• Leica M: prueba de campo
  • Panasonic Lumix LF1: primeras impresiones
Prueba de producto
RESISTENCIA CON ESTILO

Sony Xperia Z: análisis

 
23
ABR 2013

La resistencia suele estar reñida con el atractivo visual en esto de los smartphones, pero el Xperia Z es una excepción. Su particular diseño sumergible a la vez que elegante es la carta de presentación de un terminal con el que Sony se estrena en materias como la pantalla Full HD o el procesador de cuatro núcleos. ¿Está realmente a la altura de otros modelos de gama alta?

Anunciado el pasado mes de enero en Las Vegas y disponible en España desde finales de febrero, el Xperia Z fue el más tempranero de los smartphones llamados a disputarse el trono de la gama alta en 2013. Algo que le ha servido para estar disponible en los escaparates y en los catálogos de las operadoras casi dos meses antes que otros "gallitos" como el Samsung Galaxy S IV o el HTC One.

Sony Xperia Z
Sony Xperia Z
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Esta ligera precocidad no implica para nada quedarse atrás en materia de especificaciones. Y Sony, una vez más, ha sabido jugar muy bien la baza de un diseño muy distintivo sazonado en esta ocasión con otra cualidad: la resistencia al agua.

En seco o mojado

Si el Xperia Z fuese un coche de Fórmula 1, los técnicos de su escudería no tendrían que preocuparse por la elección del tipo de neumático. Y es que el equipo no sólo puede mojarse, sino que también resiste inmersiones de hasta un metro de profundidad y durante un máximo de media hora, amén de ser resistente al polvo certificación IP57 mediante.

Sony Xperia Z
Sony Xperia Z
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Son características hasta hace poco reservadas a teléfonos menos pudientes (véanse el reciente Samsung Galaxy Xcover 2 o los móviles sencillos de firmas como Sonim) y cuyas peculiaridades quedaban muy patentes en su diseño. Pero de un tiempo a esta parte terminales como el Panasonic Eluga han comenzado a llevar la tolerancia al agua a la gama alta, sin que ello implique renunciar a un diseño delgado y elegante.

Sony Xperia Z
Sony Xperia Z
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Xperia Z
Sony Xperia Z
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Es aquí donde recoge el testigo el Xperia Z. Sus formas casi completamente cuadriculadas (sólo en las cuatro esquinas aparecen las curvas) podrán no ser del gusto de todos, pero visualmente no deja a nadie indiferente (sobre todo las versiones de color blanco y púrpura, siendo el negro de la unidad que hemos probado su acabado más sobrio). El dispositivo se queda con un reducido grosor de apenas 7,9 milímetros y su construcción es de una factura casi impecable.

Sony Xperia Z
Sony Xperia Z
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Xperia Z
Sony Xperia Z
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sony recurre para ello a un concepto que estrenó Apple en el iPhone y por el que han acabado optando otros teléfonos como el Nexus 4: cubrir tanto el frontal como la parte trasera con sendas láminas ultrarresistentes de cristal templado. Para que el agua no se adentre en los conectores, la firma nipona los protege todos con tapas y logra así un perímetro muy limpio y de gran armonía visual, apenas interrumpido por una vistosa tecla de encendido fabricada con aluminio y un fino y escueto control de volumen.

Sony Xperia Z
Sony Xperia Z
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Xperia Z
Sony Xperia Z
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Cuáles son las contrapartidas? Como es habitual en este tipo de diseños, la suciedad y las marcas de los dedos se adhieren a la carcasa con pasmosa facilidad. Y también puede generar cierta incomodidad que para realizar acciones tan sencillas como conectarle el cargador o los auriculares haya que andar abriendo las tapas.

Sony Xperia Z
Sony Xperia Z
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Xperia Z
Sony Xperia Z
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Son pequeñas taras que pueden justificarse por la elegancia y la resistencia del equipo. Pero hay otros inconvenientes que quizás Sony podría haber evitado. El reducido grosor y el contenido peso de 146 gramos logran que el terminal pueda sostenerse con una sola mano de forma relativamente cómoda pese a calzar una pantalla de 5 pulgadas. Pero no deja de ser una experiencia algo más incomoda que con modelos de pantalla algo más pequeña.

Sony Xperia Z
Sony Xperia Z
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Xperia Z
Sony Xperia Z
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El Xperia Z es más delgado que el Xperia T, pero le supera claramente tanto en anchura como en altura.

Basta compararlo con un predecesor como el Xperia T (que se queda con 4,6 pulgadas) para darse cuenta de la diferencia. Además, Sony vuelve a colocar el control del volumen por debajo del botón de encendido, con lo que para accionarlo hay que forzar demasiado el gesto con el pulgar. Y si bien es cierto que el objetivo de la cámara ya no sobresale por la parte trasera, también lo es que por el camino se ha perdido una prestación tan práctica como el botón disparador.

Resolución de sobra

¿Es realmente necesario que la pantalla de un smartphone tenga la misma resolución que un televisor de alta definición? Probablemente no, pero casi todos los fabricantes están insistiendo en los paneles de 1080 x 1920 píxeles. En el caso de este Xperia Z, cuya pantalla mide 5 pulgadas de diagonal, la densidad de píxeles se dispara nada menos que a 441 por pulgada.

Quienes usen el smartphone para leer mucho texto agradecerán ese extra de nitidez. Además, la pantalla del Xperia Z hace un tratamiento del color bastante correcto y logra un excelente nivel de brillo. Lástima que, como suele ser habitual en los smartphones de Sony, flaquee mucho en los ángulos de visión. Igual hubiese compensado más solucionar este problema y quedarse en torno a los 300 píxeles por pulgada, por ejemplo.

Sony Xperia Z
Sony Xperia Z
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Xperia Z
Sony Xperia Z
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Resolución aparte, la pantalla del Xperia Z muestra básicamente lo mismo que ya vimos al analizar el Xperia T. Se repiten por tanto el sistema operativo Android 4.1 con prestaciones intrínsecas de éste como Google Now (Sony ya ha prometido una pronta actualización a la versión 4.2, aunque aún sin fecha firme) y la ya clásica interfaz propia de Sony, destacando sus conocidas Small Apps para ejecutar algunos programas en pequeñas ventanas flotantes.

Sony Xperia Z
Sony Xperia Z
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Xperia Z
Sony Xperia Z
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Cabe mencionar que Sony se ha deshecho por fin de esa franja informativa sobre el estado del tráfico de datos que no había forma de quitar de la pestaña de notificaciones. Pero la principal novedad en materia de software está en las opciones para ahorrar consumo. Además del típico modo que realiza cambios automáticos en la configuración del terminal al llegar a un determinado nivel de carga (como rebajar el brillo de la pantalla), el Xperia Z también lleva un modo llamado Stamina.

Sony Xperia Z
Sony Xperia Z
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Xperia Z
Sony Xperia Z
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Cuando la pantalla se apaga, éste hace que se cancelen automáticamente las conexiones Wi-Fi y de datos y se suspendan esas aplicaciones que siguen funcionando de fondo sin que nos demos cuenta (las funciones telefónicas o las alarmas, por supuesto, seguirán estando activas). La gracia está en que uno puede añadir excepciones a la regla desde una lista que muestra todas las aplicaciones instaladas (no vayamos a perdernos una conversación trascendental de WhatsApp, por ejemplo).

Sony Xperia Z
Sony Xperia Z
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Este modo se puede configurar para que no funcione hasta alcanzar un porcentaje concreto de carga, pero la idea de Stamina es estar siempre activado para maximizar el ahorro de consumo. Y lo cierto es que sí, se nota. Quizás no tanto como para cuadriplicar la autonomía normal, que es lo que sostiene Sony, pero sí que puede servir para no tener que recurrir al cargador en tres días con un perfil de uso intermedio. Algo que no está nada mal para ser un terminal de gama alta.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)

Con la pantalla encendida, eso sí, el Xperia Z consume como el que más. Por tanto, los usuarios realmente intensivos puede que no noten tanto las ventajas de Stamina. Sin olvidarse de que más de uno hubiese preferido tener la posibilidad de extraer la batería de 2.330 mAh del terminal para insertar una de repuesto en situaciones de emergencia. Pero, claro, entonces hubiese sido complicado mantener ese diseño resistente y al mismo tiempo atractivo.

La herencia Sony

No son los mejores resultados fotográficos que pueden obtenerse con un móvil, pero sí están entre los más decentes si excluimos rarezas como los Nokia N8 y 808 PureView. La cámara de 13 megapíxeles del Xperia Z es uno de los puntos en los que Sony deja su habitual buen hacer.

Sony Xperia Z
Sony Xperia Z
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Xperia Z
Sony Xperia Z
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Lástima que le cueste controlar las luces altas y el procesamiento a veces ensucie un poco el nivel de detalle de las fotos. Son los mismos defectos que ya vimos en la cámara del Xperia T, del que este Xperia Z sólo se distingue por pequeños detalles como su mayor angular, de 28 milímetros en este caso (bueno, y porque ya no hay botón disparador, como dijimos al principio).

Muestras: 13 MP
Las capturas se han realizado con un Sony Xperia Z
las capturas se han realizado con un sony xperia z
las capturas se han realizado con un sony xperia z
las capturas se han realizado con un sony xperia z
las capturas se han realizado con un sony xperia z
las capturas se han realizado con un sony xperia z
las capturas se han realizado con un sony xperia z

El otro cambio reseñable está en la grabación de vídeo, donde Sony da por primera vez entrada a un modo HDR (High Dynamic Range). Por desgracia, la mejora del rango dinámico que proporciona este efecto es la mayoría de las veces imperceptible, y a menudo trae consigo distorsiones en el movimiento. Quizás hubiese sido mejor prescindir de esta prestación y mejorar la estabilización de imagen, aunque no hay quejas respecto a la nitidez de los clips, que pueden grabarse a 1920 x 1080 píxeles y con 30 imágenes por segundo.

Secuencias de 1920 x 1080 píxeles y 30 imágenes por segundo grabadas con un Sony Xperia Z. Haz clic en la imagen para descargar los archivos

El único borrón importante de las prestaciones multimedia lo pone el altavoz integrado, situado en la parte inferior del lateral derecho y de calidad bastante pobre, para nada acorde a lo que uno podría exigir en la gama alta. Al menos, la firma nipona suministra el equipo con unos auriculares de tipo in-ear que sí que dan la talla (y que también sirven para escuchar la radio FM, dicho sea de paso).

A falta de soporte de serie para archivos de subtítulos, el reproductor de vídeo predeterminado sí que admite al menos clips en formatos como DivX y MKV. Como era de esperar teniendo en cuenta que lleva en sus entrañas un chip Qualcomm Snapdragon MDM9215M / APQ8064 (con procesador de cuatro núcleos Krait a 1,5 GHz y una unidad gráfica Adreno 320), no es el Xperia Z un terminal al que se le atraganten los vídeos Full HD y los videojuegos muy potentes gráficamente hablando, sino todo lo contrario.

Sony Xperia Z
Sony Xperia Z
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En este sentido, eso sí, cabe destacar que ser el primer smartphone de Sony con cuatro núcleos no trae consigo una mejora sustancial en la fluidez de la experiencia de usuario. Quienes hayan usado un Xperia S o un Xperia T, por ejemplo, no llegarán a notar grandes diferencias. Y de hecho hay algunos puntos del rendimiento del Xperia Z que no son como para presumir.

La misma cámara, por ejemplo, tarda sus buenos 2 segundos en entrar en funcionamiento desde el momento en el que pulsamos el icono correspondiente. A no ser que ya la hubiésemos abierto anteriormente y se haya quedado pausada de fondo, claro. Sí que es más notorio el paso de 1 a 2 GB de RAM, punto éste que proporciona al equipo una buena capacidad para mantener varias aplicaciones activas en multitarea sin que por ello se ralentice la fluidez gráfica.

Sony Xperia Z
Sony Xperia Z
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cuanto al almacenamiento, los 16 GB que publicita Sony se quedan en la práctica en 11,73 GB, tanto para guardar archivos como para instalar aplicaciones. La buena noticia es que, a diferencia de otros modelos de gama alta, el Xperia Z incluye una ranura para tarjetas microSD, por si uno se queda justito de espacio por llevar el terminal cargador de vídeos en HD, por ejemplo.

Marcando el territorio

Cumplir con el apartado de las especificaciones en la gama alta de los smartphones es un poco aquello de sota, caballo y rey: que si pantalla Full HD y de tamaño generoso, que si un grosor lo más contenido posible, que si cuatro núcleos... Hasta ahora los buques insignia de Sony no habían cumplido todos los requisitos de esta especie de ley no escrita, pero con el Xperia Z la firma nipona sí que pone toda la carne en el asador.

Sobre esta base, su gran baza para distinguirse está en su diseño atractivo a la vez que sumergible. Una forma de demostrar que se puede cumplir este requisito sin ser uno de esos teléfonos gruesos, de estética casi militar y con equipamiento de gama media. Ahora que en la práctica los smartphones más punteros vienen a ofrecer prácticamente el mismo rendimiento, es un buen factor distintivo que puede terminar de convencer a más de un usuario.

Sony Xperia Z
Sony Xperia Z
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Xperia Z
Sony Xperia Z
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En este sentido, eso sí, cabe hacer dos advertencias. Por un lado, tras poner el equipo en remojo es posible que su altavoz integrado vea muy menguado su volumen máximo, aunque sólo temporalmente: el propio manual de usuario del Xperia Z advierte que hay que esperar unas 3 horas a que se seque para que todo vuelva a la normalidad. Por el otro, si uno hace el numerito de meterlo en un recipiente de agua y deja la pantallla encendida, seguramente el terminal comience a abrir aplicaciones como un poseso, pues las pantallas capacitivas son sensibles al agua.

En cuanto a las alternativas para hacerse con este Xperia Z, la buena noticia es que su presencia en los catálogos de las operadoras españolas no se limita al cuarteto compuesto por Movistar, Vodafone, Orange y Yoigo, sino que también lo ofertan ya varias operadoras móviles virtuales (OMV). Su precio en el mercado libre es de 670 euros.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Fuentes y más información
Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar