• Baños termales, una placentera obsesión japonesa
  • "Katsuo bushi", la base de la cocina japonesa
The Japan Photo Project

Sumo: hay que vivirlo

 
14
DIC 2010

¡Qué atrevida es la ignorancia! Antes de asistir a un entrenamiento de sumo, apenas sabía nada acerca de este deporte más allá de lo que todo el mundo sabe: que quienes lo practican tienen un tamaño casi sobrenatural. Un deporte muy fotogénico, pensaba, pero las peleas jamás me habían interesado.

Dos meses después de haber hecho esta fotografía, mi actitud hacia el sumo es radicalmente diferente. No es que me haya convertido en la más ferviente seguidora de este deporte, pero sí es cierto que tras asistir a un torneo oficial y tratar de entender los entresijos del juego, mi interés hacia el mismo ha crecido considerablemente.

Foto: Tina Bagué

Me fascina, para empezar, que los luchadores entren por la misma puerta que los espectadores, convirtiéndose también ellos en gente de a pie. Las graderías, montadas de tal forma que uno puede pasearse por debajo de éstas, hacen que sea posible contemplar desde uno o dos metros de distancia a los luchadores mientras hacen los estiramientos previos al combate. Otro punto a favor de la desmitificación de las estrellas.

Una vez tomado asiento- a ras de suelo, por supuesto-, empieza el espectáculo. Si el combate dura apenas un minuto -cuando es largo-, la preparación es eterna. Un sinfín de rituales preceden al esperado encuentro: cantar los nombres de los contrincantes; beber y escupir un poco de agua; lanzar la sal al aire; calentar músculos; esperar los movimientos estudiados del árbitro. En definitiva, una sucesión de gestos -lentos y muy estudiados-, de tradiciones y de muestras de respeto más dignas de un acto cultural que de un deporte de brutos.

El sumo es, sin duda alguna, un espectáculo mucho más "japonés" de lo que algunos podrían llegar a pensar.

La serie de artículos The Japan Photo Project se publica, normalmente, el segundo y cuarto martes de cada mes y recoge parte del proyecto homónimo que los fotógrafos Tina Bagué y Toru Morimoto llevan a cabo a lo largo de 2010. Los detalles de la iniciativa pueden conocerse en su página web oficial

Artículos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar