• Panasonic SDR-SW20: de un vistazo
  • Canon EOS 1000D: toma de contacto
Prueba de producto
FULL HD ENLATADA

Toshiba Regza 32XV505DG: toma de contacto

1
6
JUN 2008

Para disfrutar de la plena alta definición no hace falta una gran inversión o llevarse a casa un televisor de plasma de tamaño descomunal. Aunque parezca mentira, la resolución Full HD también cabe en unas modestas 32 pulgadas. En QUESABESDE.COM hemos podido probar el nuevo Regza 32XV505DG de Toshiba, el primer televisor de la marca nipona que aúna la etiqueta Full HD con estas comedidas dimensiones.

Hay dos tipos de mitos: los que duran y los que no. Dejemos los primeros a los guionistas de Hollywood para que se inspiren y nos traigan buenas películas en los años venideros. Los segundos, si están relacionados con el mundo del cine en casa, nos resultan más interesantes.

Primer mito que ha de desvanecerse de inmediato: la resolución Full HD no es exclusiva de televisores de diagonales enormes.

A decir verdad, un simple monitor de ordenador de 23 pulgadas es capaz de ofrecer una resolución de 1920 x 1080 píxeles. Así pues, es totalmente viable que un televisor de 32 pulgadas incorpore la especificación HD Ready 1080p. Y eso es precisamente lo que ha hecho Toshiba con el nuevo Regza 32XV505DG, su primer LCD de este tamaño con resolución Full HD.

Toshiba Regza 32XV505DG
Toshiba Regza 32XV505DG
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Realmente son necesarias 1080 líneas verticales en una pantalla de 32 pulgadas? Unos dirán que sí, puesto que las diferencias en calidad de imagen saltan a la vista. Otros se aferrarán a la resolución HD Ready y afirmarán que, en un tamaño así, es harto complicado discernir las mejoras que ofrece la resolución Full HD frente a unas humildes 720 líneas verticales.

Sea como fuere, Toshiba -al igual que otros fabricantes como Panasonic y Sony- ha decidido trasladar la etiqueta Full HD a modelos más pequeños y ampliar así su oferta de visionado con una resolución de 1920 x 1080 píxeles.

Diseño robusto
Tal y como prometieron los responsables de Toshiba, tanto este Regza como otros modelos de la última hornada de televisores LCD de la firma (como los Regza 37XV505DG y 42XV505DG, pertenecientes a esta misma serie) han acudido puntuales a la ineludible cita de la Eurocopa de fútbol.

Su precio oficial en España ronda los 900 euros, si bien -como siempre- también es posible encontrarlo por algo menos. Un buen precio si tenemos en cuenta que se trata de un televisor Full HD, aunque tampoco hay que olvidar que su tamaño es un poco limitado a juzgar por las últimas modas.

Toshiba Regza 32XV505DG
Toshiba Regza 32XV505DG
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Toshiba Regza 32XV505DG
Toshiba Regza 32XV505DG
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El 32XV505DG presenta un aspecto muy robusto, con un grosor que le confiere dureza y consistencia. Predominan los colores negro y plateado, como de costumbre. El marco es totalmente visible, y en su parte inferior están -bien disimulados pero visibles- los altavoces.

El pedestal que incorpora también está bañado en negro, y su diseño es elegante. Aun siendo giratorio, su radio de acción es limitado, pues sólo permite leves giros a izquierda y derecha. Si queremos ver el televisor desde otro ángulo, tenemos que mover tanto la pantalla como el pedestal, si bien con una diagonal de 32 pulgadas esto no supone ningún inconveniente.

Toshiba Regza 32XV505DG
Toshiba Regza 32XV505DG
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Los botones de control básicos -volumen, entrada, canal, etcétera- están ubicados en el flanco derecho de la pantalla y quedan muy bien disimulados. Se agradece que para llegar a ellos no tengamos que convertirnos en contorsionistas y que en todo momento podamos ver qué pulsamos sin necesidad de agachar la cabeza o tirarnos por el suelo.

Toshiba Regza 32XV505DG
Toshiba Regza 32XV505DG
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Algunas de las conexiones comparten ubicación con los botones de control, pero la gran mayoría están situadas en la parte posterior derecha. Una vez más, acceder a ellas no supone esfuerzo alguno.

El mando a distancia sigue la línea marcada por los controles remotos de otros modelos de la compañía: simple -en exceso quizás- y frágil.

Toshiba Regza 32XV505DG
Toshiba Regza 32XV505DG
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Se agradece que en esta ocasión el botón que permite seleccionar el dispositivo con que queremos operar -ya sea el propio televisor o un DVD de la marca- se haya situado en su parte frontal superior y no en una de las laterales, como en el incómodo caso del Regza 42Z3030D.

Toshiba Regza 32XV505DG
Toshiba Regza 32XV505DG
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Toshiba Regza 32XV505DG
Toshiba Regza 32XV505DG
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por medio del control remoto accedemos -cómo no- al sistema de menús del televisor, y por tanto a todo lo que éste puede ofrecer. Nos hubiera gustado que incluyera más botones de acceso directo a las opciones de configuración más habituales -tanto de imagen como de sonido-, pero su sencillez y facilidad de uso compensan esta carencia.

Este sistema de menús cuenta con un diseño marca de la casa, ya presente en otros modelos de Toshiba. Su sencillez nos brinda eficacia a la hora tanto de calibrar la imagen y el sonido como de configurar el televisor. No es tan alegre como el que vimos en el LG 50PG6000, pero cumple con su cometido.

Conexiones y prestaciones
Este Regza no deslumbra en lo tocante a las conexiones, pero incluye todas las esenciales. A los tres puertos HDMI -uno de ellos lateral-, hay que añadir dos euroconectores, una entrada de vídeo por componentes y una entrada para PC, entre otras.

Toshiba Regza 32XV505DG
Toshiba Regza 32XV505DG
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Toshiba Regza 32XV505DG
Toshiba Regza 32XV505DG
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En el apartado de las salidas, destaca la óptica de audio digital y la salida para un subwoofer externo, además de la habitual para auriculares.

Toshiba Regza 32XV505DG
Toshiba Regza 32XV505DG
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por desgracia, no incluye ni puerto USB ni ranura para tarjetas de memoria, como tampoco cuenta con un sintonizador TDT de alta definición, poco común todavía.

Toshiba Regza 32XV505DG
Toshiba Regza 32XV505DG
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

De modo que para disfrutar de contenido en Full HD, hay que recurrir a películas en formato Blu-ray o a descargas digitales que podemos visualizar mediante un receptor y reproductor multimedia, como el Pinnacle ShowCenter 250 HD o el Apple TV.

Toshiba Regza 32XV505DG
Toshiba Regza 32XV505DG
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Para realizar las pruebas de imagen del 32XV505DG, hemos utilizado el reproductor Blu-ray BDP-S500 de Sony, que es totalmente compatible con la tecnología 24p.

Sony BDP-S500
Sony BDP-S500
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La configuración inicial del televisor es harto sencilla: se conectan los cables, se pone en marcha -se tarda un poco en descubrir cómo funciona el curioso botón de encendido de la parte posterior- y se ajustan los canales automáticamente.

Toshiba Regza 32XV505DG
Toshiba Regza 32XV505DG
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En el terreno de la configuración, cabe destacar que el 32XV505DG permite guardar los ajustes -modo de imagen, temperatura de color, tipo de sonido, etcétera- realizados para una entrada y poder utilizarlos más adelante, aunque se desconecte el televisor de la corriente eléctrica.

¿Dónde está la diferencia?
Con los ajustes de imagen preestablecidos, el 32XV505DG tiene problemas de saturación con los colores rojo y amarillo, demasiado fuertes y brillantes.

Desde el menú de imagen podemos acceder a los llamados modos Normal, Cine, Juego y PC, entre otros. Por extraño que parezca, el modo Normal funciona mejor que el Cine, que oscurece la imagen en demasía y con el cual los colores pierden vivacidad y profundidad. Con todo, en el modo Normal persiste el problema de los rojos y amarillos sobresaturados.

Por fortuna, la solución es fácil y pasa por la calibración de la temperatura de color. Al cambiar de cálido a natural o suave -las tres opciones de configuración que ofrece el LCD de Toshiba-, la calidad y naturalidad de los colores dan un giro de 180 grados.

Toshiba Regza 32XV505DG
Toshiba Regza 32XV505DG
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En el resto de los aspectos, como el contraste y el brillo, la calibración no es tan necesaria, y dependerá en muchos casos de las preferencias del usuario.

Después de la calibración -que también puede incluir una disminución de la luz trasera-, la reproducción de imágenes en alta definición gana muchos enteros.

Para no perder detalles en ciertas texturas, como la piel de un actor en una película, es mejor desactivar la función de reducción de ruido. Es posible que aparezca un poco de grano en pantalla -según el contenido visualizado-, pero se gana en detalle.

Otra de las opciones que incluye el nuevo LCD de Toshiba en el terreno de la configuración de la imagen es el nivel de negro y blanco. En el caso de activar esta función, ganamos luminosidad en las zonas más claras, sin por ello perder un ápice de negro en las oscuras. Con un ajuste de nivel alto, se consigue un mayor contraste, pero también se pierden detalles.

Una vez más, el usuario decidirá finalmente qué configuración se adecua mejor a sus preferencias. En cualquier caso -se active o no esta función de nivel de negro y blanco-, la calidad de la imagen es notable.

Toshiba Regza 32XV505DG
Toshiba Regza 32XV505DG
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Respecto al desentrelazado, este LCD pasa la prueba sobradamente. Incluso en imágenes en movimiento mantiene la resolución y se suavizan los bordes dentados de manera apreciable. Si la imagen es fija y en ella hay mucho movimiento -el agua de un río, por ejemplo-, aparece el molesto efecto mosquito, si bien de forma leve.

La reducción de ruido se queda en un aprobado justo. En ciertas imágenes estáticas -una camisa de rayas, por ejemplo-, existe un parpadeo más que evidente, si bien éste pasa inadvertido en imágenes en movimiento. Por otro lado, en los desplazamientos horizontales o verticales de cámara, hay pequeños saltos de imagen.

Por desgracia, el efecto "travelling" está presente. Aparece en contadas ocasiones y es casi imperceptible, pero está ahí. En imágenes en las que aparecen objetos en movimiento, si hay alguna zona con detalles muy pequeños, éstos pueden dejar rastro o mostrar un efecto fantasma.

El 32XV505DG es totalmente compatible con la tecnología 24p, perfecta si se usa en combinación con un Blu-ray también compatible con este sistema de 24 imágenes por segundo. El refresco de 100 hercios es el que se encarga, entre otras cosas, de evitar los molestos parpadeos en según qué tipo de material audiovisual. Su efectividad es notable.

Pero -y esta es la pregunta del millón-, ¿hay realmente tanta diferencia entre la resolución HD Ready y la Full HD en una pantalla de 32 pulgadas? Los puristas dirán que sí; los conformistas, simplemente sonreirán. Claro que hay diferencia. Es lógico y matemático: 1080p es más que 720p. Así de simple.

Toshiba Regza 32XV505DG
Toshiba Regza 32XV505DG
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La verdadera pregunta es, por tanto, si somos capaces de percibir esa diferencia. Posiblemente sí. ¿Vale la pena pagar por un LCD de 32 pulgadas en Full HD cuando por el mismo precio o menos podemos tener un televisor de plasma de 42 pulgadas HD Ready? La cosa se complica.

Lo mejor de todo esto es que podemos elegir. No todo el mundo tiene un pabellón olímpico por salón o quiere gastar una fortuna en un equipo de cine en casa completo. Lo mejor del televisor de Toshiba es que nos ofrece resolución Full HD en un tamaño que cabe fácilmente en cualquier habitación de la casa y a un precio bastante razonable.

El talón de Aquiles
El sonido. Ése es el principal problema de muchos televisores y con el que este Regza tropieza. Pese a ello, hay que reconocer que el audio que ofrece está por encima de la calidad media dominante en la actualidad.

Nunca conseguiremos un sonido parecido al que puede ofrecer un receptor de audio Dolby Digital 5.1, pero con los dos altavoces que incorpora este televisor se consigue una experiencia de audio bastante digna.

Destaca el sistema de sonido SRS WOW, con el que se consigue una mayor contundencia tanto en diálogos como en efectos de sonido. Las funciones Focus y TruBass se pueden combinar para conseguir mayor nitidez en los diálogos y la música de una película, por ejemplo.

Toshiba Regza 32XV505DG
Toshiba Regza 32XV505DG
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aparte de ajustar los graves y agudos, poco más se puede hacer en la calibración del audio en este LCD de Toshiba.

Echamos en falta un ecualizador para modificar las frecuencias, y varios modos de audio preestablecidos con los que experimentar según el tipo de material audiovisual que estemos reproduciendo (música, cine, televisión o deportes, por ejemplo).

Full HD en envase pequeño
Sin duda, lo más destacado del Regza 32XV505DG es su robusto diseño, la resolución Full HD y su pequeño tamaño. Si disponemos de poco espacio pero no queremos renunciar a una buena calidad de imagen -después de algunas calibraciones, eso sí-, es una buena opción de compra.

El sistema de menús podría ser más completo y la calibración debería disponer de más opciones, pero por este precio no está nada mal. Por otro lado, las 32 pulgadas pueden saber a poco para los verdaderos apasionados de las grandes experiencias.

Toshiba Regza 32XV505DG
Toshiba Regza 32XV505DG
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si disponemos de mucho espacio y un bolsillo holgado, siempre podemos optar -sin ir más lejos- por los Regza 37XV505DG y 42XV505DG.

Eso sí, los usuarios que prioricen la calidad de la resolución Full HD por encima de las diagonales enormes deberían tener muy presente este modelo de Toshiba.

Etiquetas
1
Comentarios
Cargando comentarios