• "La fotografía es esperanza para estos jóvenes ugandeses"
  • "Las impresoras son como las tostadoras: a la gente sólo le interesa la ...
Entrevista
TINO SORIANO, IMPULSOR DE STOP CLáUSULAS ABUSIVAS A LOS FOTóGRAFOS

"Nos chantajean: o regalas fotos o no te dejan hacer tu trabajo"

 
7
SEP 2011

Casi 4.000 seguidores en su grupo de Facebook y un blog tremendamente activo que, cual Robin Hood fotográfico, pone negro sobre blanco las injusticias que entidades, empresas y organismos imponen día tras día en forma de cláusulas en convocatorias, concursos y contratos. Esos son los motivos que han traído hacia QUESABESDE.COM a Tino Soriano, reconocido fotógrafo y luchador -desde luego no por afición- de sus derechos y los de todos aquellos cuyo único delito es empuñar una cámara.

Hace poco más de dos meses lanzabas la iniciativa Stop Cláusulas Abusivas a los Fotógrafos. ¿De dónde surgió esa necesidad?

De mi experiencia. Hace años que trabajo haciendo, entre otras cosas, guías de viaje. Me toca fotografiar todo aquello que se debería conocer, como monumentos o lugares públicos. Este año, fotografiando España, mi sorpresa ha sido que las condiciones para acceder a los sitios se han endurecido mucho y se han vuelto súper burocráticas. Muchos lugares exigían firmar contratos para cederles las fotografías para uso indiscriminado de ellos... Y todo antes de entrar, cuando ibas a pedir el permiso. Te obligan a ceder derechos y encima muchos exigen que sólo uses la fotografía para el proyecto concreto que solicitas.

¿Es un problema local o global?

En otros países te identificas con tu carné de prensa, tu carta de presentación o lo que sea y ya está prevista la circunstancia de que tomes las fotos para un periódico o una guía, pero aquí en España, no. Cuando lo normal fuera es incluso llevar un guía para que la gente no se tome como un agravio que tú puedas fotografiar y ellos no, en España es todo lo contrario.

Tino Soriano en una foto de 2009 cedida a QUESABESDE.COM por Jorge Martín. | Foto: Jorge Martín

Vamos, que en lugar de verlo como una forma más de promoción, lo ven como una amenaza.

Sí. Si yo voy a publicar una foto para National Geographic y luego me piden la foto en Geo o la revista Viajar, se están cerrando porque impiden darles una publicidad de un lugar que a la postre cobra entrada al público.

¿Y qué excusa ponen?

Te dicen que quieren cuidar su propia imagen.

¿Ocurre en todas partes o también en lugares públicos?

En todas partes, pero la mayoría de lugares son públicos [gestionados por la administración pública]. Cuando voy a un museo a trabajar, muchos tienen funcionarios que cobran de unos impuestos: los míos. Tendrían que entender que, como usuario de un servicio público, el hecho de tomar fotos es algo casi obligatorio.

Entonces, ¿se trata en el fondo de una cuestión de afán recaudatorio?

No siempre. Estos fenómenos suelen ser producto de una copia. Cuando se ponen las normas de un lugar, se copian las de otro, y generalmente este tipo de cláusulas las copian en seguida porque son beneficiosas para la entidad.

Podría parecer hasta lógico que ellos tiren hacia su propio terreno...

Sí, pero sin abusar. Cuando en estos lugares explotan unas fotos que no han encargado, es un abuso. A mí me paga mi cliente, pero la postura que ellos tienen es de apretar: o firmas o no haces las fotos. Y para no quedar mal con tu cliente, firmas.

Entendemos que el grupo de Facebook surge de este hastío.

Llegó un momento en que me sentí estafado. No puedes hacer el trabajo porque estás siendo chantajeado: o regalas fotos o no trabajas. Es una falta de valoración de tu trabajo; lo piden gratis y no lo valoran. Como ya la has hecho, hala. Es como una canción: como ya la has compuesto, hala: pásame el MP3 y la exploto.

¿Y qué ocurre con los concursos?

Algo parecido. La floración de concursos que exigen quedarse con las fotografías presentadas es alarmante. Se hacen un archivo de forma muy poco ética; montan concursos para quedarse con todos los derechos. Simplemente, te ponen una cláusula según la cual las fotos pasan a formar parte del archivo de la entidad que convoca, muchas veces con premios ridículos.

¿No han fomentado los propios fotógrafos con su indiferencia este tipo de cláusulas?

Se aprovechan de la ilusión de los aficionados, sobre todo. Juegan con el ego de muchas personas a las que les hace ilusión ganar un premio o ver su nombre publicado, y la trampa está en que se hacen un archivo gratuito con una cláusula abusiva.

Pero también les ocurre a los profesionales. Pocos se leen las bases más allá de lo que éstas dicen acerca del premio o del tipo de foto que hay que enviar.

En este sentido es un fallo del profesional. Es como si se quejase de no saber usar la cámara sin leerse las instrucciones. Entiendo que lo primero a mirar es el premio, pero hay que mirar la contraprestación. Nosotros, desde la plataforma, lo que hacemos es enseñar a la gente que está entregando fotografías para que otros las exploten sin ofrecer nada a cambio. De cara a los profesionales hay que intentar ver cómo se puede poner un coto legal a este chantaje de "o aceptas mis condiciones o no haces fotos".

¿Y cómo están respondiendo las entidades a vuestras quejas?

Empiezan a aceptarlo. Partimos de la base de que muchas veces se copian unas bases y, por ignorancia, se cometen errores. Ha habido casos de gente que se disculpa porque sólo se han dado cuenta del error cuando se lo hemos señalado. El problema es otro: oficinas de turismo, por ejemplo, que te contestan diciendo que su gabinete de abogados ha revisado las bases y que son legales, y que es lo que hay. Y hay otros que ni siquiera se molestan en contestar. Es un galimatías administrativo, y cuando se meten los abogados...

En estos momentos, las entidades, miles posiblemente, están ejerciendo de agencia sin pagar un solo impuesto. Yo pago por trabajar para que mis impuestos paguen a los funcionarios de los edificios públicos. Sin embargo, estas mismas entidades a las que pago organizan concursos en los que su beneficio es del cien por cien y el beneficio para el proveedor, el que se presenta al concurso, es cero.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar