COMPARTIR
  • El sensor Live MOS de la Olympus E-330, a prueba
  • Kodak EasyShare V610: toma de contacto y muestras
LAS 3 PULGADAS SE CONSOLIDAN

Sony Cyber-shot DSC-T30: toma de contacto y muestras  

12
ABR 2006

La familia Cyber-shot DSC-T sigue creciendo. Y lo hace de la mano de la recién llegada T30, que se suma al catálogo de ultracompactas de Sony con aires de continuidad en lo estético y en las prestaciones. Aunque el diseño sigue siendo la punta de lanza, la nueva cámara llega armada con renovados argumentos en los dos frentes de batalla más disputados actualmente: el tamaño de la pantalla -de 3 pulgadas- y la alta sensibilidad.

Más resolución, más pantalla y más sensibilidad. La Cyber-shot DSC-T30 se presenta con aires superlativos para convertirse en la compacta de la saga T con prestaciones más avanzadas hasta el momento. Unas funciones que no dejan de lado y -en ocasiones- quedan supeditadas al pilar central que ha convertido a esta saga en una de las más conocidas de los escaparates: el diseño.

Sony Cyber-shot DSC-T30
Sony Cyber-shot DSC-T30
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Los 7 megapíxeles, la pantalla de 3 pulgadas e incluso la sensibilidad de 1000 ISO tienen que esperar su turno. La estética es lo que vende; el diseño manda. En este sentido, la continuidad es la nota dominante de la T30, que copia los rasgos definitorios de la Cyber-shot DSC-T9, de la que -pese al salto en la nomenclatura- ésta podría perfectamente declararse temprana heredera.

Sony Cyber-shot DSC-T30
Sony Cyber-shot DSC-T30
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Una denominación de dos dígitos que, por cierto, sólo habíamos visto antes en la T33, una versión muy parecida a la T3 pero destinada al mercado asiático.

Diseño sin ruptura
Cuerpo metálico de aluminio, dimensiones muy controladas y peso muy liviano. La tapa frontal que puede también hacer de interruptor principal conserva su ya característica posición, aunque con alguna pequeña modificación respecto a modelos anteriores. Así, es más ancha y menos alargada, sin ocupar el total de la longitud del cuerpo de la cámara como ocurría en la T9.

Sony Cyber-shot DSC-T30
Sony Cyber-shot DSC-T30
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-T30
Sony Cyber-shot DSC-T30
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La comodidad y sencillez para la puesta en marcha de la cámara es incuestionable, aunque el mecanismo mencionado tal vez sea algo más contundente y rígido de la cuenta. Algo que, por otra parte, posiblemente suponga una mejora en cuanto a fiabilidad y durabilidad.

Sony Cyber-shot DSC-T30
Sony Cyber-shot DSC-T30
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Del mismo modo, cuando la cámara se apaga automáticamente no basta con presionar el disparador, sino que es necesario volver a tocar el interruptor o desplazar la tapa principal.

Pese al aumento de media pulgada en la diagonal de la pantalla, las dimensiones y el peso del cuerpo apenas se han resentido por ello. Así, aunque el grosor y el tamaño han crecido ligeramente, estos cambios pasan casi desapercibidos con la cámara entre las manos.

Muestras: 7 MP
Las capturas se han realizado con un modelo de preproducción de la Sony Cyber-shot DSC-T30
las capturas se han realizado con un modelo de preproducción de la sony cyber-shot dsc-t30
las capturas se han realizado con un modelo de preproducción de la sony cyber-shot dsc-t30
las capturas se han realizado con un modelo de preproducción de la sony cyber-shot dsc-t30
Curiosamente, las líneas algo más redondeadas del diseño hacen pensar a primera vista que la T30 es algo mayor que sus predecesoras.

Sony Cyber-shot DSC-T30
Sony Cyber-shot DSC-T30
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Respecto a la ergonomía, una primera toma de contacto con el modelo permite confirmar que con la T30 ocurre lo mismo que con la inmensa mayoría de compactas orientadas hacia la estética más vanguardista. Si la ligereza y el tamaño tienen sus indiscutibles ventajas, la manejabilidad sigue siendo un punto mejorable.

Sony Cyber-shot DSC-T30
Sony Cyber-shot DSC-T30
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Tal vez una minúscula empuñadura lateral -la idea parece esbozarse con el nuevo diseño de la tapa, pero no llega a rematarse- sería de gran ayuda.

3 pulgadas
La renovada pantalla es uno de los puntos de atención de esta T30. Aunque no se trata de la primera vez que Sony opta por estas dimensiones en un monitor (la Cyber-shot DSC-N1 fue la encargada de inaugurar este segmento con un LCD táctil), en este caso parece que se ha querido compatibilizar un monitor de tamaño generoso con un cuerpo de dimensiones y anchura más comedidas que en el caso de la N1.

Sony Cyber-shot DSC-T30
Sony Cyber-shot DSC-T30
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-T30
Sony Cyber-shot DSC-T30
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Además de esa diagonal de 3 pulgadas, el monitor cuenta con una resolución de 270.000 píxeles que se traduce en un excelente brillo y nitidez de las imágenes reproducidas. Tan buenos referentes decaen cuando la luminosidad es excesiva o escasa, si bien la calidad de reproducción de la pantalla se sigue manteniendo en unos buenos niveles.

Sony Cyber-shot DSC-T30
Sony Cyber-shot DSC-T30
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Los mayoría de los mandos mantienen su posición en el extremo derecho de la parte posterior de la cámara, desplazados por el tamaño del LCD. En esta zona se concentran la mayoría de botones, cuyo reducido tamaño dificulta en ocasiones las operaciones.

Sony Cyber-shot DSC-T30
Sony Cyber-shot DSC-T30
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

En torno a un dial principal se organizan muchas de las funciones, entre las que se encuentra la navegación por los menús de control de la imagen. Aunque para la mayoría de ellas desgraciadamente hay que pasar por el menú principal, el tamaño de la imagen dispone de un mando propio que permite acceder directamente a la selección de la resolución.

Sony Cyber-shot DSC-T30
Sony Cyber-shot DSC-T30
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

En la zona superior, por su parte, el interruptor principal sólo está acompañado por el disparador y el mando que permite conectar o desactivar el estabilizador de imagen SteadyShot. Una función holgadamente conocida y ya presente en otras tantas cámaras fotográficas de Sony, incluida la T9.

Zoom estándar
La óptica, al igual que el diseño, también ha apostado por la continuidad. De hecho, la T30 llega con la misma óptica Carl Zeiss de 3 aumentos que ya montaban los modelos anteriores de la gama T. Un objetivo que ofrece unas focales entre 38 y 114 milímetros, controlador por un mando que, como sus compañeros, resulta demasiado pequeño para poder manejarlo con comodidad con el dedo pulgar.

Sony Cyber-shot DSC-T30
Sony Cyber-shot DSC-T30
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

El autofoco dispone de dos posiciones: sencillo o monitor, según lo denomina Sony, aunque no parece apreciarse demasiada diferencia entre uno y otro modo. En cualquier caso, su eficacia no admite pegas cuando las condiciones de luminosidad son buenas, si bien el sistema requiere algo más de tiempo y alguna tentativa más cuando la escena se complica.

Muestras: focales
Las capturas se han realizado con un modelo de preproducción de la Sony Cyber-shot T30
las capturas se han realizado con un modelo de preproducción de la sony cyber-shot t30
angular
las capturas se han realizado con un modelo de preproducción de la sony cyber-shot t30
tele
las capturas se han realizado con un modelo de preproducción de la sony cyber-shot t30
zoom digital
Para cambiar entre los modos de captura de foto o vídeo y la visualización de las imágenes capturadas, la T30 cuenta con un mando de tres posiciones situado también a la altura de este dedo. De todos modos, pulsando en el dial también se puede acceder a la última imagen tomada, aunque sólo a esta última.

Sony Cyber-shot DSC-T30
Sony Cyber-shot DSC-T30
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Si se prefiere una reproducción más dinámica, la T30 dispone de una función -heredada también de la T9- que genera automáticamente una presentación de diapositivas con música y transiciones.

Más megapíxeles, el mismo espacio
Como decíamos al principio, la última compacta de Sony llega dotada de un nuevo sensor que eleva la resolución hasta 7 megapíxeles. No obstante, este movimiento en los megapíxeles no ha ido acompañado de ningún cambio en el tamaño del CCD SuperHAD, que mantiene las dimensiones de 1/2,5 pulgadas.

Sony Cyber-shot DSC-T30
Sony Cyber-shot DSC-T30
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Un movimiento arriesgado, teniendo en cuenta que, como es bien sabido, aumentar la densidad de los fotodiodos en el sensor y reducir el tamaño de la superficie sensible de cada uno de ellos suele conllevar el aumento del ruido en las imágenes capturadas.

Muestras: alta sensibilidad
Las capturas se han realizado con un modelo de preproducción de la Sony Cyber-shot T30
las capturas se han realizado con un modelo de preproducción de la sony cyber-shot t30
400 ISO
las capturas se han realizado con un modelo de preproducción de la sony cyber-shot t30
800 ISO
las capturas se han realizado con un modelo de preproducción de la sony cyber-shot t30
1000 ISO
No obstante, Sony parece dispuesto a plantar cara a este problema, puesto que la T30 tienen en su elevada sensibilidad uno de los argumentos fundamentales. Así, la cámara dispone de una escala que va desde los 80 hasta los 1000 ISO. Se le añade una escena, denominada "alta sensibilidad", en la que también se emplea el máximo valor ISO.

Sony Cyber-shot DSC-T30
Sony Cyber-shot DSC-T30
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Aunque habrá que analizar con detalle el comportamiento de la cámara en situaciones de baja luminosidad y compararlo con los resultados de los 6 megapíxeles de la T9, en un rápido repaso a las primeras muestras obtenidas con la cámara se puede observar cómo el procesador de imagen y del sistema de reducción de ruido Clear RAW NR hacen su trabajo. Suficiente, al menos, para mantenerse en los niveles de ruido electrónico habituales, pese al aumento de resolución ya mencionado.

Sony Cyber-shot DSC-T30
Sony Cyber-shot DSC-T30
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

El ruido, así pues, no aparece de forma evidente hasta superar la barrera de los 400 ISO. A partir de este punto, se hace presente de manera clara -a 800 y 1000 ISO se adivina en la propia pantalla-, más en forma de ruido cromático que de luminancia.

Muestras: estabilizador
Las capturas se han realizado con un modelo de preproducción de la Sony Cyber-shot DSC-T30
las capturas se han realizado con un modelo de preproducción de la sony cyber-shot dsc-t30
apagado
las capturas se han realizado con un modelo de preproducción de la sony cyber-shot dsc-t30
encendido
No hay que olvidarse de la presencia del estabilizador de imagen, que nos permite apurar unos puntos de luz bajando la velocidad, sin necesidad de elevar la sensibilidad. En este terreno, las muestras corroboran los resultados obtenidos con anteriores modelos. Imágenes tomadas a 1/3 de segundo en pleno crepúsculo constatan las ventajas que ofrece este mecanismo.
Doble apuesta
Sin romper con las bases que han consolidado hasta ahora la serie Cyber-shot T de Sony, la T30 viene a rematar los pasos ya iniciados con la T9. Y lo hace en una doble vertiente que, sin desatender la parte estética -la pantalla lo dice todo-, apuesta por prestaciones que parecían reservadas a segmentos de mercado más elevados.

Sony Cyber-shot DSC-T30
Sony Cyber-shot DSC-T30
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

En realidad, esos 1000 ISO y el estabilizador quedan traducidos en un mensaje bastante más sencillo y asequible: más posibilidades en fotos nocturnas. Un valor añadido que posiblemente servirá para consolidar la posición de esta saga en los escaparates, en los que -no nos engañemos- el diseño sigue vendiendo más que la técnica. El truco, no obstante, parece que está en ofrecer ambas cosas.

Actualización: aunque en las especificaciones originales proporcionadas por Sony se indicaba que las dimensiones de la cámara eran de 90 x 56 x 20,2 milímetros, según las últimos datos de la marca su tamaño real es de 95 x 56 x 23,3 milímetros. Se han realizado los cambios pertinentes en el octavo párrafo de este artículo para evitar que indujeran a confusión.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar