• Cèlia Atset: "Cuando me giré y las vi se me puso la piel de gallina"
  • Alessandro Grassani: "Aquí las ovejas tienen que soportar temperaturas de ...
Con texto fotográfico

"El yoga es un deporte metafísico" Tomasz Gudzowaty

 
Foto: Tomasz Gudzowaty (Yours Gallery / Fotoagentur Focus)
26
ABR 2012
Declaraciones obtenidas por Ivan Sánchez

Con razón resulta inevitable asociar su nombre a la fotografía de deporte. Tomasz Gudzowaty ha orientado todos sus ensayos (29 hasta la fecha) a nutrir un gran proyecto dedicado a la práctica deportiva alrededor del mundo y en los valores que ésta encierra más allá del plano físico. Sus imágenes en blanco y negro, como ésta de unos atléticos yoguis en la India, han cosechado un gran reconocimiento y algún que otro premio World Press Photo.

Tomasz Gudzowaty

Este reportaje es parte de mi proyecto más importante hasta hoy, 'Beyond the Body', en el que he trabajado durante casi diez años. Fue concebido como una serie de 40 ensayos dedicados a diferentes disciplinas deportivas, principalmente de origen étnico y tradicional, pero también algunas provenientes de nuevas culturas urbanas. El elemento común es el deporte visto como una actividad a la vez física y espiritual que influye sobre la vida humana y el entorno social, muy a menudo expresado mediante un ritual religioso.

Después de realizar otros dos proyectos en la India, uno sobre un tipo de lucha local llamada 'nada kusti' y otro sobre el ancestral arte marcial 'kalaripayattu', decidí afrontar el tema del yoga. A través de un periodista deportivo 'free lance' que trabajó conmigo anteriormente, en noviembre de 2007 me las apañé para entrar en contacto con una pequeña escuela de yoga en Mysore, en el estado de Karnataka.

La escuela se llama Maruthi Yoga Kendra y el gurú ('gurukkal') y entrenador del equipo era el señor Jalendra Kumar. Además de practicar yoga para su propio desarrollo espiritual, el gurú y sus alumnos realizaban actuaciones por toda la India. De ninguna manera es antinatural para ellos actuar lejos de su Mysure natal, como por ejemplo en Varanasi, la ciudad más sagrada de la religión hindú. Son por supuesto hinduistas, y el lugar donde tomé esta fotografía es una 'akhada', una especie de gimnasio tradicional asociado a un templo, en este caso el de Sri Akhada Murchali Birbaba.

En la imagen aparecen cuatro personas: un chico en la postura del pavo real ('mayurasana'), en equilibrio con el cuerpo paralelo al suelo; otro en las barras, y dos más de los que sólo se ve una mano y las piernas.

Forman una especie de círculo familiar; algunos de los alumnos del gurú Jalendra son, de hecho, familiares suyos. Son jóvenes, pero practican yoga desde su infancia. Son muy hábiles y se ganan la vida principalmente gracias a su arte.

Hay que recordar, sin embargo, que el yoga tiene fuertes vínculos con las religiones de la India; no sólo con el hinduismo, sino también con el budismo y el jainismo. En Occidente la gente se siente atraída por el yoga por su capacidad para la relajación, tanto de la mente como del cuerpo, pero en la India no se equipara del todo al relax. Al contrario, ahí el yoga es una disciplina a través de la cual se alcanza una iluminación espiritual.

Supongo que la gente espera algún tipo de justificación por incluir el yoga en un proyecto dedicado al deporte. Como sugiere el título de este trabajo, se trata de una realidad más allá del cuerpo, más allá del apartado puramente físico. Es sobre la metafísica del deporte. El yoga, debido a sus connotaciones religiosas, es metafísica por su propia naturaleza.

¿Por qué asociar el yoga con el deporte, que debería incluir algún tipo de lucha o competición? En la India la tradición del yoga se relaciona con la fiesta hindú Kumbh Mela, que cada tres años reúne a los peregrinos, maestros espirituales y yoguis. Las diferentes escuelas y sectas se enfrentan en un debate y muestran sus logros en la práctica del yoga y del 'pranayama', el control de la respiración. Uno de los avatares de Shiva, el dios de Nataraja, es el santo patrón de este evento, que recuerda al de los Juegos Olímpicos de la antigüedad, lo que demuestra que el aspecto técnico no eclipsa el espiritual.

En los reglamentos oficiales de la Federación India del Yoga encontramos la siguiente frase: 'Mientras se practican las diferentes posturas de yoga, el participante debería mostrar su felicidad y espiritualidad.' No está muy lejos de las instrucciones de los antiguos maestros hindús, quienes consideraban la felicidad como una tarea al alcance de las capacidades humanas.

Edito mis ensayos cuidadosamente. Todas las fotografías han de ser relevantes e importantes al menos para mí y con suerte también para el lector. Esta fotografía se ha convertido en una especie de icono del ensayo 'Yoga Performers', en parte porque fue galardonada con un World Press Photo en 2008.

No creo que ser invisible [cuando trabajo] sea del todo posible, dado que eres un fotógrafo, no un espía. El observador siempre influye en lo que está observando. En vez de pretender ser invisible, prefiero convertirme en alguien familiar para mi sujeto, de tal forma que se sienta relajado en mi presencia y de esa manera nos preste poca atención a mí y a la cámara.

Los artículos de la serie "Con texto fotográfico" aparecen publicados normalmente los jueves.

Fuentes y más información
Artículos relacionados (1)
Nueve más uno
02 / FEB 2015
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar