• Panasonic HX-A100: análisis
  • Canon EOS 70D: toma de contacto
Prueba de producto
RENOVACIóN EN LA CUMBRE DE LAS COMPACTAS

Sony RX1R y RX100 II: primeras impresiones

 
27
JUN 2013

Con el permiso de los modelos inscritos en las sagas Alpha y NEX, si hay dos cámaras que durante los últimos meses han situado a Sony en la primera división fotográfica han sido la Cyber-shot DSC-RX100 y la exclusiva RX1 de formato completo. Compactas de gama alta que ahora se renuevan -o versionan en el caso de la RX1- para revalidar el prestigio conseguido por sus predecesoras. Recién anunciadas, en QUESABESDE.COM ya hemos tenido la oportunidad de echar un primer vistazo a las nuevas RX100 II y RX1R.

Si algo funciona bien, mejor no tocarlo demasiado. Esta ley de aplicación universal parece que ha estado muy presente en Sony a la hora de renovar dos de sus cámaras estrella: las Cyber-shot DSC-RX100 y RX1. Convertidas durante el último año en las compactas más aclamadas del mercado, la apuesta por el continuismo tanto en diseño como en prestaciones en las nuevas RX100 II y RX1R parece más que lógica.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Las nuevas RX1R (arriba) y RX100 II, situadas delante de las RX1 y RX100.

Pero más allá de las apariencias y los evidentes parecidos, las dos llegan con interesantes cambios que -como siempre- es mejor repasar con ambas cámaras entre las manos.

R de resolución

En el caso de la RX1R, y más allá de su enrevesado nombre, poco se puede decir hasta tener un modelo final preparado para demostrar su potencial. Y es que, tal y como puede apreciarse en las imágenes, la cámara es aparentemente idéntica a la RX1 que la precede.

Sony Cyber-shot DSC-RX1R
Sony Cyber-shot DSC-RX1R
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

O mejor dicho, a la RX1 original, porque la recién llegada se distingue de aquélla sólo por prescindir de su filtro de paso bajo y por tanto no tiene ningún sentido hablar de una renovación. La RX1 y la RX1R convivirán en el escaparate, y lo harán además con el mismo precio. Aunque esos 3.100 euros -que es el precio oficial que ha dado Sony- no son ninguna ganga, la compañía japonesa ha optado por no elevar el precio en esta versión como sí ha ocurrido con algunos modelos réflex que han seguido la misma senda (Pentax K-5 IIs o Nikon D800E, por ejemplo) y que sí son algo más caros que la versión normal.

Sony Cyber-shot DSC-RX1R
Sony Cyber-shot DSC-RX1R
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-RX1R
Sony Cyber-shot DSC-RX1R
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Orientada hacia los fotógrafos de naturaleza y paisaje y en general para todo aquel que busque más detalle y no tenga que enfrentarse a escenas que inciten al muaré, entre las manos la RX1R nos gusta tanto como la RX1. Es decir, mucho.

Sony Cyber-shot DSC-RX1R
Sony Cyber-shot DSC-RX1R
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Más allá de la compatibilidad con el sistema de color Triluminos que Sony usa en algunos de sus televisores -una prestación a la que, sinceramente, dudamos que los fotógrafos presten demasiada atención-, el sensor sin filtro de paso bajo es aquí la única novedad.

Sony Cyber-shot DSC-RX1R
Sony Cyber-shot DSC-RX1R
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-RX1R
Sony Cyber-shot DSC-RX1R
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

A la espera de ver los resultados que ofrece y la diferencia respecto al modelo estándar, podríamos preguntarnos por qué la firma no ha aprovechado para introducir alguna mejora más en este modelo. Siempre hay margen para sumar novedades, pero no podemos olvidar que esto no es una RX2 y que la RX1 lleva menos de un año en el escaparate.

RX100 II

Mucho más extensa es la lista de novedades de la RX100 II (que se debe leer "Mark II", nos aclaran desde Sony), aunque externamente sólo la zapata y la pantalla articulada rompen con el diseño del anterior modelo.

Sony Cyber-shot DSC-RX100 II
Sony Cyber-shot DSC-RX100 II
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Fiel a las líneas de la RX100 y a ese anillo de control que tanto nos gusta, la anchura del cuerpo de la cámara crece muy ligeramente: algo más de 2 milímetros. Suficiente, eso sí, como para que las fundas de la RX100 no sirvan para esta nueva generación.

Sony Cyber-shot DSC-RX100 II
Sony Cyber-shot DSC-RX100 II
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-RX100 II
Sony Cyber-shot DSC-RX100 II
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Pero más allá de los cambios externos (bienvenida sea la zapata y la pantalla abatible, dos de las contadas prestaciones que cabía echar de menos en la RX100), también el sensor se ha puesto al día. Por el momento sólo podemos hablar basándonos en los datos teóricos, pero la apuesta por la tecnología de retroiluminación Exmor-R hace que Sony prometa una mejora en el control del ruido de un paso. Por experiencia somos escépticos con los milagros de los captores retroiluminados, pero que la RX100 II se anime a elevar su sensibilidad máxima a 12.800 ISO parece una buena señal.

Sony Cyber-shot DSC-RX100 II
Sony Cyber-shot DSC-RX100 II
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

No nos convence tanto que la sensibilidad mínima pase de 125 a 160 ISO. Si en la RX100 ya echábamos en falta un filtro de densidad neutra integrado que permitiera reducir la luminosidad para poder aprovechar ese f1.8 en escenas con mucha luz, ahora el problema aumenta en un tercio.

Sony Cyber-shot DSC-RX100 II
Sony Cyber-shot DSC-RX100 II
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-RX100 II
Sony Cyber-shot DSC-RX100 II
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Además del Wi-Fi, cada vez más habitual en el escaparate fotográfico, Sony estrena también la conexión NFC. Tal y como ya hemos visto en algunos modelos de Panasonic, la idea es facilitar la siempre engorrosa configuración de la conexión para enlazar la cámara con un tablet o un móvil. Algo que ahora será posible con un simple toque entre ambos dispositivos. Siempre que nuestro móvil tenga NFC, claro.

Sony Cyber-shot DSC-RX100 II
Sony Cyber-shot DSC-RX100 II
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Cierto que nos hubiera gustado algo más de zoom, o incluso una focal larga algo más luminosa, pero el tamaño de la cámara y el tamaño del CMOS de 20 megapíxeles (1 pulgada) mandan sobre el resto de prestaciones. No es perfecto, pero la combinación es bastante equilibrada, y ese 28 mm f1.8 en el bolsillo da mucho juego.

A falta de novedades en este terreno, un detalle que gustará a los amantes de las focales clásicas y que a una cámara como ésta le sienta muy bien: el zoom por pasos. Aunque se trata de una función que de serie viene deshabilitada, basta con navegar un poco por los menús de pantalla -tampoco hay cambios en este sentido- para activarla y poder usar el anillo frontal para mover el zoom a golpe de focales fijas: 28, 35, 50, 70 y 100 milímetros.

Pequeños detalles y otros cambios más significativos -como el nuevo sensor- refuerzan el órdago lanzado por Sony en el mercado de compactas avanzadas. Por ahora nadie se ha atrevido a responder en este mismo terreno.

Productos relacionados (1)
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar