• Parrot Rolling Spider: el drone de juguete
  • Polaroid Cube: análisis
Prueba de producto
Sony Xperia Z3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sony Xperia Z3: análisis

13
30
SEP 2014

Como los faraones y el dodo, el Xperia Z2 es cosa del pasado. A pesar de que este terminal estrella de Sony debutó en febrero durante el Mobile World Congress y llegó al mercado poco después, el fabricante japonés ya ha lanzado su sucesor siguiendo una estrategia de producto que contempla una módica revisión de sus modelos más destacados para evitar su estancamiento. Así, el nuevo Xperia Z3 sigue utilizando una pantalla de 5,2 pulgadas y un procesador Snapdragon 800, pero pese a las apariencias, su redondeado diseño oculta muchas más mejoras y mucho más interesantes de lo que podría esperarse de un restyling aparentemente tan apresurado.

La gama baja ha muerto para Sony, y no parece que los dispositivos intermedios tengan un futuro mucho más halagüeño. Tras fracasar en su intento por conquistar al gran público con móviles de corte más asequible que sus tradicionales modelos de gama alta, el fabricante japonés ha tirado la toalla y reenfocará su estrategia para convertirse en una firma centrada en la creación de smartphones de campanillas. Una descripción en la que encaja el nuevo Xperia Z3.

Sony Xperia Z3
Sony Xperia Z3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La cuarta iteración de la familia Xperia Z llega para recoger el testigo del reciente Z2 y mejorar un conjunto ya de por sí casi redondo sin hacer mucho más que limar algunas de las rebabas que pueden encontrarse en todo dispositivo electrónico de consumo. Sus credenciales vuelven a ser en esencia las mismas: una calidad de construcción superlativa, una gran pantalla de vivos colores y una cámara con sensor Exmor RS de 20,7 megapíxeles.

Con un precio de 700 euros, el Xperia Z3 tiene rivales tan duros como enrocados. Sony deberá realizar un esfuerzo considerable para convencer al público de que la suya es la propuesta a tener en cuenta. Empresa harto complicada con teléfonos tan populares como el Samsung Galaxy S5, el LG G3, el nuevo Motorola Moto X y por supuesto el iPhone 6 merodeando por el escaparate. Las cartas están sobre la mesa.

Más cómodo y sin aristas

El uso de materiales de primera calidad siempre ha caracterizado a los teléfonos de Sony. Incluso durante su matrimonio con la firma sueca Ericsson, sus terminales se distinguían por la presencia de terminaciones situadas por encima de la media y un cierto apego por el metal. Con el Xperia Z3, Sony revalida su intención de seguir ofreciendo móviles con una calidad de construcción superior a la de sus rivales.

Haciendo uso de una estructura metálica y dos grandes láminas de cristal reforzado, el Xperia Z3 hace gala de un diseño netamente Sony. No es, sin embargo, como cualquier otro Xperia visto hasta la fecha. A pesar de que la firma ha creado su último buque insignia siguiendo los preceptos de su lenguaje de diseño Omni-Balance en busca de la simetría y del equilibrio en el reparto de masas, el Xperia Z3 exhibe una carcasa mucho más suave y redondeada que sus predecesores.

sony xperia z3sony xperia z3sony xperia z3sony xperia z3sony xperia z3sony xperia z3
Formas simples y suaves

El Xperia Z3 abandona la concepción monolítica de sus predecesores para adoptar un diseño con bordes más redondeados y agradables al manejo

sony xperia z3
Sony Xperia Z3
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony xperia z3
Sony Xperia Z3
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony xperia z3
Sony Xperia Z3
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony xperia z3
Sony Xperia Z3
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony xperia z3
Sony Xperia Z3
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony xperia z3
Sony Xperia Z3
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Un rasgo negativo compartido a lo largo y ancho de la gama Xperia es el uso de unos chasis ligeramente incómodos de sujetar debido al uso de líneas rectas que redundaban en móviles casi monolíticos. El Xperia Z3 se desmarca con un chasis de aluminio de bordes redondeados, mucho más agradable en las manos y sin embargo sorprendentemente esbelto, con un grosor de 7,3 milímetros frente a los 8,5 milímetros del modelo al que reemplaza. También es un teléfono más ligero, con un peso de 152 gramos.

Como el resto de los Xperia más caros y sofisticados, el Z3 posee una construcción sumergible y protegida contra el polvo, contando con certificaciones IP65 e IP68. Más allá de las siglas, esto significa que el teléfono puede aguantar chorros de agua a baja presión como los de una ducha, así como inmersiones en agua dulce durante un periodo de 30 minutos y a una profundidad de 1,5 metros. Sony ha conseguido este nivel de protección sellando todo el interior del terminal y protegiendo sus puertos con tapas estancas.

sony xperia z3
Sony Xperia Z3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Como otros Xperia, el Z3 aglutina todos sus controles en el lateral derecho, dando el protagonismo a su enorme botón de encendido. Esta vez, sin embargo, el interruptor más utilizado del terminal parece ser ligeramente menos protuberante, aunque no por ello cuesta menos accionarlo. Los botones de cámara y los controles de volumen vuelven a estar casi alineados con la carcasa, mostrando un relieve mínimo.

La presencia de un botón para la cámara permite al Z3 marcar distancias respecto a muchos de sus rivales, aunque se hubiese agradecido un recorrido más largo en su pulsación.

El Z3 aglutina todos sus controles en el lateral derecho. Entre ellos cabe destacar el dedicado a la activación y disparo de la cámara

sony xperia z3
Sony Xperia Z3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El Z3 no se puede cargar de forma inalámbrica usando una base compatible con la tecnología Qi. Puesto que destapar el puerto USB para conectar el terminal puede ser algo engorroso (y a la larga podría dañar el sello de goma de la tapa, reduciendo la protección del teléfono contra el agua), Sony ofrece una base de carga específica para sus teléfonos que utiliza dos conectores de tipo Pogo.

Una pantalla para disfrutar del sol

Para ser una de las marcas de televisores más conocidos del mundo, Sony ha sido algo aleatoria en lo que respecta a las pantallas integradas en sus teléfonos móviles, mezclando paneles LCD de primera línea con otros indignos de la categoría de los terminales en los que estaban montados (valga el ejemplo del irregular Xperia Z1).

El Z3 hace uso de una pantalla Triluminos de 5,2 pulgadas y resolución Full HD, que si bien no es perfecta, posee características que la convierten en una opción muy a tener en cuenta. Por tamaño y resolución es idéntica a la montada en el Z2, pero su comportamiento es superior.

sony xperia z3
Sony Xperia Z3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El panel Triluminos de 5,2 pulgadas y resolución Full HD tiene un mejor comportamiento que el del Z2

Protegida por una capa de cristal templado, el panel escogido por Sony para presidir su terminal más caro y representativo posee una resolución de 1080 x 1920 píxeles, lo que la sitúa en la media del segmento en el que milita. A pesar de formar parte del consorcio JDI, uno de los grupos industriales japoneses más pujantes en el desarrollo y la construcción de pantallas para dispositivos móviles, Sony ha preferido dejar para otro momento el salto a los paneles QHD. Ha sido una buena decisión.

Como ya demostró el LG G3, el uso de una pantalla de altísima resolución implica un mayor consumo energético y una reducción significativa en las prestaciones del teléfono. Sony ha preferido maximizar la vida de la batería y sacar el máximo rendimiento a su procesador Snapdragon. Es a simple vista una decisión apropiada cuando se considera que sus 5,2 pulgadas no generan una pixelación especialmente visible. Prestando atención se pueden apreciar los puntos, pero éstos no llegan a ser en ningún momento evidentes y mucho menos molestos.

La mayor ventaja de la pantalla utilizada por Sony es su espectacular visibilidad bajo la luz solar. Generalmente las pantallas LCD ofrecen una visión muy deficiente en condiciones diurnas frente a los paneles AMOLED, mostrando imágenes oscuras y desagradables que restringen el uso de los dispositivos. El Z3, sin embargo, posee una de las mejores pantallas LCD vistas hasta la fecha cuando se trata de manejar el teléfono a plena luz del día.

La nueva pantalla de Sony convierte al Z3 en un excelente reproductor multimedia... siempre que se guarde el ángulo correcto

sony xperia z3
Sony Xperia Z3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además de exhibir un brillo y contraste elevados, Sony ha introducido un sistema de procesamiento de la imagen que permite resaltar los contenidos de la pantalla de forma dinámica para mejorar su visibilidad. Esto hace que el texto de las páginas web e incluso las imágenes del visor de la propia cámara de fotos no se conviertan en borrones bajo el sol del mediodía, haciendo posible un uso diurno incluso en las condiciones más complicadas.

No todo son halagos, sin embargo. A pesar de su magnífica visibilidad y acertada temperatura de color, que redunda en imágenes nítidas y de aspecto agradable en la mayoría de las situaciones, la pantalla del Z3 no ofrece unos ángulos de visión especialmente abiertos. Sin ser tan cerrados como en los primeros Xperia, es evidente que los colores se alteran de forma apreciable al mover el teléfono. No es algo grave, pero afea el conjunto.

sony xperia z3
Sony Xperia Z3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sony aboga en esta pantalla por la calidad del color y la reducción del consumo antes que por la densidad de píxeles

De igual forma, la pantalla muestra fugas de luz en su perímetro. No es algo que se note con el teléfono encarado directamente hacia los ojos del usuario, pero si se pierde la perpendicularidad del teléfono con respecto a la mirada, es posible observar un marco de luz blanca rodeando la pantalla. Esto es especialmente visible en la oscuridad, cuando el brillo de la pantalla se ha reducido pero se sigue apreciando un borde luminoso.

Pequeñas pegas aparte, la polivalente pantalla escogida por Sony no solo hace del Z3 un teléfono vistoso, sino que ésta se convierte en uno de sus principales ganchos. Pocos móviles ofrecen una visibilidad tan elevada en situaciones en las que otros dispositivos tan solo mostrarían una mancha negra.

Prestaciones a la altura

Armado con un procesador Snapdragon 801 a 2,5 GHz, 3 GB de RAM y 16 GB de almacenamiento ampliables mediante tarjetas microSD, el Z3 supone una minúscula progresión con respecto al todavía reciente y muy válido Z2. Esto es evidente sobre el papel, pero lo es también en la práctica, como bien demuestran las pruebas de rendimiento y el propio desempeño del teléfono en condiciones de uso diario.

La mejora de prestaciones del nuevo chipset MSM8974AC son tan pequeñas como el salto experimentado desde los 2,3 a los 2,5 GHz. El Z3 no aporta mucho a la parte alta del segmento en este aspecto. Tampoco es que necesite más. En las circunstancias actuales, la gama 80X de Qualcomm es capaz de ejecutar con la máxima fluidez la práctica totalidad de las aplicaciones de Google Play; el resto ya son ganas de seducir a power users o preparar los dispositivos de cara al futuro.

El rendimiento del Xperia Z3 apenas difiere del de sus rivales directos, equipados también con procesadores Snapdragon 801

sony xperia z3
Sony Xperia Z3
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)

Los benchmarks habituales exhiben una ligerísima mejora con respecto a los registros conseguidos por el Z2, con 19.745 y 39.209 puntos en Quadrant y AnTuTu, respectivamente. Tan solo 3DMark arroja un resultado dispar, con algo menos de 17.000 puntos cuando el Z2 tocaba los 18.000. Es algo anómalo -tests sucesivos volvieron a mostrar puntuaciones ligeramente inferiores- y que posiblemente tenga algo que ver con la versión del software utilizada o algún factor externo de escasa importancia.

El rendimiento de Android 4.4 vuelve a ser una vez más estelar. La interfaz del sistema operativo vuelve a manejarse con total fluidez a pesar de que Sony se mantiene fiel a su capa de personalización. Transparencias, animaciones y un buen puñado de aplicaciones propias vuelven a poblar los menús de una de las versiones de Android más retocadas y reconocibles del mercado, pero que al mismo tiempo empieza a adolecer un cierto estancamiento estético.

Sony Xperia Z3
Sony Xperia Z3
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)
Sony ha integrado la última versión de Android, pero con una interfaz algo añeja.

Una de las nuevas aplicaciones preinstaladas es el sorprende sistema de cuantificación Lifelog. Esta aplicación utiliza los sensores del teléfono móvil y el propio registro de uso del dispositivo para crear una suerte de bitácora personal gracias a la cual el usuario puede saber con precisión el número de calorías consumidas, ya sea realizando ejercicio o de forma pasiva, y comprobar el tiempo perdido en las redes sociales, navegando por Internet, escuchando música y tomando fotos, con cada hora reflejada puntualmente.

A pesar de que el Z3 es un teléfono grande, excesivamente incluso si lo que se quiere es un móvil para hacer deporte -de ahí el interés de Sony en las pulseras de monitorización SmartBand-, las opciones brindadas por Lifelog son simplemente espectaculares para los usuarios que deseen controlar su actividad diaria con precisión. De hecho, incluso llega a asustar la cantidad de información que recoge y el cuidado con el que anota cada uno de los "eventos diarios".

La cantidad de información recogida por la aplicación de cuantificación LifeLog y la forma en la que la expone es sorprendente

sony xperia z3
Sony Xperia Z3
Foto: Alberto Ballestín (Quesabesde)

Al finalizar la jornada es imposible no sorprenderse ante la extraña situación de que el teléfono recuerda con mayor precisión que el propio usuario lo que ha sucedido a lo largo del día. Curiosamente, esta característica no tiene un impacto especialmente negativo en el consumo de la batería, que es simplemente estelar.

Adicionalmente el Z3 incorpora la poco extendida función de poder grabar un vídeo de la pantalla, en lugar de tomar una simple captura estática usando los controles de Android o la práctica aplicación oficial de Sony. Esta característica es accesible desde el botón de encendido.

Una batería que es la envidia de sus rivales

Más allá de un diseño de inspiración profundamente fiel a las raíces japonesas de Sony, los modelos más destacados de la familia Xperia se han diferenciado del resto por su generosa batería. En el caso del Z2, su autonomía es tal que es imposible encontrar un rival capaz de hacerle sombra. Por una vez, las amplias, generosas estimaciones oficiales de un fabricante se cumplen de forma fidedigna.

La nueva versión del teléfono más grande y potente de Sony integra un acumulador de iones de litio con una capacidad de 3.100 mAh. Esto es significativamente más que los 2.800 del Galaxy S5 e incluso los 3.000 mAh del LG G3. La generosidad de la batería (integrada, y por tanto no sustituible por el usuario) no es el único factor determinante.

sony xperia z3
Sony Xperia Z3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El Z3 es el buque insignia de nueva generación de mayor autonomía (puede alcanzar los dos días con un uso normal) que hemos podido probar

Una serie de optimizaciones realizadas por Sony en el software del propio terminal y la forma en la que se controla la actividad de la pantalla permite exprimir la batería del Z3 hasta el límite. Por ejemplo, la pantalla es capaz de modificar la activación de los píxeles de forma dinámica para incrementar su contraste. También hay un bloque de memoria especial que guarda el contenido en pantalla de cada momento para que durante los periodos de inactividad visual el procesador pueda funcionar de forma más eficiente.

Sony afirma que la autonomía del Z3 es de dos días completos. Las pruebas realizadas en Quesabesde corroboran esta afirmación. Con las redes sociales más habituales trabajando de fondo, navegando una hora al día y haciendo un uso relativamente frecuente de WhatsApp, el Z3 analizado pudo aguantar dos días completos antes de perder definitivamente la carga, aunque para ello se activara el modo de bajo consumo hacia la mitad del segundo día.

De forma clara y sencilla, el Xperia Z3 es el buque insignia de nueva generación de mayor autonomía que hemos podido probar.

Imagen sin grandes cambios

Tanto por resolución (20 megapíxeles) como por tamaño de sensor (1/2,33 de pulgada, igual que muchas cámaras compactas) o por la grabación de vídeo 4K, el Z2 se convirtió en su día en uno de los smartphones mejor dotados en el terreno de la imagen. Con esos antecedentes, no cabía esperar grandes novedades en este Z3, que apuesta claramente por el continuismo en el apartado fotográfico.

Como el Z2, el nuevo Xperia incorpora un captor de 20 megapíxeles con el mismo tamaño que la mayoría de cámaras compactas. Sony ha apostado por la continuidad -con ligeros cambios- en una fórmula que ya le ha dado muy buenos resultados

sony xperia z3
Sony Xperia Z3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así, el sensor y la mayoría de especificaciones son idénticas, y solo la óptica se renueva. Ligeramente, eso sí, porque se mantiene la luminosidad de f2, aunque ahora se ofrece una cobertura angular ligeramente mayor (25 milímetros) que en el caso del Z2, además de prometerse un mejor rendimiento general.

Otra novedad: el Z3 es el primer terminal -así lo asegura la firma- que se atreve con una sensibilidad de 12.800 ISO. Algo que, más allá de la primicia, la verdad es que sirve para bien poco. Basta echar un vistazo a las muestras para entender que pasar de 400 ISO es ya una temeridad. Dicho de otro modo, el Z3, igual que el Z2 (y el 99% de los móviles), no se lleva bien con las escenas con poca luz.

Muestras: 8 y 20 MP
Fotografías realizadas con un Sony Xperia Z3 trabajando a 8 y 20 megapíxeles de resolución

Por lo demás el funcionamiento es igual que en el Z2, con menús sencillos e intuitivos, un comportamiento general realmente ágil y un sistema de enfoque que, pese a no contar con el mecanismo híbrido del Samsung Galaxy 5 y el iPhone 6, se defiende sin problemas. La mala noticia es que en la escasa lista de novedades del Z3 sigue sin figurar el estabilizador óptico.

En el menú de aplicaciones fotográficas también nos encontramos con nuevas incorporaciones, como un modo multicámara, más efectos AR (realidad aumentada) que realmente dan mucho juego para pasar el rato, y cómo no, con un guiño a los selfies de la mano de una modalidad que permite combinar el disparo de la cámara principal y la frontal.

sony xperia z3
Sony Xperia Z3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pese a alardear de una sensibilidad máxima de 12.800 ISO, en la práctica pasar de 400 ISO con el Z3 ya es una auténtica temeridad

Pero volviendo a la parte más seria, tal y como ya ocurría con el Z2, por mucho que se presuma de 20 megapíxeles en realidad si no estamos atentos trabajaremos la mayoría del tiempo con 8 millones de puntos. Más que suficientes, cierto, pero insistimos en preguntarnos para qué queremos los 20 millones entonces. Una opción solo disponible en el denominado modo manual, que ofrece opciones avanzadas pero no control sobre los ajustes de la exposición.

Los resultados siguen la línea de lo ya visto en la generación anterior, con imágenes muy atractivas -sobre todo en pantalla, claro- pero un poco más procesadas de la cuenta si acercamos la lupa. Algo que afecta al nivel de detalle fino pero que tampoco supondrá un problema para la mayoría de usuarios, que estarán contentos con los resultados obtenidos.

Deja de ser bueno y se convierte en excepcional

Con un diseño más cómodo que el de cualquier Xperia Z anterior, una pantalla de una eficacia sensacional, una batería espectacular y una cámara por encima de la media, el nuevo Xperia Z3 es el mejor smartphone lanzado por Sony hasta la fecha. Esto es algo que también se dijo del Z2, pero las carencias de su anterior abanderado eran todavía demasiado evidentes para convertirlo en una apuesta segura. Éste ya no es el caso.

sony xperia z3
Sony Xperia Z3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Con el Xperia Z3 Sony no ha creado otro teléfono aceptable, sino que por fin puede decir que tiene un buque insignia digno y correctamente equilibrado

Una vez más, la diferenciación que tanto ansían los fabricantes puede convertirse en el punto flaco de un teléfono al que, por lo demás, se le pueden sacar muy pocas pegas. La interfaz con la que Sony personaliza sus dispositivos basados en Android acusa el paso de los años en estos tiempos en los que priman los entornos visuales planos y minimalistas. Pese a ello, su funcionamiento es de una suavidad excepcional, y la aplicación LifeLog puede decantar la balanza para algunos usuarios.

Asumiendo que las dimensiones no sean un problema (y si lo son, este inconveniente también afecta al resto de la gama alta), el Z3 no es solo el mejor teléfono de Sony, sino por fin un producto cómodo y práctico, además de equilibrado en mucho más que sus cotas.

Sony tiene un largo camino por delante si quiere sacar a su división telefónica del agujero en el que se encuentra, pero si sus nuevos productos gozan del mismo equilibrio que el nuevo Z3 (y siguen una política de precios algo más próxima al gran público), la supervivencia es posible. Ahora solo tiene que convencer a los consumidores de que su Z3 no tiene nada que envidiar a los modelos de la competencia a pesar de la falta de enfoques láser y lectores de huellas.

Productos relacionados (2)
13
Comentarios
Cargando comentarios