• Dos fotógrafos de culto, una tentación
  • Tomas van Houtryve: crítica mordaz a los drones más temidos
Agenda fotográfica

Placeres palestinos: allí donde la guerra no puede llegar

8
Foto: Tanya Habjouqa
5
AGO 2015
Ivan Sánchez   |  Barcelona

El barcelonés Palau Robert acoge estos días una de las exposiciones más contundentes y originales del festival DOCfield>15. Obra de la fotógrafa Tanya Habjouqa, “Occupied Pleasures” es una oda a la libertad, la esperanza y la superación de la población palestina. Con una cámara como única arma y la cotidianidad como munición, la documentalista jordana narra la particular victoria de los palestinos pese al eterno conflicto con Israel.

Son muchos los fotógrafos que han explorado formas distintas de contar un conflicto bélico. Desde el clásico, espectacular, efectivo y –por qué negarlo- demasiado manido frente de batalla, hasta las secuelas psicológicas y físicas que sufre la población incluso décadas después. La variedad de enfoques es amplia.

tanya habjouqa
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
tanya habjouqa
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Ahí quedan los galardonados trabajos en primera línea de fuego de Goran Tomasevic, con un grupo de rebeldes atacando un checkpoint en Damasco, o “Battle to Death”, de Fabio Bucciarelli. “Veiled Aleppo”, de Franco Pagetti, es un ejemplo de trabajo más simbólico y centrado en aspectos menos sangrientos de una contienda bélica, mientras que “Vidas minadas”, de Gervasio Sánchez, nos habla de las terribles consecuencias que los conflictos armados acostumbran a dejar tras de sí.

Son solo unos pocos trabajos que muestran las consecuencias de la guerra. Y pese a la multitud de enfoques existente, Tanya Habjouqa ha sido capaz de aportar un nuevo punto de vista a uno de los conflictos armados más enconados de la era moderna: el palestino. Teniendo en cuenta su duración y la cantidad de fotógrafos que lo han cubierto, su mérito es incluso mayor.

occupied pleasures
Foto: Tanya Habjouqa
occupied pleasures
Foto: Tanya Habjouqa

No es que Habjouqa haya inventado un lenguaje nuevo en “Occupied Pleasures”: las suyas son fotos visualmente sencillas que cuentan momentos cotidianos de una población que sufre la guerra. Una realidad documentada infinidad de veces. Pero la autora jordana ha tenido el gran acierto de mostrar a los palestinos como los vencedores de una parte importante de esa guerra. Y es que hay pequeñas parcelas de la vida que ni el todopoderoso ejército hebreo puede conquistar.

La fotógrafa documental se centra precisamente en placeres cotidianos tan sencillos que (casi) nunca suponen un objetivo militar. Una niña que se columpia a las afueras de Gaza, un grupo de adolescentes que navegan por la red (“damos gracias a Dios por Internet y el mar, nuestras únicas válvulas de escape”), otras que se preparan antes de salir de fiesta en Ramala, tres amigos culturistas que se ejercitan en un gimnasio, el equipo de parkour de Gaza practicando en un cementerio junto a un campo de refugiados...

occupied pleasures
Foto: Tanya Habjouqa
occupied pleasures
Foto: Tanya Habjouqa

Hay muchas más escenas, casi todas de ocio. Como ese par de familias de domingueros disfrutando de la playa y el campo, la profesora de yoga a las afueras de Belén o la niña sentada en su tabla de surf mientras espera atenta a la siguiente ola.

El trabajo de Habjouqa gira en torno a momentos tan cotidianos que parecen insignificantes y que no deberían ser noticia. Solo que en Palestina, con parte de su territorio ocupado desde 1947 por el estado de Israel, estas imágenes se convierten en un documento de guerra muy valioso.

occupied pleasures
Foto: Tanya Habjouqa
occupied pleasures
Foto: Tanya Habjouqa

La autora utiliza cierta dosis de humor para contar un día a día cargado de esperanza, de capacidad de superación y de demostración del potencial de sus compatriotas. Sin tan siquiera insinuárselo, al espectador no le queda más remedio que preguntarse dónde estaría Palestina si fuese un país realmente libre.

“Occupied Pleasures”, cuyas escasas 20 fotografías copiadas a gran formato -algunas de metro y medio- podrán verse hasta el próximo 30 de agosto, encaja a la perfección en el formato del DOCfield. Fiel a la filosofía de sus organizadores, el festival trata de dar visibilidad a aquellas historias que, por su formato y contenido, quedan fuera de los grandes medios de comunicación, que por lo general demandan imágenes banales o con un marcado sesgo político.

occupied pleasures
Foto: Tanya Habjouqa
occupied pleasures
Foto: Tanya Habjouqa

8
Comentarios
Cargando comentarios