• GoPro HERO3 Silver Edition, iON Air Pro WiFi, Sony Action Cam y JVC ...
  • Huawei Ascend P2: toma de contacto
Prueba de producto
CAMBIO DE ESTILO

Sony Xperia T: análisis

 
22
FEB 2013

Tras lanzar varios smartphones de diseño algo rompedor, Sony vuelve a unas líneas más clásicas con el Xperia T. Es quizás el punto en el que este modelo más se diferencia del Xperia S, con el que comparte la apuesta por una pantalla grande y una buena cámara, subiendo un poco tanto el tamaño de la primera (4,55 pulgadas) como la resolución de la segunda (13 megapíxeles). El Xperia T se perfila como el clásico modelo de transición que quizás pase a la posteridad sin pena ni gloria, pero al menos ya ha recibido una actualización a Android 4.1 que aún espera su predecesor.

La estrategia de los fabricantes de smartphones provoca que, a veces, haya modelos que se queden como entre dos aguas. Es el caso del Sony Xperia T. Con el Xperia Z iniciando ahora su aterrizaje y marcando un buen paso evolutivo dentro del catálogo de la firma japonesa, este nuevo dispositivo viene a ser una reedición algo mejorada del Xperia S. ¿La mayor diferencia entre ambos? Un diseño menos llamativo y un precio que se sitúa -sin subvenciones de las operadoras- en 550 euros, 120 euros más que su antecesor.

Sony Xperia T
Sony Xperia T
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Merece la pena el sobreprecio? Es una de las preguntas a las que intentaremos responder tras probar detenidamente el Xperia T y compararlo con lo que ya dijimos en su día del Xperia S. Si bien no son excesivos, la mayoría de los cambios introducidos son a mejor.

Cambio de estilo

Atrás quedó la barra translúcida que empleó Sony en sus primeros smartphones tras desprenderse del apellido Ericsson. Era el gran signo distintivo del Xperia S. Pero el diseño de dicho terminal también presentaba algunos inconvenientes que se han corregido en este Xperia T, empezando por la sensación de grosor excesivo.

Sony Xperia T
Sony Xperia T
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Xperia T
Sony Xperia T
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Quizás no se deba tanto a que la profundidad de la carcasa pase de 10,5 a 9,4 milímetros (que también ayuda), sino sobre todo a que la parte trasera ya no es convexa (curvada hacia fuera) sino cóncava (curvada hacia dentro). Como comentamos cuando se presentó este Xperia T, es un estilo similar al que ya vimos en modelos como el Sony Ericsson Xperia Arc S, aunque con una curvatura algo más sutil.

Sony propone así una receta quizás menos llamativa, pero que también tiene su encanto y resulta más compacta. De hecho, pese a llevar una pantalla un poco más grande que su antecesor, el Xperia T parece menos voluminoso. No es algo que se note en la mano o en el bolsillo (su peso de 139 gramos, sin ir más lejos, apenas ha disminuido en comparación), pero sí visualmente.

Sony Xperia T
Sony Xperia T
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La firma nipona da entrada además a una ranura para tarjetas microSD, y de paso renuncia a la tapa trasera, que en el Xperia S tenía algunos problemas para acoplarse a la primera (y ni siquiera permitía acceder a la batería sin la ayuda de un destornillador). Tanto la tarjeta de memoria como la micro-SIM se introducen ahora por el lateral derecho, donde una tapa de plástico protege ambas ranuras.

Se le pueden poner, eso sí, algunas pegas al diseño de este Xperia T. La parte trasera tiene un tacto suave y al mismo tiempo un poco adherente, pero es de ésas que se impregnan de suciedad y marcas de dedos con suma facilidad. Y no terminamos de verle sentido a la ubicación del control del volumen: en lugar de estar en la parte alta del lateral, Sony lo ha colocado en la parte baja, por lo que ahora es bastante más incómodo de accionar con el pulgar.

Sony Xperia T
Sony Xperia T
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Xperia T
Sony Xperia T
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Al menos al equipo no le falta un botón disparador para la cámara, que por supuesto también sirve para acceder directamente a esta última con una pulsación prolongada, incluso estando la pantalla apagada. Por otra parte, Sony ha prescindido de la salida micro-HDMI que venía siendo habitual en sus últimos modelos, pues su función la desempeña ahora el puerto micro-USB, estándar MHL mediante.

Cabe señalar también que el Xperia T no tiene botones frontales. Ni físicos ni los típicos táctiles y retroiluminados: los iconos de acción de Android están dentro de la pantalla, en la parte inferior, y se ocultan en algunos casos, como al iniciar la reproducción de vídeo. A veces, por tanto, habrá que hacer una pulsación de más para hacerlos reaparecer. A algunos usuarios les resultará algo incómodo, aunque con el paso de los días uno acaba acostumbrándose.

Sony Xperia T
Sony Xperia T
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cuanto a los acabados, además del de la unidad totalmente negra empleada en este análisis también hay versiones que tiñen los laterales y la parte trasera de blanco y plateado. El frontal siempre es negro.

Un poco más

Como decíamos, pese a presentar un porte similar al del Xperia S, el Xperia T tiene una pantalla un poco más grande (pasa de 4,3 a 4,55 pulgadas) y mantiene la resolución de 720 x 1.280 píxeles. Los ángulos de visión flojean un poco, y no es precisamente la pantalla que mejor mitiga los típicos inconvenientes de la luz solar, pero la calidad de visionado es en conjunto bastante buena.

Aunque la densidad haya bajado levemente hasta los 323 píxeles por pulgada, sigue siendo una marca bastante interesante en términos de nitidez. Con todo, a quienes sean especialmente exigentes en esta materia les resultará más interesante el panel Full HD del mencionado Xperia Z. Claro que la diagonal de éste sube hasta las 5 pulgadas, y si a uno le parece excesivo dicho tamaño el Xperia T puede ser una opción algo más manejable.

Sony Xperia T
Sony Xperia T
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Xperia T
Sony Xperia T
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sony también aplica la fórmula del "un poco más" en la cámara, donde se pasa de 12 a 13 megapíxeles. Tampoco es que el aumento de resolución aporte gran cosa, porque como siempre el fuerte procesamiento afecta mucho en lo que respecta al nivel de detalle de las imágenes. Pero salvando siempre las distancias respecto a rarezas como el Nokia 808 PureView, el Xperia T es uno de los smartphones más recomendables para quienes valoren mucho los resultados fotográficos.

Al no caer en el exceso de saturación y contraste habitual en muchos otros terminales, logra unos resultados bastante aparentes, con una gestión del color muy correcta. Como en todo móvil, eso sí, sigue habiendo limitaciones de rango dinámico, especialmente a la hora de controlar las luces altas.

Muestras: 13 MP
Las capturas se han realizado con un Sony Xperia T:
las capturas se han realizado con un sony xperia t:
las capturas se han realizado con un sony xperia t:
las capturas se han realizado con un sony xperia t:
las capturas se han realizado con un sony xperia t:
las capturas se han realizado con un sony xperia t:
las capturas se han realizado con un sony xperia t:

La misma lectura puede hacerse de los vídeos, que pueden grabarse a 1920 x 1080 píxeles y 30 fotogramas por segundo, con un flujo de datos máximo de unos 20 Mbps (nada mal para ser un móvil) y una destacable calidad en la grabación del sonido. Teniendo en cuenta las últimas mejoras que hemos visto en modelos como el Nokia Lumia 920, eso sí, se echa de menos una estabilización de imagen realmente efectiva.

No faltan a la ocasión funciones ya clásicas en las cámaras de los móviles de Sony, como los "barridos panorámicos". Además del botón disparador, por cierto, la interfaz gráfica de la cámara tiene disponibles en todo momento tanto un pulsador para tomar una foto como otro para iniciar en cualquier momento la grabación de vídeo. La cámara frontal, por su parte, puede capturar fotos de hasta 1280 x 960 píxeles y grabar vídeos a 720p y 30 fotogramas por segundo.

Vídeo
Secuencias de 1920 x 1080 puntos y 30 imágenes por segundo grabadas con un Sony Xperia T. Haz clic en la imagen para descargar los archivos:

La memoria interna, en cambio, se ha recortado a 16 GB frente a los 32 GB del Xperia S. Pero es una bajada que queda compensada por la introducción de una ranura para tarjetas microSD. Quizás lo más criticable sea que dicho espacio se sigue dividiendo en un apartado sólo para aplicaciones (unos 1,7 GB libres de serie) y otro para el almacenaje puro y duro de archivos (unos 10,8 GB).

Otros terminales lo funden en un todo continuo, como sin ir más lejos el Samsung Galaxy S III. Al igual que este último, por otra parte, el Xperia T viene acompañado de una promoción para conseguir 50 GB de espacio de gratuito en un servicio de almacenamiento en la nube, sólo que en este caso no es Dropbox, sino Box (siempre y cuando uno instale su correspondiente aplicación en el terminal y acceda con su cuenta de usuario antes de que acabe 2013).

Jelly Bean según Sony

El Xperia T apenas supone un avance respecto a su predecesor en lo que al hardware se refiere. Por ejemplo, se repiten la memoria RAM de 1 GB y el procesador de doble núcleo a 1,5 GHz firmado por Qualcomm, con tan sólo una leve mejora en la unidad gráfica (modelo Adreno 225). Pero tiene un buen punto a favor en el software: ya dispone de Android 4.1.

Sony Xperia T
Sony Xperia T
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Es una ventaja relativa porque Sony tiene previsto actualizar el Xperia S de aquí a un par de meses, pero quien quiera ir sobre seguro lo verá como un punto a favor. Especialmente si tiene especial prisa por disfrutar de prestaciones sólo disponibles en Jelly Bean, como Google Now, que recientemente ha estrenado incluso su propio "widget".

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
El "widget" de Google Now mostrando información meteorológica y el tiempo estimado para ir desde casa al trabajo (izquierda) y el faldón inferior desde el que añadir elementos a los escritorios principales.

La firma japonesa, como siempre, hace sus propios retoques al sistema operativo de Google. Un aviso para aquellos a los que no les guste que los fabricantes toqueteen mucho la interfaz gráfica nativa: Sony ha modificado bastante algunas cosas. La lista de "widgets", por ejemplo, ya no está integrada junto a la de aplicaciones instaladas. Y para agregar alguna de éstas a los escritorios principales no basta con hacer una pulsación prolongada y soltarla, sino que antes hay que arrastrarla hacia la parte superior de la pantalla.

Sony Xperia T
Sony Xperia T
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Xperia T
Sony Xperia T
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sony también ha adaptado bastante las galerías para mostrar contenido multimedia (el reproductor de vídeo que viene de serie carga sin problemas clips HD en formatos como DivX y MKV, aunque no acepta pistas de subtítulos, dicho sea de paso). Como viene pasando en sus últimos terminales, por cierto, en la pestaña de notificaciones aparece una franja informativa sobre el estado del tráfico de datos que no puede retirarse manualmente. Para algunos puede ser una molestia tener dicho elemento ahí apalancado, aunque es cuestión de acostumbrarse.

Sony Xperia T
Sony Xperia T
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Gustos y preferencias aparte, al menos hay un par de detalles que son innegablemente funcionales. Por un lado, el teclado virtual integra de serie el sistema Swype para formar palabras mediante deslizamientos; por el otro, en la parte inferior de la vista multitarea hace acto de aparición una barra de iconos con las llamadas Small Apps.

Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
Foto: Lucas Laó (Quesabesde)
El menú multitarea con los accesos a las Small Apps asomando por la parte inferior (imagen superior izquierda), un par de ejemplos de éstas y parte de la lista de las que se pueden descargar adicionalmente desde Google Play.

Se trata del mismo concepto que el de las Mini Apps de Samsung y que ya habíamos visto en otros productos de Sony, como el Xperia Tablet S: herramientas sencillas que ocupan una pequeña parte de la pantalla, pueden reubicarse sobre la marcha y siguen ejecutándose mientras nos movemos por escritorios y menús o usamos otras aplicaciones.

Sony Xperia T
Sony Xperia T
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además de las cuatro que vienen de serie (una calculadora, un temporizador, un bloc de notas y una grabadora de voz), en el faldón inferior de estas Small Apps hay un acceso para buscar más en Google Play. El usuario puede así encontrar una cuarentena de herramientas adicionales, como conversores de divisas, visores para la cámara, lectores de RSS e incluso una dedicada a Facebook.

Sony Xperia T
Sony Xperia T
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tampoco es que supongan una revolución para la experiencia de usuario, pero en determinadas situaciones sí que otorgan un plus de comodidad. Lo mismo podríamos decir de la presencia de la conexiones NFC y Wi-Fi Direct o de la certificación PlayStation. Además del puñado de videojuegos clásicos a los que esta última abre las puertas, por otra parte, el Xperia T tiene acceso a algunas "demos" gratuitas de Electronic Arts como "Need for Speed Shift" o "Dead Space".

Sony Xperia T
Sony Xperia T
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Volviendo a Android 4.1, y si bien no hemos notado una mejora especialmente significativa en términos de fluidez en comparación con el desempeño con Android 4.0, cabe destacar que la RAM que el sistema deja libre para el resto de aplicaciones pasó de 643 a 802 MB después de la actualización. Pero también es importante señalar un fenómeno importante que afecta a la autonomía.

Sony Xperia T
Sony Xperia T
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En nuestras pruebas, y antes de actualizar el firmware, la batería del 1.850 mAh del Xperia T cubría sin grandes dificultades las primeras 24 horas de duración con un perfil de uso intermedio. Al pasar a Android 4.1 y mantener las mismas condiciones de uso, en cambio, le costaba llegar a las 20 horas. Y es que en Jelly Bean el posicionamiento y la aplicación de Google Maps tienden a permanecer activas de fondo sin que uno se percate, para que así puedan funcionar correctamente servicios como Google Now.

La importancia de las circunstancias

Si nos aislamos del contexto, no cabe duda de que el Xperia T es un gran terminal. Por supuesto, hay detalles que se podrían haber pulido más (el altavoz integrado, por ejemplo, deja un poco que desear tanto por potencia como por calidad de sonido), pero supera con buena nota apartados como la pantalla, la cámara o la versión de Android. El problema es que la propia configuración actual del catálogo de Sony le complica la vida.

Para los usuarios que busquen lo más avanzado posible, el Xperia T no es rival para el Xperia Z, con su pantalla Full HD de 5 pulgadas, sus cuatro núcleos o sus 2 GB de RAM. Y a quienes se conformen con algo no tan sofisticado para ahorrase de paso unos euros, les sale más a cuento el Xperia S (sobre todo si prefieren un diseño más peculiar).

Sony Xperia T
Sony Xperia T
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Para los que se encuentren en esta última situación, eso sí, el Xperia T presenta pequeños puntos a favor como la ranura para tarjetas microSD. Y si se da la circunstancia de que el usuario pueda hacerse con él o con su predecesor bajo condiciones económicas similares, las pequeñas mejoras introducidas por Sony no dejan de ser mejoras.

Además de los 550 euros que marca su precio libre oficial, cabe señalar que este Xperia puede encontrarse en España en los catálogos de Vodafone y Yoigo, mientras que The Phone House también permite vincularlo a un contrato con Orange.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Fuentes y más información
Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar