COMPARTIR
Actualidad
GUíA NAVIDEñA (2012)

¿Qué tablet me compro?

2
11
DIC 2012

Al principio sólo interesaba a tecnófilos ansiosos por tener lo último, pero poco a poco el tablet ha ido convirtiéndose en uno de esos productos con gancho para el gran público. Especialmente en ocasiones tan señaladas como las inminentes fiestas navideñas. Alternativas hay muchas, y todas por supuesto dicen ser la mejor. Así pues, nada más oportuno que tener en cuenta una serie de pautas y consejos antes de lanzarse a comprar uno de los "gadgets" que más de moda está.

Hace un par de años le regalé un netbook. Las últimas Navidades le compré un smartphone para que no se quejase más de que su teléfono no tenía WhatsApp. Y luego vino el lector de e-books, tras sus continuas insinuaciones sobre lo que le gusta leer y la pereza que le da cargar con libros en la mochila. Ahora, cómo no, ya se ha empeñado en otro cacharro: un tablet.

Probablemente el autor de estas ficticias consideraciones ya estaría a estas alturas mirando catálogos de tiendas de electrónica, comparando precios y características o pidiéndole asesoramiento al típico amigo que entiende de tecnología. Pero tampoco hace falta tener un familiar tan consumista para plantearse la posibilidad de regalar un tablet por Navidad, ya sea a otra persona o a uno mismo. Sea cual sea el caso, las siguientes líneas pueden servir al menos para orientarse entre la cada vez más creciente cantidad de modelos disponibles.

La fórmula clásica
En esto de los tablets conviven varios formatos distintos, pero el más convencional consiste en otorgar todo el protagonismo a una pantalla táctil de unas 10 pulgadas de diagonal. Apple opta por una medida exacta de 9,7 pulgadas en proporción 4:3, más óptima para no perder demasiada anchura al sostener el equipo en vertical; el resto de fabricantes, con grandes excepciones, van a por las 10,1 pulgadas en proporción panorámica, más aptas para ver vídeos en apaisado y sin tener que recurrir tan a menudo a franjas negras por encima y por debajo del área de reproducción.

Sobre esta base, cada una de las dos "escuelas" arriba citadas aporta un modelo que destaca especialmente en un aspecto concreto de la pantalla: la resolución. Se trata del iPad de cuarta generación (o iPad con pantalla Retina) y el Nexus 10, ambos con una alta densidad de píxeles que agradecerán quienes usen el tablet para leer grandes cantidades de texto, ya sean libros o páginas web, por el extra de nitidez que aportan sobre todo al mostrar caracteres.

El iPad de cuarta generación (imagen superior) y el Nexus 10.

El primero se beneficia además de los rasgos distintivos de Apple: un diseño muy cuidado, un sistema operativo (iOS 6) visualmente sencillo y fácil de usar, y sobre todo el mejor catálogo de aplicaciones de terceros pensadas para el formato tablet. Su precio de partida, eso sí, es de 500 euros, mientras que el del Nexus 10 comienza en los 400 euros.

Con menos aplicaciones optimizadas que el modelo de Apple, el Nexus 10 será más del gusto de quienes prefieran una interfaz gráfica más elaborada y configurable (con "widgets" y notificaciones más completas) y poder añadirle contenido por USB sin tener que usar un software intermediario como iTunes. Además, emplea Android 4.2, entre cuyas prestaciones se encuentra algo que lo convierte en un modelo especialmente apto como tablet familiar: el soporte multiusuario. Lo malo es que sólo se puede comprar on-line a través de Google, y mientras se escriben estas líneas el "stock" está agotado.

Apple iPad 2
Apple iPad 2
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Y si no somos tan exigentes con la resolución? En ese caso el iPad 2 sigue siendo una opción a tener en cuenta. Aunque carezca de prestaciones presentes en el iPad de cuarta generación como la pantalla Retina o el asistente de voz Siri, reúne la mayoría de alicientes de Apple arriba citados por un precio inferior: 400 euros.

También en los modelos basados en Android se puede sacrificar la resolución de pantalla del Nexus 10 para ahorrarse unos euros: el Samsung Galaxy Tab 2 10.1 y el Acer Iconia Tab A200, por citar un par de ejemplos, se mueven en tornos a los 300 euros. Y son opciones que mantienen un buen nivel de personalización, pero también son gráficamente menos fluidos y no emplean la versión más actual del sistema operativo de Google, por lo que carecen de prestaciones como el soporte multiusuario.

Sony Xperia Tablet S
Sony Xperia Tablet S
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Sony Xperia Tablet S
Sony Xperia Tablet S
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)

Las mismas contrapartidas pueden encontrarse en un modelo que no intenta distinguirse como tablet Android económico (pues arranca en los 400 euros), sino por las peculiaridades de su diseño. Se trata del Sony Xperia Tablet S, caracterizado por un perfil que simula una lámina plegada hacia atrás por la parte superior. Un rasgo que le hace ganar en ergonomía, y que viene acompañado de resistencia a salpicaduras y un puerto de infrarrojos que le permiten convertirse en mando a distancia universal para muchos equipos centrados en el ocio doméstico audiovisual.

¿Una alternativa a iOS y Android? Quizás sea algo pronto para regalar un tablet con Windows 8, pues el sistema operativo acaba de nacer y aún cuenta con pocas aplicaciones de terceros. Pero propone una original interfaz de usuario basada en mosaicos, y fabricantes como Asus, Dell o Sony ya están desplegando sus modelos por los escaparates. Los precios, eso sí, arrancan en los 600 euros que cuestan los modelos basados en Windows RT, una variante no compatible con los programas pensados para la vieja arquitectura de Windows (aunque trae preinstalada una versión adaptada de Office).

Más pequeño pero más barato
Proporcionan menos espacio de visualización, prescinden bastante a menudo de la cámara trasera y de momento no hay modelos con pantalla Retina o similares. Pero son más ligeros, más cómodos de usar con una sola mano y -lo que puede ser más importante para muchos- cuestan menos que los tablets convencionales: unos 200 euros.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Hablamos de los tablets con una pantalla de aproximadamente 7 pulgadas, como los cuatro que comparamos recientemente. Se les pueden aplicar las mismas pautas antes citadas sobre fabricante y sistema operativo. El precio de partida del iPad mini, eso sí, es de 330 euros, más en la línea de los tablets grandes que de los pequeños.

Como ya apuntamos al analizar este modelo de Apple, su precio es bastante mayor al habitual en este nicho de mercado, pero su ecosistema también es bastante superior en materia de aplicaciones optimizadas. Además, es el tablet en el que menos se nota la disminución del tamaño de la pantalla, pues es un poco más grande de lo habitual (7,9 pulgadas) y mantiene la proporción 4:3.

Apple iPad mini
Apple iPad mini
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si estos alicientes no le compensan a uno tanto como para justificar el desembolso extra, verá con mejores ojos los modelos basados en Android. Y de todos ellos destaca el Nexus 7, especialmente en la fluidez y estabilidad gráfica, comparables a las de los tablets de Apple.

Es además el modelo de referencia de Google en esto de los tablets pequeños, con las ventajas que ello implica a la hora de recibir las próximas versiones de su sistema operativo. Se puede comprar por 200 euros, la mitad que el Nexus 10. Y a diferencia de éste, Google sí que tiene "stock" en su tienda on-line y está disponible también en bastantes comercios físicos.

Nexus 7
Nexus 7
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Hay vida más allá de iOS y Android en este tipo de tablets? La hay, aunque rompiendo un poco los esquemas habituales de la experiencia de uso. Es el caso del Amazon Kindle Fire HD, que emplea una versión de Android altamente modificada, sin el habitual surtido de herramientas propias de Google (incluyendo sus mapas) ni acceso a Google Play.

No es el más aconsejable para quien valore mucho las aplicaciones o quiera un escritorio principal con accesos directos y "widgets" personalizados. Pero si uno va a usar el tablet sobre todo para consumir contenidos (servidos por la propia Amazon), puede ser una buena alternativa. Además, también puede comprarse por 200 euros, es quizás el tablet pequeño con pantalla y altavoces de más calidad y existe una versión más sencilla (el Kindle Fire "a secas") cuyo precio se queda en 160 euros.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El Amazon Kindle Fire HD (imagen superior) y el BlackBerry Playbook.

Cabe citar otro tablet que también emplea una interfaz bastante distinta a la habitual: el BlackBerry PlayBook. Con él no podremos presumir de un regalo muy moderno, pues se trata de un modelo que data de mediados de 2011, llegó al mercado con un software bastante inmaduro y tampoco es comparable a iOS ni a Android en materia de aplicaciones.

Pero también es uno de esos productos que han envejecido bien, por así decirlo, pues buena parte de sus carencias (como la inicial ausencia de un gestor de correo elecrónico) se han ido solucionando mediante actualizaciones de firmware. Sigue estando lejos de los modelos de última generación, pero puede ser interesante por factores como el almacenamiento integrado: por un precio algo inferior a la mayoría de tablets de este tipo (180 euros) proporciona el doble de espacio (32 GB).

Dos pájaros de un tiro
En cierto sentido podría decirse que un tablet es una pantalla. Casi siempre con una cámara frontal, muchas veces con un segundo captor trasero, normalmente con varios conectores y algunos botones... pero básicamente, una pantalla. La gracia es que luego uno puede añadirle accesorios para convertirlo en un equipo más completo, y aquí es donde pueden ganar atractivo los formatos convertibles o híbridos.

Asus Transformer Pad 300
Asus Transformer Pad 300

Casi cualquier tablet, con la ayuda de un pedestal y un teclado externo, se puede convertir en un improvisado ordenador a la vieja usanza. Pero también los hay que, con esta idea en mente, se presentan en paquetes de venta que incluyen un teclado pensado para acoplarse al tablet. Pasa especialmente con los modelos con Windows 8 y Android, siendo estos últimos los que se venden por precios más reducidos.

Asus es una de las firmas que más explota esta idea. Su Transformer Pad 300, por ejemplo, es uno de esos tablets Android de 10 pulgadas algo más económicos que los de gama más alta, pues cuesta 350 euros. Pero si se compra junto a su teclado sale por 450 euros y es como adquirir dos productos en uno: un tablet y un netbook. Una opción interesante si uno valora mucho la posibilidad mecanografiar regularmente.

Archos 101 XS
Archos 101 XS
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Archos 101 XS
Archos 101 XS
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El Archos 101 XS sigue una filosofía parecida, con un curioso sistema de imanes que también permite usar el teclado como cubierta frontal. En este caso, eso sí, el teclado no lleva batería ni conectores adicionales y posee teclas poco profundas y sin inclinación, con lo que no brinda ningún extra de autonomía y mecanografiar con él resulta bastante más incómodo. Pero no deja de ser un combinado entre tablet y teclado, y sale más barato que el modelo de Asus: cuesta 350 euros.

No todos estos equipos convertibles se basan en un teclado adicional. La propia Asus, sin ir más lejos, también ofrece smartphones que pueden convertirse en el cerebro de un tablet al insertarse en una carcasa con pantalla de 10,1 pulgadas.

Asus Padfone 2
Asus Padfone 2

Hacerse con un Padfone 2 y su correspondiente estación, eso sí, requiere un desembolso de como mínimo 800 euros. Pero si a uno le interesa la idea también puede hacerse con la generación anterior, que sigue en los escaparates por 600 euros, aunque es más pesada y tiene especificaciones algo inferiores.

También merece la pena citar modelos que no es que sean convertibles, pero integran per se funciones que, normalmente, también requieren comprar aparte accesorios. Por ejemplo: un lápiz táctil pensado para aplicaciones de dibujo. El Samsung Galaxy Note 10.1 es la referencia en este sentido.

Samsung Galaxy Note 10.1
Samsung Galaxy Note 10.1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No es simplemente un Galaxy Tab 2 10.1 que se venda junto con un lápiz de este tipo, sino que también incluye de serie programas pensados para sacarle partido a dicha herramienta, incluyendo software de corte educativo. Y el lápiz se puede transportar cómodamente en un hueco habilitado en la carcasa. Su versión más económica sale por 500 euros.

¿Y qué hay de esos accesorios pensados para controlar los juegos de los tablets con botones al estilo de los de una videoconsola de toda la vida? También existen accesorios pensados para esto, pero el Archos GamePad integra este tipo de controles en su propia carcasa. Y aunque parezca un modelo pensado sólo para juegos, acepta todas las aplicaciones de Google Play como cualquier otro tablet Android.

Archos GamePad
Archos GamePad

La buena noticia es que llega además con una versión de Android más actual de la inicialmente anunciada (la 4.1, concretamente). Claro que en este caso se trata de un modelo con pantalla y precio inferiores a los hasta ahora citados: 7 pulgadas y 150 euros. Está por tanto más en la línea de los tablets que describiremos a continuación.

Presupuesto obliga
No quiero 3G integrado, tampoco me hace falta cámara trasera, lo de la resolución de la pantalla no es que me importe demasiado... Aplicar este tipo de filtros sirve para evitar desembolsos innecesarios. Pero todavía se puede ahorrar más, e incluso existen modelos que se mueven entre los 100 y los 150 euros (o con precios parecidos al segmento de las 7 pulgadas pero equipados con pantalla de 9 o 10 pulgadas), todos basados en Android.

Es un nicho en el que predominan fabricantes algo desconocidos para el gran público, como Arnova (la "marca barata" de Archos), bq, Energy System, Tagus, Unusual o Wolder, por citar algunas. Si tenemos un presupuesto especialmente ajustado y se nos ha metido entre ceja y ceja regalar un tablet porque sí, no queda otra que confiar en este tipo de firmas.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En este sentido, y más allá de fijarse en cuestiones como la velocidad del procesador o la RAM, hay tres pautas especialmente importantes para evitarse disgustos con este tipo de tablets dentro de lo que cabe. A saber: que lleve una pantalla táctil capacitiva, que emplee una versión de Android lo más actual posible y que pueda acceder a Google Play.

Las buenas noticias son que ya apenas se distribuyen tablets con pantalla resistiva, que Android 4.0 está bastante generalizado en esta clase de modelos y que eso de sustituir Google Play por otra tienda de descargas sólo sigue haciéndose de forma significativa en el segmento de los tablets para niños. Las malas, que en estas latitudes del mercado se produce una inevitable bajada de calidad en general. Pero menos da una piedra.

Artículos relacionados (5)
Prueba de producto
12 / NOV 2012
Prueba de producto
10 / SEP 2012
Prueba de producto
01 / MAR 2012
Prueba de producto
29 / FEB 2012
Más artículos relacionados
2
Comentarios
Cargando comentarios