Actualidad

Toshiba cifra entre 100.000 y 150.000 el número de televisores 3D que se venderán en España en 2010

 
18
JUN 2010
Redacción   |  Barcelona

Pese a que los televisores capaces de reproducir contenidos en 3D son la nueva moda del sector y el tren al que poco a poco se van subiendo todos los fabricantes, ¿cuál es el impacto real de esta tecnología en los escaparates? Toshiba ha resuelto esta mañana en Barcelona el misterio poniendo sobre la mesa los datos de ventas reales y las estimaciones que la industria maneja sobre esta cuestión.

Según las cifras expuestas por los portavoces de la compañía, los cálculos más optimistas hablan de un 3% de televisores 3D respecto al volumen total de ventas. Un porcentaje que, si las cosas salen según lo previsto, podría suponer más de 100.000 unidades vendidas a lo largo de 2010 por parte de todas las compañías.

Si bien Toshiba ya desveló sus planes en este terreno a principios de año, sus modelos de la gama Cell TV, capaces de transformar contenido convencional en 3D, no llegarán a Europa hasta finales de 2010.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Miguel Ángel Pulido (a la izquierda), director de la división de electrónica de consumo de Toshiba España, junto a Pablo Romero, director de marketing, tras el encuentro con la prensa de esta mañana en Barcelona.

De todos modos, sus portavoces no han obviado que todavía quedan unos años para que esta tecnología arranque con fuerza en los mercados y que, por ahora, la conectividad y la convergencia entre televisión e Internet es un campo con más tirón comercial.

"Tridimensionalidades" al margen, el mercado de televisores es -según Toshiba- uno de los que mejor se está comportando dentro de la tecnología de consumo. El apagón analógico y el Mundial de fútbol han conseguido aumentar las cifras durante esta primera mitad de año hasta un 40%, si bien en el segundo semestre la tendencia se ralentizará en un 20%.

Según un estudio de mercado realizado por la compañía, todavía quedan en España unos 12 millones de televisores de tubo, y muchos de los modelos vendidos en los últimos cinco años no disponen de decodificador TDT de alta definición. Hay, por tanto, un considerable margen de crecimiento y de renovación del parque de televisores, han augurado.

Con todo, y pese al aumento en el número de unidades, el valor total de las ventas y la facturación se mantendrá estable respecto al año pasado debido a la caída de los precios.

No obstante, esta tendencia podría cambiar en los próximos meses debido a la subida del IVA y, sobre todo, al efecto que la depreciación del euro respecto al dólar tendrá sobre el coste de los componentes. Todo ello hace pensar -apuntan- en un escenario de subida de precios bastante inminente.

Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar