Actualidad
BAJO LA LUPA

TDT: la luz tras el apagón analógico

 
7
FEB 2008

La televisión analógica tiene los días contados. A partir del 3 de abril de 2010, todas las emisiones en España serán digitales y la Televisión Digital Terrestre (TDT) se convertirá en el sistema más extendido para recibirlas. A pesar de que hace ya más de dos años que convivimos con las transmisiones gratuitas por TDT, aún existe mucha confusión sobre el tema.

Simplificando mucho, podemos decir que la TDT es un sistema de difusión de señales de televisión destinado a sustituir a las emisiones convencionales. La principal diferencia con respecto al método anterior estriba en que toda la información -audio, vídeo y datos- es digitalizada antes de ser transmitida a las antenas por ondas electromagnéticas.

Las ventajas potenciales de la TDT en relación a las emisiones analógicas se podrían resumir en los puntos que siguen: más canales, mayor resolución, mejor sonido, más información adicional, presencia del formato panorámico, posibilidad de ofrecer aplicaciones interactivas y ausencia de interferencias.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
3 de abril de 2010 es la fecha fijada en España para el llamado apagón analógico.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, ya que todas estas potenciales ventajas no están siendo plenamente aprovechadas. Mientras, el apagón analógico acecha a la vuelta de la esquina.

DVB-T
El sistema que se ha elegido en Europa para la emisión y recepción de televisión digital se lo debemos a la Digital Video Broadcasting Project, organización encargada de establecer un conjunto de estándares televisivos llamados DVB.

En concreto, el sistema utilizado en la TDT es el llamado DVB-T. TDT es, en realidad, el nombre oficial que el estándar DVB-T ha adoptado en España (en Francia, por ejemplo, se llama TNT).

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El logo DVB nos garantiza que este grabador con sintonizador es compatible con las emisiones de TDT.

Por eso, cuando busquemos televisores o descodificadores para adaptarnos al nuevo sistema, DVB es el logo que hemos de acertar a localizar.

Los estándares DVB incluyen todo tipo de emisiones digitales, además de la terrestre, y son los más extendidos en Europa y a nivel mundial, con las reseñables excepciones de Estados Unidos, Canadá, México, Japón y Brasil. Así, existen versiones para satélite, cable, dispositivos portátiles y un largo etcétera.

¿Cómo funciona la TDT?
No es la finalidad de este artículo extendernos en los detalles técnicos en torno al funcionamiento de la TDT, pero una explicación básica puede ayudarnos a comprender el alcance de esta nueva forma de emisión.

Actualmente, toda la información que se desea transmitir -imagen, sonido y datos- es codificada primero digitalmente en el estándar de compresión MPEG-2. El flujo de bits se transfiere entonces desde los centros emisores, a través de ondas electromagnéticas terrestres, de un modo similar al aplicado en las emisiones analógicas.

Ya que la información digital ocupa menos ancho de banda que la analógica, un solo canal UHF de 8 megahercios puede emitir más de una señal televisiva. Esta situación se gestiona con un elemento llamado multiplexor, que se encarga de repartir y transmitir las diferentes señales (de 3 a 5) dentro de un mismo canal.

El problema de las interferencias se soluciona usando la llamada modulación COFDM, que divide la señal en miles de frecuencias portadoras. El resultado es que en entornos plagados de obstáculos, como en las zonas urbanas repletas de edificios, se aprovechan las reflexiones y los ecos de las ondas para amplificar aún más la señal.

El flujo de datos es finalmente recibido a través de las antenas convencionales -que pueden necesitar una adaptación- y enviado a los descodificadores DVB-T, que transforman la señal en contenidos televisivos.

Ventajas de la TDT
Las características de este sistema de emisión se traducen en múltiples ventajas para el usuario.

La más evidente es el incremento del número de canales, y no sólo porque en un mismo ancho de banda pueden alojarse de tres a cinco emisiones televisivas completas, sino porque además ya no es necesario dejar canales vacíos entre señales para evitar interferencias.

Otra gran ventaja es la mayor calidad de audio y vídeo. La imagen es inmune a los efectos de la dispersión de energía y los ecos en la transmisión, situaciones que habitualmente provocan defectos de imagen y sonido en la televisión analógica.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Reposiciones de antiguos programas: el pan de cada día de la TDT en España.

Con la TDT, si se recibe la señal, ésta siempre es íntegra. Y si la potencia con la que llega a nuestro descodificador no es suficiente, sencillamente no se verá nada. Es el llamado "abismo digital".

Además, el flujo destinado a cada canal en un mismo multiplexor puede ser alterado para aumentar la calidad de uno en detrimento de los otros. Es decir, si se desea, se pueden ofrecer emisiones de gran calidad, e incluso en alta definición. La televisión autonómica catalana, por ejemplo, ya presenta en fase de pruebas ciertas emisiones en esta modalidad.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Una ventaja elemental de la TDT: información sobre el programa que se está emitiendo, como su nombre, su duración e incluso una sinopsis.

Otra de la mejoras es la gran cantidad de servicios adicionales e interactivos que pueden acompañar a las emisiones. Dada la flexibilidad del sistema, está al alcance de los operadores ofrecer los contenidos adicionales que deseen.

Las opciones son muy amplias: emisiones en varios idiomas, uso de subtítulos, presencia de barras de estado -que indican cuánto tiempo queda para que acabe un programa- o todo tipo de información adicional (por ejemplo, la sinopsis de la película que se emite o las alineaciones de los participantes en un evento deportivo en directo).

De todos modos, se trata de información y servicios que tienen que ser suministrados por los propios operadores de televisión. Y por ahora, lo cierto es que no les están sacando -ni mucho menos- todo el provecho que podrían.

EPG: guía electrónica de programas
Una utilidad que sí está bastante extendida es la llamada EPG, o guía electrónica de programas, de la cual podemos disfrutar si nuestro descodificador está preparado para ello.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La EPG o guía electrónica de programas es uno de los servicios novedosos de la TDT.

Consiste básicamente en un sistema que, gracias a la información que ofrecen los diferentes operadores, permite acceder a la programación de todos los canales a través de menús en pantalla, incluso con varios días de antelación.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La EPG abre la puerta a la búsqueda de programas por temática. Por desgracia, las cadenas en España casi nunca hacen sus deberes y apenas tienen clasificada su programación.

Además, se puede ofrecer cierta información adicional. Es el caso de la clasificación por género de cada programa (deportes, película, noticias, etcétera), que podría facilitar en un futuro la grabación automática de unos contenidos determinados.

MHP: el acceso a la interactividad
Uno de los saltos cualitativos más importantes que implica la TDT es la interactividad. Para poder disfrutar de ella, es necesario un descodificador compatible con el estándar MHP (Multimedia Home Platform, también establecido por la DVB) y la habilitación de un canal de retorno, que normalmente es telefónico.

Las opciones de las que podamos disfrutar dependen nuevamente de los diferentes programadores, y la oferta no es muy amplia a día de hoy.

La interactividad puede llegar hasta lo que dé de sí la imaginación de los operadores: desde las operaciones más sencillas, como votar en directo, participar en un concurso o acceder a información de utilidad -meteorología, tráfico o bolsa-, hasta otras más llamativas, como la posibilidad de buscar empleo, revalidar la declaración de la renta o solicitar cita para el médico. Se trata de iniciativas que ya se han aplicado en algunos países.

Tras el apagón
Teniendo en cuenta que en España se emiten cuatro canales en el espacio de un único canal analógico, la liberación del espectro radioeléctrico tras el apagón de 2010 abrirá un gran abanico -cuantitativo y cualitativo- de posibilidades de emisión.

Nuevos canales y la esperada oferta general de contenidos en alta definición, además de otros usos comerciales, irán encontrando el camino despejado para llegar progresivamente a nuestros hogares.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar