móvil material íntimo capturado con el consentimiento de ambas partes.

Según el razonamiento de sus abogados, que ha sido ratificado por la más alta instancia de la justicia alemana, al retener dichas imágenes el fotógrafo posee un cierto "poder de manipulación" sobre su antigua amante. Alemania, cabe señalar, tiene algunas de las leyes sobre privacidad más duras de Europa.

Adicionalmente el tribunal manifiesta que todo el mundo posee el derecho a decidir qué y quién tiene acceso a información relacionada con su vida sexual, así como la forma en la que se proporciona dicha información. En su conclusión, la justicia determina que el hombre no tiene por tanto el derecho sobre las fotografías y los vídeos capturados durante su relación una vez que esta llegó a su fin.

De acuerdo con la abogada de la parte demandante, la resolución afecta a fotografías y vídeos de carácter sexual, pero también a otras imágenes íntimas tomadas "antes, durante o después" de mantener relaciones sexuales y que pudieran resultar comprometedoras. "Por ejemplo, fotografías que muestran a uno de los miembros sin ropa podrían ser consideradas como íntimas, y por lo tanto deberían ser eliminadas."

La situación es tal que incluso si uno de los miembros de una pareja manifestara su deseo de que dichas imágenes fueran usadas tras una eventual ruptura, debería existir algún tipo de documento que probara dicho consentimiento.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar