• Programas, no aplicaciones
  • El plan B
OpiniónModo dual

En ningún sitio como en casa

 
16
MAR 2011

Al final va a tener su parte de razón Marck Zuckerberg cuando dijo aquello de que "el iPad no es una plataforma móvil en la misma medida en que lo es un teléfono". No hay más que fijarse en uno de los datos que comentamos de pasada al hacernos eco de un reciente estudio de IDC: la financiación de las operadoras sólo afectó al 14% de los tablets vendidos durante el último trimestre de 2010.

La financiación de las operadoras afectó al 14% de los tablets vendidos durante el último trimestre de 2010 y sólo al 1% en el trimestre anterior

Y casi todos eran ejemplares del Galaxy Tab P1000, que aún a día de hoy sigue sin contar con una versión sólo con Wi-Fi y sin 3G. Como en el trimestre anterior este modelo de Samsung aún no estaba disponible, el porcentaje de tablets financiados fue de sólo el 1%. No es un dato completamente concluyente, pero sí suficiente para estar medianamente seguro de que las versiones del iPad que más se han vendido han sido, precisamente, las que no tienen 3G.

Tampoco se puede afirmar con total rotundidad, pero puestos a mojarnos (en sentido figurado, que ya ha llovido bastante estos días) diríamos que el tablet es, al menos de momento, un equipo de uso fundamentalmente doméstico. Una pizarra táctil para pasar el rato tumbado en la cama, recostado en el sofá y hasta sentado en el baño, si procede.

Pero ni siquiera el usuario habituado a sacar su iPad de paseo necesita una versión con 3G. Le basta con que su smartphone pueda compartir con el tablet la tarifa de datos que ya tiene contratada. Sea como sea, el caso es que hasta ahora la mayoría de compradores prefiere pasar de la financiación y pagar directamente todo el precio del equipo, optando consecuentemente por las ediciones más baratas que sólo se conectan por Wi-Fi.

Comprar un tablet se parece más a hacerse con un ordenador que con un smartphone

En otras palabras: a día de hoy, comprar un tablet se parece más a hacerse con un ordenador que con un smartphone. No en vano, el 3G (obligatorio en todo teléfono inteligente que se precie) ha acabado por convertirse en un requisito opcional y orientado a públicos muy concretos en los ordenadores portátiles. Una historia que podría repetirse en el caso de los tablets.

Algunos fabricantes que quieren hacerle la competencia a Apple, casi todos más habituados a fabricar teléfonos que ordenadores, parece que ya se han dado cuenta de esto. Por ejemplo, tanto Motorola como RIM han prometido versiones sólo con Wi-Fi del Xoom y el BlackBerry PlayBook, respectivamente.

Claro que aún es pronto para sacar conclusiones sobre un segmento de mercado que apenas ha movido 18 millones de unidades durante su primer año de vida. No parece una mala cifra, pero resulta aún muy pequeña en comparación con los 300 millones de smartphones o 350 millones de ordenadores vendidos en todo el mundo durante 2010.

En medio de esta relativa incertidumbre, sólo faltaba que algunos analistas alertasen de una oferta de tablets para 2011 (81 millones de unidades) muy superior a su demanda prevista (sólo 47,9 millones). Si se cumple el pronóstico, ¿no serán precisamente tablets con 3G los que se queden sin vender? Ante la duda, quizás lo mejor sea apostar por versiones pensadas para usar en casa aprovechando la conexión Wi-Fi doméstica.

La columna de opinión "Modo dual" se publica sin periodicidad fija.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar