• Panasonic HDC-SD900, TM900 y HS900: primeras impresiones
  • Canon EOS 1100D: toma de contacto
Prueba de producto
UN TABLET PRECIPITADO

Toshiba Folio 100: análisis

 
2
FEB 2011

Grandes expectativas materializadas en un producto algo verde. Toshiba se estrena de forma discreta en el incipiente mundillo de los tablets con este Folio 100, un modelo con pantalla de 10,1 pulgadas que, a pesar de presumir de un procesador Nvidia Tegra 2 de doble núcleo, tiene al final sus mejores puntos en prestaciones tan prácticas como el puerto USB convencional o la salida HDMI estándar. Las limitaciones de su pantalla y de la adaptación de Android 2.2 que lleva en su interior dibujan la radiografía de un producto con el que, más que competir seriamente con el iPad (está muy lejos de conseguirlo), parece que Toshiba sólo haya querido tantear el terreno.

Ahora que se avecina una pequeña oleada de tablets con Android y Nvidia Tegra 2 como pareja de baile, QUESABESDE.COM ha tenido la oportunidad de probar el Folio 100, uno de los primeros modelos en jugar esta carta. Prometedor desde sus primeras filtraciones y presentado en IFA presumiendo de doble núcleo, bastan unos minutos de uso para darse cuenta de que Toshiba lo ha llevado a las tiendas sin madurarlo lo suficiente.

Toshiba Folio 100
Toshiba Folio 100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Más allá de prescindir del acceso al catálogo completo de aplicaciones de Android Market (algo que puede solucionarse recurriendo a firmwares alternativos que ya circulan por la red), sus flaquezas comienzan en el software que lleva instalado de serie, al que no le hubiesen venido mal un par de vueltas más en la sartén. Futuros parches y actualizaciones (alguno ha caído ya, de hecho) podrían mejorar su rendimiento, pero por si acaso la propia Toshiba ya le está preparando un sucesor basado en Android 3.0.

Un tablet en clave panorámica
Aunque el Folio 100 dispone de acelerómetro y su interfaz puede alternar perfectamente entre la visualización vertical y la horizontal, la orientación de sus controles táctiles retroiluminados (a los que hay que aplicar los dedos con suma precisión para que nos hagan caso, todo sea dicho) invitan a usarlo la mayor parte del tiempo en posición apaisada.

Toshiba Folio 100
Toshiba Folio 100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Toshiba Folio 100
Toshiba Folio 100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además, Toshiba recurre a la proporción panorámica con la reproducción de vídeo en mente. Lo malo es que esto estira la anchura del Folio 100 y viene acompañado de un espacio excesivamente amplio entre los bordes de la pantalla y los de la carcasa, de forma que el equipo resulta algo incómodo de sostener mientras controlamos la interfaz gráfica con los pulgares.

Toshiba Folio 100
Toshiba Folio 100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La pestaña lateral de dos posiciones sirve para bloquear o liberar la retirada de la tapa trasera.

Al menos, comparando el Folio 100 con el iPad, estamos ante un equipo de grosor contenido (sus dimensiones completas son de 281 x 181 x 14 milímetros) y sólo un poco más pesado (760 gramos).

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Debido a la proporción panorámica de su pantalla, el Folio 100 (derecha) es un tablet mucho más "estirado" que el iPad.

Su frontal completamente negro está rodeado por una fila de plástico gris plateada, que da paso a una tapa trasera de tacto rugoso y que, a diferencia de lo que sucede en muchos otros tablets, puede retirarse para acceder a la batería.

Toshiba Folio 100
Toshiba Folio 100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Toshiba Folio 100
Toshiba Folio 100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El objetivo de la webcam de 1,3 megapíxeles y los altavoces estéreo inferiores completan su frontal, mientras que por el perímetro se reparten botones y conexiones.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Los 16 GB de almacenamiento integrado del Folio 100 (12,56 GB en la práctica) se pueden ampliar por el estándar clásico de tarjetas SD Card.
Además de la ya citada palanca para desbloquear la tapa trasera, encontramos un botón de encendido, un control de volumen, una ranura completamente descubierta para tarjetas SD Card y un mini-jack de 3,5 milímetros "mixto" (pues sirve tanto para auriculares como para micrófono), entre otros elementos.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
En un panel lateral conviven una salida HDMI, un puerto USB estándar y un mini-USB ocultos bajo una tapa de goma (en la parte inferior se recurre a la misma fórmula para un puerto destinado a accesorios homologados.

Como comentamos al principio, el Folio 100 saca pecho en la conectividad física gracias a la presencia de puertos USB y HDMI estándar (que no llevan las típicas apostillas "mini" o "micro", sino que son los habituales en ordenadores y televisores, respectivamente).

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Leer un pendrive en el Folio 100 es tan sencillo como conectarlo directamente al puerto USB del Folio 100 y abrir el administrador de archivos de Toshiba.

Incluir un cable HDMI quizás hubiese sido mucho pedir, pero no hubiese estado mal al menos un cable adaptador para el puerto mini-USB y explorar así el contenido de un ordenador como suele hacerse en un móvil o una cámara digital.

Toshiba Folio 100
Toshiba Folio 100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El cargador, por su parte, se compone de dos piezas y es muy similar al que suele emplearse en netbooks y portátiles ligeros. No es el punto más importante en un tablet -y menos en éste, que sólo se conecta por Wi-Fi-, pero teniendo en cuenta la relativa movilidad del producto igual hubiese sido más acertado optar por una solución más liviana (el transformador tiene un tamaño tolerable, pero el del enchufe es algo desproporcionado).

10 pulgadas de clase B
Aunque el rumoreado iPad 2 amenace con llevar la resolución de pantalla de los tablets a un nuevo nivel, no se le pueden hacer grandes reproches a los 1024 x 600 píxeles que lucen las 10,1 pulgadas de diagonal del Folio 100. O al menos no tantos como a la visibilidad del panel, cuyo ángulo de visión resulta más limitado de lo deseable.

Toshiba Folio 100
Toshiba Folio 100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además, en este caso se vuelve a producir el mismo fenómeno que ya observamos levemente en nuestras pruebas con el Samsung Galaxy Tab, sólo que de forma más exagerada: los colores de los elementos en pantalla cambian claramente al inclinar la pantalla vertical u horizontalmente.

Al principio, este "vacile" de colores puede llegar a ser algo mareante. Especialmente en apartados de la interfaz en los que conviven muchos elementos gráficos, como el menú resumido de aplicaciones en formato icono. O cuando colocamos alguno de los fondos animados de Android, así que no hay más remedio que acostumbrarse.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
El teclado QWERTY virtual del Folio 100, algo difícil de abarcar completamente con los pulgares en modo apaisado, es el genérico de Android, por lo que la letra eñe está oculta tras la ene.

La sensibilidad táctil es la previsible en un panel con tecnología capacitiva, aunque el equipo tarda a veces más tiempo de la cuenta en reaccionar a nuestras pulsaciones. Sucede sobre todo en el teclado QWERTY virtual, de forma que si tecleamos muy rápido lo más probable es que alguna letra se pierda por el camino.

Nada más encenderlo por primera vez, lo cierto es que el nivel táctil es bastante decepcionante. Tanto que no nos extraña el alto índice de devoluciones que ha sufrido el Folio 100 en algunos países, así como su retirada de las estanterías de varias cadenas de tiendas. La firma japonesa ha solucionado parte de estos problemas, como veremos a continuación.

Un antes y un después, pero hasta cierto punto
Durante el corto periodo de vida de este Folio 100 hay un momento que marca un punto de inflexión: el lanzamiento el pasado mes de diciembre de una actualización de firmware oficial por parte de Toshiba (la versión 2.2.5.0053). No es que su instalación resuelva todos los problemas iniciales, pero al menos el sistema gana varios puntos de estabilidad.

Toshiba Folio 100
Toshiba Folio 100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Baste decir que, para conseguir descargar el nuevo firmware, tuvimos que recomenzar la descarga tres veces, ya que con la versión antigua el Folio 100 sufría constantes "cuelgues" durante el proceso. Una vez instalado, se produjo una perceptible mejora al abrir aplicaciones y movernos entre las distintas pantallas de la interfaz, además de depurar muchas de sus flaquezas táctiles, ampliando de paso las posibilidades del zoom multigestual.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Aunque Toshiba use Opera Mini como reclamo para su Folio 100, lo cierto es que Dolphing Browser HD es la opción más manejable.

Y es que, antes del nuevo firmware, el clásico gesto de la pinza sólo podía usarse en la galería de imágenes y de forma bastante inestable. Con la actualización, además de mejorar su comportamiento, también puede aplicarse en el navegador web clásico de Android, que también es capaz de copiar texto (aunque seleccionando previamente la función desde un menú contextual, nada de aplicar una pulsación prolongada para activarla).

Toshiba Folio 100
Toshiba Folio 100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El segundo navegador web que trae de serie el Folio 100 (Opera Mini) no se beneficia de esta posibilidad. Desde la tienda de aplicaciones de Toshiba se puede también descargar Dolphin Browser HD, quizás el más ágil de todos, ya que entre otros puntos sí que acepta el zoom multitáctil y además puede reajustar la anchura de los párrafos con una doble pulsación.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
El resultado que consigue el navegador web del Toshiba Folio 100 al mostrar una página con un vídeo incrustado de YouTube.

Ninguno de los tres, eso sí, tiene acceso al soporte para Flash 10.1 del que tanto presume Android 2.2. Ni el equipo lleva instalado el plugin necesario ni se puede encontrar en la tienda de descargas de Toshiba. Como consecuencia, donde deberían reproducirse sin problemas contenidos como los vídeos de YouTube, aparecen líneas de código no descifradas.

Es una de las carencias más destacables que siguen afectando al tablet de Toshiba, con y sin actualización. Y lo mismo sucede con el cliente de correo electrónico, que hemos sido incapaces de hacer funcionar correctamente incluso usando una cuenta de Gmail, cuando para este tipo de menesteres los equipos con Android configuran todo a la perfección en un santiamén.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Complicaciones inesperadas al configurar una cuenta de correo electrónico.

Conviene señalar, eso sí, que ni antes ni después de actualizar el dispositivo hemos vivido los problemas comentados en numerosos sitios al aprovechar el Wi-Fi (cuya versión 802.11 b/g/n acompaña al Bluetooth 2.1 en el apartado inalámbrico) para conectarnos a redes protegidas con contraseñas WEP. A nuestro juicio, el origen de estos "fallos" podría estar en que, por defecto, el Folio 100 viene configurado para suspender esta conexión inalámbrica cuando se apaga la pantalla.

Con todo, Toshiba no se salva de un pequeño tirón de orejas en este sentido, ya que, por un lado, para darse cuenta del fenómeno hay que entrar al apartado de opciones avanzadas de los ajustes del Wi-Fi. Por el otro, la suspensión está pensada para pasar a una conexión de datos móviles, algo que no tiene ningún sentido en un equipo que carece de 3G.

Toshiba Folio 100
Toshiba Folio 100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En resumidas cuentas, el señalado firmware consigue al menos que el Folio 100 deje de transmitir constantemente la sensación de ser más bien un prototipo de preproducción que un modelo comercial, pero sin acercarse a la fluidez y la estabilidad del iPad. Ni siquiera a la del Galaxy Tab. Compite más bien en ese nicho inmediatamente inferior donde se sitúan, por poner un ejemplo, los tablets de Archos.

Android a medio gas
Como pasa precisamente con los modelos de la citada firma gala, el Folio 100 adolece de un acceso a aplicaciones mucho más limitado que el que suele gozar un "androide" al uso debido a la ausencia de Android Market.

Toshiba Folio 100
Toshiba Folio 100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En su lugar, encontramos una plataforma propia denominada Toshiba Market Place cuyo catálogo roza las 2.000 descargas disponibles, nada que se pueda comparar con las 130.000 aplicaciones registradas ya en la tienda "genérica" de Google.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Entre las utilidades más interesantes de Toshiba Market Place hemos encontrado un indicador del porcentaje de carga de la batería (a la izquierda, mostrando la información tanto en la barra superior como en la pestaña de notificaciones) y un sencillo pero útil administrador de aplicaciones.

Por motivos como éste el dispositivo arroja una experiencia de uso muy limitada respecto a la típica en Android, pues bastan unas pocas incursiones en la tienda para descargar casi todo lo interesante y darse cuenta de todo lo que falta.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Los juegos del Toshiba Folio 100 suponen en su mayoría una vuelta a la jugabilidad y el nivel gráfico de la época de los 8 bits.

El querer evitar que la mayoría de aplicaciones no se pudiesen mostrar en pantalla completa -si es ése el motivo de esta decisión de Toshiba- deja de ser una justificación desde el momento en que le echamos un vistazo a los pocos más de 900 juegos que se pueden conseguir por esta vía, muchos claramente pixelados y pocos que le puedan sacar algo de partido a la plataforma Nvidia Tegra 2 que calza el Folio 100, junto a otros componentes como sus 512 MB de RAM.

Toshiba Folio 100
Toshiba Folio 100
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)

La jugada se completa con una tienda musical con pre-escuchas de los temas (Music Place) y un directorio de radios por Internet que pueden explorarse por países y otros criterios (Radio Place).

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Escritorios principales de Android en horizontal y vertical (con el menú de aplicaciones en formato fila o completo en este último caso)

También la propia interfaz de Android está recortada, aunque Toshiba ha querido no obstante hacer algún retoque distintivo (la posibilidad de mostrar el menú de aplicaciones en forma de fila inferior superpuesta sobre el escritorio principal, salvando las distancias, persigue en el fondo el mismo objetivo que uno de los cambios que introducirá Android 3.0).

Toshiba Folio 100
Toshiba Folio 100
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)

Pero en última instancia, fenómenos como la escasez de widgets y aplicaciones suministradas (algunas, como la inexistencia de navegadores GPS, debido a la falta de los componentes necesarios) transmiten casi siempre la sensación de estar trabajando con una versión de Android anterior a la 2.2 (alas Froyo).

Toshiba Folio 100
Toshiba Folio 100
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)

Los widgets y los iconos se pueden reubicar como siempre con el mismo dedo y con una pulsación prolongada sobre la tecla Home se muestra el historial de aplicaciones (como curiosidad, el dispositivo puede realizar de serie capturas de pantalla combinando este icono táctil retroiluminado con el de abajo, algo que en la mayoría de casos sólo se puede conseguir recurriendo al SDK de Android).

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Explorando el contenido de un pendrive desde el Toshiba Folio 100.

Como punto a favor, el explorador de archivos está materializado de una forma bastante acertada y sencilla, incluyendo la posibilidad de copiar y pegar táctilmente archivos en o desde el puerto USB, aunque la posibilidad de seleccionar varios elementos a la vez hubiese redondeado la jugada.

DivX y HDMI
Aunque la webcam del Folio 100 proporcione una calidad muy básica y sus altavoces estéreo integrados se queden con un volumen máximo algo inaudible, sí que está medianamente bien cubierto el apartado de la reproducción multimedia.

Toshiba Folio 100
Toshiba Folio 100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No acepta archivos MKV, pero sí formatos y contenedores de vídeo como DivX, MPEG4 y WMV, incluyendo alta definición y una salida HDMI para aprovechar las 1080 líneas de resolución de una pantalla Full HD.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Un par de muestras de la interfaz del reproductor multimedia propio de Toshiba.

En nuestras pruebas, eso sí, la fluidez con vídeos a 720p estaba bastante lograda en unos casos y algo inestable en otros, complicaciones suponemos que derivadas de la poblada jungla de formatos y códecs actuales (el H.264 a veces se le resiste y no admite audio en A52, por citar algunas de las complicaciones que hemos podido comprobar).

Justito de autonomía
Aunque Toshiba cite una batería de 1020 mAh en la información oficial del Folio 100, al retirar la tapa trasera comprobamos que se trata en realidad de 2030 mAh. Con todo, las 7 horas de autonomía aseguradas por el fabricante con uso que combine reposo, navegación web y reproducción de vídeo son bastante cercanas a la realidad.

Toshiba Folio 100
Toshiba Folio 100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Bastante poco en comparación con otros tablets, capaces de aguantar 24 horas incluso con conexiones 3G y Wi-Fi siempre activas. Sólo con esta última, y dejando el Folio 100 con la pantalla apagada, la batería "muere" en unas 15 horas. Consecuencia directa de combinar una pantalla de 10 pulgadas con una batería de capacidad ajustada (el Galaxy Tab, por ejemplo, emplea un panel de 7 pulgadas y una batería de 4000 mAh, y la diferencia se hace notar).

¿Una bala malgastada?
Por sus limitaciones, el Toshiba Folio 100 no es una buena opción para quienes quieran evitarse un mal sabor de boca. Incluso en el caso de que uno esté buscando su primer tablet, ya que su precio de 400 euros dobla al de otros modelos quizás más indicados para este tipo de comprador.

El usuario avanzado, por su parte, sólo le sacará partido si está dispuesto a recurrir a las modificaciones de software realizadas por la comunidad de desarrolladores, aunque éstas no eviten puntos como el pobre ángulo de visión de la pantalla.

Toshiba Folio 100
Toshiba Folio 100
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con todo, puede que Toshiba no haya malgastado del todo su primera bala en el segmento de los tablets. Si la compañía se toma este modelo como un ensayo y aprende las lecciones oportunas, lo lógico sería que corrigiese una buena parte de los errores en ese sucesor basado en Android 3.0 que está al caer.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Etiquetas
Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar