• "Instantes privados": Japón en la intimidad
  • "Marea Negra": la belleza del desastre
Agenda fotográfica

Roma se rinde a Steve McCurry

 
14
MAR 2012
Ivan Sánchez   |  Roma

Usando simplemente como título el nombre y el apellido del veterano fotógrafo de Magnum Photos, el Museo de Arte Contemporáneo de Roma resume en más de 200 fotografías la inmensa obra de Steve McCurry. Con la intermediación de Epson España, el propio autor ha guiado a QUESABESDE.COM a través de una exposición a la que describe como "un recorrido por las diferencias y similitudes del ser humano". Si bien puede resultar excesivamente futurista, la particular puesta en escena realizada por el comisario Fabio Novembre es también muy funcional.

Resulta casi inevitable asociar el nombre de Steve McCurry al archifamoso retrato de una niña afgana de 12 años y mirada furtiva que, tomado en 1984, se convertiría en junio del año siguiente en uno de los grandes iconos de nuestros tiempos gracias a National Geographic. Quienes crean que el propio autor y el resto de su obra han quedado a la sombra de esa instantánea, eso sí, no tienen más que visitar la ingente muestra que Epson ha llevado al Museo de Arte Contemporáneo de Roma (MACRO).

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Basta dejar atrás las colosales ruinas del Imperio Romano, las innumerables fuentes renacentistas, la colina que presenció el fratricidio de Rómulo y el río Tíber para llegar al corazón del Testaccio, un renacido barrio de la periferia del enorme centro de la capital italiana. Allí, donde antes había un matadero, se encuentra el MACRO Testaccio, una de las sedes del citado museo que hasta el próximo 29 de abril albergará una exposición que responde al sencillo título de "Steve McCurry".

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

Las obras allí expuestas, algunas de ellas inéditas hasta ahora, recuerdan que McCurry es el creador de muchas otras imágenes también icónicas y con la misma fuerza, luz y capacidad de resumir el alma humana. Con un diseño exageradamente futurista pero de una funcionalidad excelente, el largo recorrido nos sumerge en diferentes conjuntos fotográficos montados a modo de cabañas de imágenes, todas capaces de despertar emociones comunes sin importar los lugares en que fueron captadas.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
McCurry, ante un mosaico de su foto más conocida.

El comisario Fabio Novembre alcanza así uno de los objetivos de la muestra: poner de manifiesto las similitudes de los sentimientos y las emociones del ser humano en todo el mundo. La variada temática de las fotografías cubre desde los desastres de la guerra en Kuwait o los atentados del 11-S hasta el retrato. Es esta última una de las facetas que más y mejor ha cultivado McCurry, combinando en muchas ocasiones el fondo con algún detalle del personaje.

Foto: Steve McCurry
Foto: Steve McCurry

Las casi 250 instantáneas de la muestra dan para un sinfín de situaciones diversas, capaces de recoger la ternura en el gesto y la sonrisa de un recién nacido, la amistad entre un elefante y su cuidador en la jungla india, la diversión de improvisados partidos de fútbol en los lugares más insólitos o la alegría y el gozo en fiestas locales. Pero también el dolor en el rostro magullado de un niño o las lágrimas casi humanas de una estatua de piedra.

Foto: Steve McCurry

El ojo fotográfico de McCurry es igualmente capaz de captar tanto la fe de centenares de devotos en masa como la de un solitario musulmán en un desierto de piedra, así como la meditación zen frente a las puertas del campo de concentración de Birkenau. Entre tantas imágenes trascendentales también se cuelan otras más fugaces, como aquella que muestra la atenta mirada de un muchacho en clase ante la explicación de su profesor.

Foto: Steve McCurry
Foto: Steve McCurry

La colección sirve además para mostrar por primera vez fotografías tomadas por McCurry entre 2009 y 2011 con los últimos rollos de película Kodachrome. También puede verse su reciente trabajo con motivo del 150 aniversario de la unificación italiana, algunas imágenes inéditas de Cuba y una serie dedicada al budismo durante sus últimos viajes a Tailandia y Birmania (la actual República de Myanmar). Todas ellas muestran la magia de una luz y un color con el sello personal e inconfundible del fotógrafo de Filadelfia.

Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)
Foto: Ivan Sánchez (Quesabesde)

A medida que avanzamos por la exposición, las enormes impresiones de hasta más de dos metros de largo realizadas por Epson logran transmitir el ambiente propio de la escena original. Se suceden así los lugares más alejados del planeta poniendo en evidencia las enormes diferencias de paisajes, credos, razas, culturas, fauna, arquitectura o festejos.

Foto: Steve McCurry
Foto: Steve McCurry

De esta manera se alcanza el segundo objetivo de esta exposición: mostrar la gran diversidad del mundo en que vivimos. En este contexto, el propio McCurry afirma que "a todos nos interesan los demás, viajamos para ver cómo otras personas viven en otras partes del mundo; viajar es uno de los mayores gozos de la vida para ver toda esta diversidad."

Foto: Steve McCurry
Foto: Steve McCurry

Pero las más de tres décadas que Steve McCurry lleva recorriendo y fotografiando el mundo dan para mucho más que mostrar semejanza y diversidad. El fotógrafo de Magnum ha puesto su empeño en resaltar lo más importante del ser humano: su alma. Para él, saber esperar es esencial para que "la gente olvide la cámara y aflore el alma".

Foto: Steve McCurry

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar