Actualidad

Las subidas unilaterales de tarifas encienden el mercado telefónico español

 

Asociaciones de consumidores denuncian el súbito encarecimiento de los contratos, que pueden ser cancelados sin penalización

20
ABR 2016

Una vez más las operadoras de telefonía móvil se han puesto en el punto de mira de las asociaciones de consumidores por un súbito y casi coordinado aumento de tarifas. Bajo el pretexto de introducir nuevos servicios y funciones en sus contratos, Movistar, Vodafone y Orange han incrementado sus precios de forma significativa y unilateral, dejando a los usuarios sin otro recurso que aceptar las nuevas facturas o cambiar de compañía.

Los usuarios pueden solicitar la extinción de sus contratos sin cargo alguno, pero no tienen la posibilidad de mantener sus antiguas tarifas

En el caso de Orange, el paquete Canguro ha subido 3 euros al mes desde marzo. En su caso, la operadora naranja esgrime una mejora en las condiciones del consumo de datos. Vodafone, por su parte, ofrece más descargas, roaming y canales de televisión a cambio de subidas mensuales que se cifran entre 2 y 3 euros.

El ejemplo de Movistar es un poco distinto, puesto que la operadora del antiguo monopolio estatal comenzará a cobrar el consumo de datos por encima de la cantidad firmada en lugar de reducir la velocidad de conexión como hasta ahora, a un coste de 1,5 céntimos por MB y hasta alcanzar 1 GB (15 euros).

Si bien los servicios ofrecidos por estas compañías se ven ampliados, ninguna de ellas permite a sus clientes mantener las condiciones de los planes que tenían contratados. Esta modificación implica por tanto una subida unilateral de las tarifas. Un tema tan polémico como recurrente y que ya ha motivado las primeras acciones legales.

Primeras denuncias

La asociación de consumidores FACUA ya ha denunciado a Movistar y Vodafone ante diversos organismos, incluyendo la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición y la Delegación General de Consumo de la Comunidad de Madrid.

La imposición de bienes o servicios no solicitados se considera una cláusula abusiva

Según FACUA, la actuación de las operadoras es abusiva e ilegal, pues los clientes no han sido notificados de los cambios con la antelación debida. Asimismo, la asociación recuerda que la imposición de bienes o servicios no solicitados se considera una cláusula abusiva.

FACUA recuerda que ante las subidas unilaterales queda el recurso de la extinción gratuita del contrato. Los usuarios que no estén dispuestos a aceptar las nuevas condiciones pueden solicitar la cancelación de sus contratos sin cargo alguno, a menos que todavía estén pagando un teléfono móvil adquirido a la operadora, en cuyo caso deberán abonar el importe restante.

El problema radica en que los usuarios satisfechos con sus antiguos contratos no pueden exigir su continuación, forzándoles a cambiar de operador en un mercado donde este tipo de prácticas son tan habituales como extendidas.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar