• La "carte de visite": pequeñas fotografías para una gran exposición
  • Lecciones de fotografía con Català-Roca en La Pedrera
Agenda fotográfica

La Galicia atemporal de García Rodero

 
29
AGO 2011
Eduardo Parra   |  Madrid

Rito, mito, tradición, religión, vida, muerte. Palabras que se entrelazan usando imágenes fotográficas como cemento de unión. Paredes de humanidad levantadas a golpe de clic por la fotógrafa española más internacional bajo el título de "Transtempo". Cristina García Rodero muestra en las paredes del Círculo de Bellas Artes de Madrid una obra íntima y personal, un pedazo del trabajo de toda una vida, un viaje hacia las raíces de una cultura.

Muchas exposiciones tienen un marco temporal delimitado a un suceso. Quizá a un proceso o una tendencia. Revoluciones, transiciones o el simple devenir de la historia enfundan un reportaje que prepara al espectador para lo que va a ver. La última exposición firmada por Cristina García Rodero tiene un marco físico muy claro, Galicia, y uno temporal ya más difuso: los últimos treinta años. Se llama "Transtempo", y es su vida.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

García Rodero invita con esta exposición a meterse dentro -y a juzgar por su trabajo, ella se metió hasta la cocina- de las fiestas populares, la tradición y la verbena gallega. Un viaje propuesto para entender, imágenes mediante, un folclore particular en un marco sociológico tan único como irrepetible.

Foto: Cristina García Rodero (Magnum Photos)

Aun siendo en esencia un reportaje, "Transtempo" deja bien claro que los ojos autores de estas fotografías no son de una cualquiera. Y es que reportajes de fiestas populares los hay a puñados, pero el que estos días se expone en la sala Picasso del madrileño Círculo de Bellas Artes muestra una Galicia especial, una Galicia descrita en la presentación de la exposición como situada a medio camino "entre lo espiritual y lo pagano, entre lo mítico y lo pragmático, entre lo divino y lo terrenal".

Proyecto personal
"Transtempo" es un proyecto personal, titánico, inacabable. García Rodero expone ahora una parte de la que es su razón de ser: las fiestas, costumbres y ritos. Empezó con un límite territorial, pero decidió que la tradición y el rito eran conceptos demasiado interesantes como para limitarlos a una sola tierra, a un solo país, a un solo continente.

Foto: Eduardo Parra (Quesabesde)

Aunque suene a tópico, las fotografías de García Rodero trascienden lo temporal. Son instantáneas que parecen sacadas del cine de Berlanga, y sin embargo un rápido vistazo a los paneles de pie de foto nos desvelan la datación en 1993, 1995 o incluso 2003. Esa es la grandeza de García Rodero: ha llegado a lugares donde el tiempo se detuvo no se sabe muy bien cuándo.

Primera española en formar parte como miembro de pleno derecho de la agencia Magnum Photos, para García Rodero la gente gallega es natural y sencilla. Viven con la naturaleza -no exclusivamente de ella- y miran a la muerte a los ojos, igual que miran a la vida. Sin embargo, inmortalizar esos momentos en los que el tiempo es un depredador desdentado es para García Rodero una tarea cada vez más difícil: "Las cosas autenticas se van perdiendo, pero no cambia la fragilidad del ser humano."

Foto: Cristina García Rodero (Magnum Photos)

Miguel von Hafe y María José Villaluenga son los encargados de comisariar la muestra, ideada originalmente por el Centro Gallego de Arte Contemporáneo (CGAC) y exhibida en su sede desde noviembre de 2010 hasta febrero de 2011 con motivo de los actos del Xacobeo 2010. Ahora, ya en el Círculo de Bellas Artes, la exposición permanecerá abierta hasta el próximo 2 de octubre.

Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar