Actualidad
POSIBLEMENTE EL GADGET DE 2010

¿Cuándo leeremos las revistas en un tablet?

 
4
ENE 2010

"Tenía que pasar." Quizá éste sea el comentario que muchos hagan dentro de algo más de un año si, tal y como se dice, este 2010 aterriza en las tiendas una nueva generación de tablets, ordenadores táctiles sin teclado físico y destinados principalmente a consultar información. Sobre todo aquella que provenga de los nuevos medios informativos digitales.

El fenómeno viene precedido por una oleada de rumores, avivados principalmente por las informaciones que desde hace un tiempo publica The New York Times. De hecho, el pasado 23 de diciembre el diario anunciaba que 2010 será el año del tablet. Aunque dejando claro que los prototipos que estamos viendo desde hace unos meses son sólo eso: prototipos que probablemente tengan poco que ver que los modelos definitivos que lleguen a las tiendas.

El analista Yair Reiner, de la consultora Oppenheimer, preveía que el tablet de Apple se lanzará con un precio de 1.000 dólares y una pantalla multitáctil. Similar a la del iPhone, pero con un tamaño de 10,1 pulgadas. Son tantas las quinielas que se han hecho sobre el aspecto del dispositivo, que en The Busssines Insider incluso publican una recopilación de 21 posibles diseños.

Una de las muchas imágenes que se han filtrado hasta hoy del ya famoso tablet de Apple.

También se dice que Dell presentará en la feria CES 2010 un tablet con una pantalla de 5 pulgadas, y que Asus podría también lanzar su propio modelo. Ambos probablemente tendrán precios mucho más competitivos que el dispositivo de Apple.

También Microsoft parece que tiene sus propios planes. De hecho, no hay que olvidar que Windows 7 está también pensado para interfaces táctiles. Por su parte, Nvidia ha confirmado que a lo largo de 2010 va a poner a la venta su procesador ION 2 para dispositivos móviles, pensado para la reproducción de imágenes de alta definición. Todo un guiño a los fabricantes de esa clase de productos.

The New York Times afirmaba en diciembre que 2010 será el año del tablet

Más allá de las características técnicas exactas con las que cuenten estos dispositivos, hay algo que es seguro: hay que subsanar un problema de autonomía con las baterías. Crear un gadget con un hardware y una pantalla de alta calidad que permita acceder a la red y a toda clase de material audiovisual requiere de una batería potente y duradera.

Lo más parecido a esto que existe ahora mismo son el iPhone y los terminales con pantalla táctil y sistema Android. Si activamos la conexión 3G, estos dispositivos requieren de una carga de sus baterías a diario. Una buena medida para un ordenador, pero nefasta para una unidad móvil de acceso a contenidos (un libro digital puede usarse incluso semanas sin cargar su batería).

Hay que tener en cuenta que la nueva generación de tablets surge en gran medida como consecuencia de las limitaciones de las pantallas de los libros electrónicos, sobre todo a la hora de representar fotografías con una definición correcta y en color.

No son ordenadores
No debemos ver los nuevos dispositivos que aparezcan sólo como ordenadores ultraportátiles sin teclado. Están pensados fundamentalmente para acceder a la información, no para trabajar. Será posible escribir correos o intervenir con mensajes cortos en las redes sociales, pero poco más de lo que hoy ya hacemos con un móvil de altas prestaciones. La clave estará en que con ellos será posible acceder a los contenidos digitales, seguramente de pago, que pongan en marcha muchos medios de comunicación.

Tal y como en su día explicábamos, el Kindle DX ha hecho historia en el periodismo. En España ya es posible acceder a los diarios El País, El Mundo, As, Diario Crítico, y Cinco Días pagando una cuota de entre 14 y 20 euros mensuales. Aunque también podemos comprar el periódico del día. En ese caso, el ejemplar de El País cuesta 0,99 céntimos de euro, algo menos que la edición en papel.

Ni el Kindle ni ningún dispositivo de tinta electrónica son una alternativa factible para las revistas, en las que la fotografía es clave

De momento, no existe ninguna revista en castellano que permita esa clase de suscripción, entre otras cosas porque los editores de esas publicaciones miran con recelo a los libros electrónicos.

Aunque la pantalla del Kindle DX iguala en densidad de puntos a la del papel de prensa diaria y no emite reflejos, sólo es capaz de mostrar 16 niveles de gris y es imposible visualizar con ella vídeos o animaciones. Así las cosas, ni el Kindle ni ningún dispositivo de tinta electrónica representan una alternativa factible a día de hoy para las revistas ilustradas, en las que la fotografía es clave. Además, la lenta respuesta de la tinta electrónica hace que sea difícil navegar por Internet con un libro digital.

Precisamente por ello hay gran interés en lanzar los tablets. La clave está en la pantalla. Es de esperar que las de dichos dispositivos, a pesar de emitir luz, cuenten con tecnología OLED de bajo consumo y proporcionen una calidad superior a los 72 o 96 puntos por pulgada (ppp) que hoy ofrecen la inmensa mayoría de monitores de ordenador.

Lo lógico es que cuenten con pantallas de calidad similar a las de algunos móviles, como el BlackBerry Bold (217 ppp), el BlackBerry Storm (184 ppp) o el iPhone (163 ppp). Eso abriría las puertas de par en par a las revistas ilustradas para que puedan vender sus contenidos a través de dichos tablets. Posiblemente, se impondrían modelos de subvención a dicha tecnología a través de la suscripción a paquetes de contenidos, similares a los de la televisión de pago con los decodificadores.

Así leeremos Sports Illustrated muy pronto según su editora, Time Inc.

La editora Time Inc, que anunció hace poco la adaptación de sus revistas a los tablets, podría poner en marcha una plataforma para acceder a publicaciones. Estaría a caballo entre lo que hoy es Hulu y iTunes. A través de ella pagaríamos por comprar revistas, acceder a diarios electrónicos y blogs profesionales, y alquilar música y vídeos.

Aunque todo lo dicho hasta aquí se encuentra en fase de planificación, las apuestas son fuertes. La editora Bonnie ya está desarrollando el lenguaje visual que tendrían que tener las nuevas publicaciones digitales, tal y como explican en su blog con un vídeo. Por todo ello, parece que los quioscos dejarán de formar parte del mobiliario urbano antes o después. Pero, seguramente, para eso aún falta mucho.

Artículos relacionados (3)
Actualidad
28 / ENE 2010
Prueba de producto
08 / MAY 2009
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar