• Samsung Galaxy K zoom: análisis fotográfico
  • Moto X, Moto G y Moto 360: toma de contacto
Prueba de producto
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Canon G1 X Mark II y Sony RX100 III: comparativa

28
3
SEP 2014
Texto: Iker Morán  |  Fotos: Álvaro Méndez

Por fuera no se parecen demasiado, y lo cierto es que las similitudes internas tampoco las harían pasar por gemelas. Una es una compacta de bolsillo con visor integrado; otra, una compacta de tamaño y aspecto contundente que carece de visor. Frente al sensor de una pulgada y 20 megapíxeles de una, la otra apuesta por un tamaño cercano al APS-C y unos 13 millones de puntos. Y tampoco sus respectivos zooms guardan demasiados parecidos entre sí.

Pese a estas diferencias, quienes ahora mismo tengan un presupuesto holgado para invertir en una compacta (entre 700 y 800 euros) seguramente habrán incluido estas dos cámaras entre sus candidatas prioritarias. Hablamos de la Canon PowerShot G1 X Mark II y de la Sony Cyber-shot DSC-RX100 III, que pese a sus enormes diferencias, aspiran a convertirse en el nuevo referente de quienes buscan calidad de imagen y prestaciones avanzadas en un tamaño relativamente compacto.

Sony Cyber-shot DSC-RX100 III
Sony Cyber-shot DSC-RX100 III
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Como no hace falta llenar muchos párrafos para llegar a una conclusión evidente (estamos ante dos excelentes cámaras), hemos pensado que, más que analizarlas por separado, resultará mucho más útil enfrentarlas para salir de dudas y descubrir cuál es la mejor compacta con óptica de focal variable del momento. Al menos hasta que Photokina nos cuele alguna que otra novedad en este escaparate, claro.

Una compacta, otra no tanto

Un adelanto para los más impacientes: en líneas generales la calidad de imagen de ambos modelos cumple con las expectativas de los más exigentes, y en la mayoría de los casos ofrecen resultados que -con las diferencias derivadas del distinto tamaño de sus sensores- son bastante similares.

Por tanto, a la hora de decantarnos por una u otra habrá que basarse no solo en la calidad de imagen, sino en muchas otras características. Empezando por el tamaño y el diseño, que de entrada puede inclinar la balanza hacia uno u otro lado. Así, quienes busquen algo de bolsillo que no dé pereza llevar siempre encima lo tienen fácil: RX100 III. No hace falta que sigan leyendo.

sony cyber-shot dsc-rx100 iiisony cyber-shot dsc-rx100 iiisony cyber-shot dsc-rx100 iiisony cyber-shot dsc-rx100 iiisony cyber-shot dsc-rx100 iiisony cyber-shot dsc-rx100 iii
Compacta

Fiel a la tradición de su saga, la RX100 III es una cámara que puede caber en un bolsillo. Como el flash y el objetivo, el visor integrado también permanece oculto hasta que no lo activamos

sony cyber-shot dsc-rx100 iii
Sony Cyber-shot DSC-RX100 III
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony cyber-shot dsc-rx100 iii
Sony Cyber-shot DSC-RX100 III
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony cyber-shot dsc-rx100 iii
Sony Cyber-shot DSC-RX100 III
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony cyber-shot dsc-rx100 iii
Sony Cyber-shot DSC-RX100 III
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony cyber-shot dsc-rx100 iii
Sony Cyber-shot DSC-RX100 III
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony cyber-shot dsc-rx100 iii
Sony Cyber-shot DSC-RX100 III
Álvaro Méndez (Quesabesde)

La Canon, por su parte, hace honor a la saga Powershot G con unas líneas más contundentes. En exceso, en nuestra opinión, pero que a cambio ofrecen una construcción, firmeza y resistencia claramente superiores. Estamos, eso sí, ante una compacta que pesa más que muchos modelos de óptica intercambiable y sin espejo.

Esas dimensiones también se traducen en una ergonomía muy superior en el caso de la G1 X Mark II, con una empuñadura muy cómoda y un barril de la óptica que facilita el manejo a dos manos. La RX100 III prescinde de todo ello, pero es capaz de colarse en nuestro bolsillo. Es, como siempre, cuestión de preferencias.

canon powershot g1 x mark iicanon powershot g1 x mark iicanon powershot g1 x mark iicanon powershot g1 x mark iicanon powershot g1 x mark iicanon powershot g1 x mark ii
Contundente

La G1 X es notablemente más grande y pesada (558 gramos) que la RX100 III (270 gramos). En ella destacan la gran cantidad de controles y la presencia de un luminoso zoom de 5 aumentos

canon powershot g1 x mark ii
Canon PowerShot G1 X Mark II
Álvaro Méndez (Quesabesde)
canon powershot g1 x mark ii
Canon PowerShot G1 X Mark II
Álvaro Méndez (Quesabesde)
canon powershot g1 x mark ii
Canon PowerShot G1 X Mark II
Álvaro Méndez (Quesabesde)
canon powershot g1 x mark ii
Canon PowerShot G1 X Mark II
Álvaro Méndez (Quesabesde)
canon powershot g1 x mark ii
Canon PowerShot G1 X Mark II
Álvaro Méndez (Quesabesde)
canon powershot g1 x mark ii
Canon PowerShot G1 X Mark II
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si en lo que respecta a sujeción y ergonomía tenemos una clara vencedora, la cosa no está tan clara al hablar de la distribución de los mandos y el manejo. En el caso de la G1 X, lo cierto es que la cantidad de mandos, accesos directos y opciones de configuración personal resulta apabullante.

Los dos anillos situados en el barril de la óptica son de gran utilidad, sobre todo el más cercano al cuerpo de la cámara, cuyo giro se realiza por clics. Usarlo para controlar el zoom por pasos es una maravilla. El segundo anillo de giro continuo puede también asumir diferentes funciones, pero lo cierto es que la velocidad de respuesta es algo lenta si lo usamos para ajustar la apertura del diafragma.

La profusión de controles diseminados por el cuerpo de la PowerShot es apabullante. Además de los dos anillos, disponemos de numerosos accesos directos y opciones de configuración personal

canon powershot g1 x mark ii
Canon PowerShot G1 X Mark II
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Como veremos, en muchos sentidos el modelo de Canon se comporta como una especie de mastodonte: seguro y fiable, pero no muy ágil. Por cierto, esta cámara pide a gritos menús de pantalla como en las EOS y no los que usa, más propios de la familia de compactas de la firma.

En el caso de Sony todo está mucho más simplificado. Un pequeño dial de modos en la zona superior, un dial trasero y sobre todo un anillo frontal configurable se reparten el trabajo, con la ayuda de un botón de función personalizable. La gama de recursos no es tan amplia como en la PowerShot, pero dadas las limitaciones de tamaño no está nada mal.

Con o sin visor

Curiosamente, pese al reducido espacio disponible, Sony ha encontrado un hueco para colar en su cámara el primer visor integrado que se deja ver en esta saga. Para ello usa un ingenioso sistema de plegado del visor, situado en un lateral del cuerpo.

Una vez activado, lo cierto es que sus dimensiones son generosas (teniendo en cuenta el tamaño general de la cámara, claro) y su calidad no decepciona (no olvidemos que estamos ante un panel OLED con 1,4 millones de puntos). No es ni de lejos el mejor visor del mercado, pero comparado con lo visto hasta ahora en otras compactas de bolsillo, en este caso no es solo un adorno sino que podemos trabajar con él sin problema.

sony cyber-shot dsc-rx100 iiisony cyber-shot dsc-rx100 iiisony cyber-shot dsc-rx100 iiisony cyber-shot dsc-rx100 iiisony cyber-shot dsc-rx100 iiisony cyber-shot dsc-rx100 iii
Visor integrado

Una diferencia esencial entre ambos modelos es la presencia de un visor electrónico retráctil en la RX100 III. La calidad de este panel OLED de 1,4 megapíxeles no decepciona

sony cyber-shot dsc-rx100 iii
Sony Cyber-shot DSC-RX100 III
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony cyber-shot dsc-rx100 iii
Sony Cyber-shot DSC-RX100 III
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony cyber-shot dsc-rx100 iii
Sony Cyber-shot DSC-RX100 III
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony cyber-shot dsc-rx100 iii
Sony Cyber-shot DSC-RX100 III
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony cyber-shot dsc-rx100 iii
Sony Cyber-shot DSC-RX100 III
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony cyber-shot dsc-rx100 iii
Sony Cyber-shot DSC-RX100 III
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Canon, sin embargo, ha optado por prescindir de cualquier tipo de visor en esta segunda generación de su compacta estrella. No es que echemos de menos el visor óptico de la G1 X que en su día criticamos por no ser demasiado útil, pero es verdad que con este tamaño y precio no contar con algún tipo de solución integrada llama la atención (sí se puede adquirir opcionalmente el visor electrónico EVF-DC1, pero habrá que desembolsar más de 250 euros por él). Colocadas una frente a la otra, la PowerShot queda en este apartado en evidencia.

De las pantallas (3 pulgadas y abatibles hasta 180 grados en ambos casos) no tenemos queja, aunque de nuevo sorprende lo aparatoso del monitor usado por Canon al enfrentarlo al de la Sony. No es una simple cuestión estética: es que la pantalla llega a molestar cuando queremos accionar el dial trasero de la cámara.

canon powershot g1 x mark ii
Canon PowerShot G1 X Mark II
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony cyber-shot dsc-rx100 iii
Sony Cyber-shot DSC-RX100 III
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La G1 X Mark II (en la imagen superior) y la RX100 III. Ambas cuentan con un panel móvil de 3 pulgadas, que en el caso de la Canon es además táctil.
Agilidad

En su momento ya hablamos de la primera generación de la G1 X como de una gran compacta, con excelentes resultados pero terriblemente lenta. Ahora las cosas han mejorado bastante, empezando por la ráfaga, que presume de 5 fotogramas por segundo.

Una cifra considerable pero que hay que matizar, puesto que se limita al disparo en JPEG. La cadencia es notablemente más lenta si trabajamos en RAW, con apenas 2 disparos por segundo con el enfoque fijo, e incluso menos con el continuo. Y puesto que estamos hablando de una cámara dirigida a ese tipo de fotógrafo que trabaja habitualmente en RAW, está claro que tenemos un problema.

canon powershot g1 x mark iicanon powershot g1 x mark iicanon powershot g1 x mark iicanon powershot g1 x mark ii
Más zoom

La PowerShot presume de mayor alcance focal con su objetivo 24-120 mm f2-3.9. La Cyber-shot se conforma con un zoom de 3 aumentos (24-70 milímetros), pero con una luminosidad de f1.8-2.8

canon powershot g1 x mark ii
Canon PowerShot G1 X Mark II
Álvaro Méndez (Quesabesde)
canon powershot g1 x mark ii
Canon PowerShot G1 X Mark II
Álvaro Méndez (Quesabesde)
canon powershot g1 x mark ii
Canon PowerShot G1 X Mark II
Álvaro Méndez (Quesabesde)
canon powershot g1 x mark ii
Canon PowerShot G1 X Mark II
Álvaro Méndez (Quesabesde)

Más aún si comparamos estos datos con los de la RX100 III. Dejando a un lado ese modo de máxima velocidad a 10 fotogramas por segundo (funciona pero requiere luego mucha paciencia hasta que la cámara recupera el buffer), el modelo de Sony se muestra más constante y estable: unos 3 fotogramas por segundo que se mantienen más allá de 50 disparos consecutivos tanto en JPEG como en RAW.

El tema de la ráfaga no es una excepción, sino que resume a la perfección el comportamiento general de ambos modelos. Canon ha conseguido mejorar la agilidad en esta segunda generación, pero pese a ello la experiencia de uso de la G1 X Mark II sigue teniendo en este asunto su principal talón de Aquiles.

El enfoque automático y la ráfaga son dos de las asignaturas en las que la RX100 III se impone con claridad a la Canon

sony cyber-shot dsc-rx100 iii
Sony Cyber-shot DSC-RX100 III
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Lo mismo ocurre con el enfoque automático, otra asignatura en la que la RX100 III se impone con cierta claridad. A favor de la Canon hay que decir que su pantalla táctil resulta de gran ayuda a la hoja de escoger de forma muy rápida y cómoda un punto de enfoque en la escena. Algo que en la Sony sigue requiriendo más pasos de los que nos gustaría, tal y como ya apuntamos al probar anteriores modelos.

Calidad comparable

En la larga lista de diferencias de esta pareja de compactas la óptica ocupa un lugar destacado. De hecho, el zoom 24-120 mm f2-3.9 de la Canon (en 24-70 milímetros se queda el Zeiss Vario-Sonnar T* de la Sony) podría ser por sí solo un motivo para decantarse por la primera.

A favor de la Cyber-shot hay que reconocer que los ingenieros de Sony han hecho un gran trabajo para conseguir embutir estas focales en ese tamaño y con una impresionante luminosidad de f1.8-2.8. Todo con unos resultados excelentes en cuanto a rendimiento en las esquinas y aberraciones. Sobre todo si revisamos directamente los JPEG y nos quedamos con la versión ya corregida.

Muestras: comparativa
Fotografías realizadas con una Canon PowerShot G1 X Mark II y una Sony Cyber-shot DSC-RX100 III
fotografías realizadas con una canon powershot g1 x mark ii y una sony cyber-shot dsc-rx100 iii
Canon G1 X Mark II
fotografías realizadas con una canon powershot g1 x mark ii y una sony cyber-shot dsc-rx100 iii
Canon G1 X Mark II
fotografías realizadas con una canon powershot g1 x mark ii y una sony cyber-shot dsc-rx100 iii
Canon G1 X Mark II
fotografías realizadas con una canon powershot g1 x mark ii y una sony cyber-shot dsc-rx100 iii
Sony RX100 III
fotografías realizadas con una canon powershot g1 x mark ii y una sony cyber-shot dsc-rx100 iii
Sony RX100 III
fotografías realizadas con una canon powershot g1 x mark ii y una sony cyber-shot dsc-rx100 iii
Sony RX100 III

Dejando a un lado el color y la profundidad de campo, ninguna de las dos se impone con claridad en el apartado de la calidad de imagen

Las novedades de la G1 X Mark II en este apartado tampoco se quedan atrás. Canon no solo ha ampliado el zoom respecto a la generación anterior, pasando de 4 a 5 aumentos y con un mayor angular, sino que la luminosidad (f2-3.9) también ha mejorado mucho respecto a la G1 X original, que se conformaba con un 28-112 mm f2-8-5.9.

Más allá de los buenos resultados generales de ambas, ¿son comparables a la hora de hablar de calidad de imagen? ¿Se impone la Canon gracias al mayor tamaño de su sensor o Sony consigue mantener el tipo con su pulgada y sus 20 millones de píxeles?

Muestras: Sony RX100 III
Fotografías realizadas con una Sony Cyber-shot DSC-RX100 III

Como siempre ahí están las muestras para que hablen por sí solas. En todo caso, lupa en mano, lo primero que descubrimos es que, dejando a un lado las diferencias de color y profundidad de campo, ninguna de las dos se impone con claridad. Algo que podríamos interpretar como una especie de victoria de Sony, que con un sensor más pequeño consigue empatar el partido.

De hecho, con sensibilidades bajas el nivel de detalle de la RX100 III es algo superior, si bien a partir de 3.200 ISO los niveles de ruido y la pérdida de resolución son algo más acusados, aunque sin que llegue a haber una gran diferencia entre ambos modelos.

Muestras: Canon G1 X Mark II
Fotografías realizadas con una Canon PowerShot G1 X Mark II

¿Y si queremos grabar vídeo? Canon ha vuelto a descuidar este apartado en la segunda generación de su G1 X, pese a que la nueva Mark II ofrece grabación de secuencias a 1080 píxeles y 30p con un flujo de hasta 24 Mbps.

La ausencia de controles manuales para grabar clips de vídeo o incluso la opción de enfocar a mano (nos extraña, pero por más que hemos buscado no hemos dado con esta opción), certifican que estamos ante una gran compacta para la que los vídeos son un tema anecdótico.

Muestras: sensibilidad
Recortes de fotografías realizadas con una Canon PowerShot G1 X Mark II y una Sony Cyber-shot DSC-RX100 III con diferentes ajustes de sensibilidad
recortes de fotografías realizadas con una canon powershot g1 x mark ii y una sony cyber-shot dsc-rx100 iii con diferentes ajustes de sensibilidad

En el caso de la Sony las cosas pintan un poco mejor, tal y como ya ocurre con las anteriores versiones. Además, esta RX100 III llega con mejoras en el apartado del vídeo, como el formato XAVC S, un nuevo sistema que aprovecha toda la resolución del sensor (lógicamente luego reescalada) y los archivos de 1920 x 1080 píxeles a 60p con un flujo de hasta 50 Mbps.

Todo ello se traduce en un nivel de detalle superior al visto en anteriores RX100, rematado con un excelente sistema de estabilización de imagen. Dicho de otro modo, en este caso sí estamos ante una herramienta de vídeo muy decente –lástima de la ausencia de un conector para micro- para llevar en el bolsillo.

Por 800 euros

Ya hemos adelantado que se trata de una comparación complicada, pues los parecidos entre ambos modelos son casi tantos como sus diferencias. Y como era de esperar con este precio, consideradas por separado las dos cumplen con creces.

La PowerShot puede presumir de una ergonomía y una construcción excelentes, una calidad de imagen muy buena y un zoom de 24-120 milímetros con el que podremos enfrentarnos a casi todo. Si le añadimos las ventajas y el control de la profundidad de campo que nos brinda su CMOS de gran tamaño, queda claro que estamos ante una gran compacta. Tanto en sentido literal como metafórico.

El pez pequeño se come al grande: a no ser que busquemos algo más consistente entre las manos o con más zoom, ni por resultados ni por agilidad ni por prestaciones la G1 X Mark II consigue imponerse a la RX100 III

sony cyber-shot dsc-rx100 iii
Sony Cyber-shot DSC-RX100 III
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La RX100 III no hace sino mejorar una fórmula que lleva tiempo dándole alegrías a Sony: una compacta de bolsillo con una calidad excepcional a la que ahora se le suman un visor integrado y una óptica limitada en focales pero de excelente luminosidad. No es barata, pero vistos los resultados no dudaríamos en situarla en lo más alto de este segmento de compactas.

Por encima –y ahí es donde viene el esperado veredicto- de la G1 X Mark II. A no ser que busquemos algo más consistente entre las manos o que los 70 milímetros de la Sony se nos queden muy cortos, ni por resultados ni por agilidad ni por prestaciones esta PowerShot consigue imponerse a la Sony. El pez pequeño esta vez se come al grande. Aunque, eso sí, el pequeño es también un poco más caro.

28
Comentarios
Cargando comentarios