COMPARTIR
  • Canon EOS M: análisis
  • Nokia Lumia 920: análisis
BASTANTE MáS QUE UN CAPRICHO

Sony RX1: análisis

 
19
DIC 2012

Un sensor de formato completo y 24 megapíxeles, un objetivo Carl Zeiss 35 mm f2 y un cuerpo diseñado con sentido común. Que de estos tres ingredientes salga una cámara extraordinaria no es ninguna sorpresa. Y Sony se ha atrevido a hacerlo poniendo en los escaparates la Cyber-shot DSC-RX1. Con un precio que supera los 3.000 euros, esta codiciada pieza no sólo ha conseguido ser la primera compacta digital full-frame, sino que es una de esas cámaras que despierta pasiones por su calidad y su filosofía. No es para todos los públicos ni para todos los bolsillos, su enfoque y su autonomía no son brillantes y está desprovista de visor. Pese a todo, los amantes de la fotografía que puedan permitirse la inversión no se arrepentirán.

Cuando el pasado mes de septiembre Sony desveló su Cyber-shot DSC-RX1 todo el mundo suspiró ante sus prestaciones. Y es que estábamos ante la primera cámara digital de óptica integrada que arma un sensor de formato completo, algo que hasta hace bien poco era sencillamente impensable. La parte menos divertida llegó al conocer el precio de este alarde de ingeniería: unos 3.100 euros.

Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

¿Vale lo que cuesta? Una pregunta realmente complicada en estos tiempos de crisis, más aún si hablamos de una compacta que, además de su prohibitivo precio, llega con un angular fijo de 35 milímetros que limita bastante su ámbito de actuación.

Con las primeras unidades a punto de llegar a los escaparates, en QUESABESDE.COM hemos podido hacernos con una de las primeras RX1 operativas que han aterrizado en España. Tras unos días de intenso romance fotográfico con ella, llega el momento de ponernos serios y descubrir de lo que es capaz (y de lo que no) la Cyber-shot más anhelada.

Clasicismo al estilo Sony

Por precio y filosofía no sorprende que la RX1 recuerde más a los clásicos de la fotografía que a algunas de las NEX más modernas. No hay que olvidar que estamos hablando de una compacta de focal fija y que eso, en cierto modo, marca su carácter y el tipo de usuario al que va dirigida.

Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por si fuera poco, su elevado precio y su singularidad -no hay nada parecido en el mercado- hacen que tenga que marcar distancias en lo que a diseño respecta con el resto de modelos, incluidos aquellos de la propia compañía (como la Cyber-shot DSC-RX100) con los que podría haber cierta relación.

Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Robusta y contundente, la RX1 se asienta bien entre las manos, Aunque a primera vista se echa de menos algo más de empuñadura, pensándolo bien sería un estorbo teniendo en cuenta el tamaño del barril de la óptica. Se trata de una cámara para trabajar a dos manos, con el punto de apoyo principal situado en el propio objetivo.

Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además del dial de modos, nos ha gustado la rueda para la compensación de la exposición, un interruptor y disparador en condiciones (con rosca para disparador remoto) y el pequeño botón "C", bien situado y configurable.

Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En la parte trasera, una rueda para cuando trabajemos en el modo manual o con prioridad de velocidad, un botón de acceso directo a las opciones de pantalla y un dial circular con cuatro pulsadores a los que también pueden asignarse diferentes utilidades. Efectivamente, las posibilidades de configuración personal de la cámara son muy altas.

Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Excelentes también la construcción y los mandos integrados en la óptica. Ya que se trata de un objetivo de considerables dimensiones, al menos gusta ver que se ha aprovechado el espacio para incluir un generoso anillo de enfoque manual y un cómodo anillo de diafragmas con tercios de paso.

Pero no se trata de un clasicismo puro al estilo Leica o como en las X de Fujifilm. El toque de Sony queda claro en la estética de los menús -sobria, pero igual que en la RX100 u otras compactas- y en las interminables prestaciones que ofrece.

Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Es posible que algunas (los filtros artísticos, sin ir más lejos) chirríen un poco con la filosofía de la cámara, aunque es verdad que el blanco y negro le sienta bastante bien. Otras (detección de sonrisas, efecto de piel suave...) parecen estar bastante fuera de lugar. La solución, como siempre, pasa por ignorarlas, pues también es verdad que tampoco molestan.

Mucha pantalla, poco visor

La pantalla de la cámara está a la altura del resto de especificaciones, no tanto por esas 3 pulgadas que ya son habituales en el escaparate, sino por su resolución de más de 1,2 millones de puntos. Además de los citados accesos directos (cinco en total), el botón "Fn" despliega en el monitor en formato vertical y a ambos lados la lista de funciones disponibles.

Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si a eso le sumamos el nivel electrónico, el resultado es una pantalla rebosante de datos que puede asustar un poco, tal como sucede con la A99 y otras SLT de la firma. Basta con pulsar el botón "DISP" para quedarnos con una pantalla más limpia.

Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La mala noticia es que, como es de sobra sabido, la RX1 no tiene visor electrónico integrado. Si embutir un sensor de formato completo en una compacta ya es complicado, cabe suponer que la ausencia de este elemento se debe a una limitación de espacio. En cualquier caso es una carencia importante para una cámara como ésta: por comodidad, por el tipo de usuario al que va dirigida -y que muy probablemente considerará que el visor es indispensable- y por pura estética.

Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La solución es fácil, pero no barata. De hecho es bastante cara: el visor óptico opcional cuesta unos 600 euros y el electrónico, 450 euros. Cifras que, sumadas al precio de la cámara, nos dan unos números de vértigo.

Ya que nos adentramos en el terreno de las críticas, una de esas que clama al cielo: el sistema de carga de la batería de la RX1 (a través del puerto USB, en la propia cámara) no es nada serio para un modelo de este nivel. No es ni más cómodo (el adaptador para la corriente también ocupa espacio) ni más práctico (no podemos dejar cargando una batería mientras usamos la cámara), así que no le vemos la gracia. En la RX100 ya no nos gustaba. En esta cámara, muchísimo menos.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Hablando de batería, otro temprano tirón de orejas: la autonomía es bastante limitada. Si nos dedicamos sólo a las instantáneas, podremos sacar unas 200 o 250 fotos con una sola carga. Si le sumamos la grabación de vídeo, el asunto es bastante más dramático.

1/2.000 y f2

Concebida como una cámara para reportaje, la RX1 es bastante ágil, aunque lógicamente tampoco la velocidad es su prioridad. Su puesta en marcha queda resuelta en unos 3 segundos desde que accionamos el interruptor, si bien el enfoque automático puede retrasar algo más el primer disparo.

Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Trabajando en prioridad a la apertura, por ejemplo, el anillo mecánico nos permite tener este parámetro ya seleccionado antes de poner en marcha la cámara, ahorrándonos de este modo unos segundos.

La obturación máxima es de 1/4.000 de segundo, aunque no es compatible con todos los diafragmas. De hecho hay que cerrar hasta f5.6 para acceder a esta velocidad, siendo 1/2.000 la obturación más veloz al trabajar a f2. Esto puede suponer un problema en escenas con mucha luz en las que se quiera aprovechar la máxima apertura para conseguir desenfocar el fondo. Más aún si tenemos en cuenta que la RX1 no cuenta con un filtro de densidad neutra integrado. Una carencia, por cierto, que se repite en la mencionada RX100.

Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además de poder recurrir a un filtro externo, la buena noticia es que esta Cyber-shot permite reducir la sensibilidad hasta 50 ISO, con lo que hay más probabilidades de que esa velocidad de 1/2.000 de segundo sea suficiente.

Las cifras de disparo en ráfaga no están nada mal, con una cadencia máxima de 5 fotogramas por segundo. En JPEG esta velocidad se mantiene durante unos 20 disparos, mientras que en RAW la cifra cae hasta la decena de imágenes. Combinando ambos formatos hemos podido comprobar que la cámara apenas puede llegar a 10 disparos consecutivos.

Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque la grabación en tarjeta requiere su tiempo -son 24 megapíxeles y los RAW superan los 20 MB de tamaño- la recuperación es bastante rápida y la cámara no llega a "congelarse" en ningún momento.

La óptica y sus correcciones

Teniendo en cuenta que el CMOS de 24,3 megapíxeles utilizado es ya un viejo conocido (es el mismo sensor que en la A99), gran parte de la responsabilidad de los resultados de esta compacta recae en la óptica. O mejor dicho: en la relación entre el captor y el objetivo.

Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sony ha optado por un Carl Zeiss Sonnar T* con una focal fija de 35 milímetros y una luminosidad máxima de f2. Un objetivo con una distancia mínima de enfoque de 20 centímetros -previa activación del modo macro en el anillo dedicado en la propia óptica- y que puede diafragmar hasta f22.

Foto: Quesabesde
Fotografías realizadas con una Sony Cyber-shot DSC-RX1 con diferentes aperturas de diafragma.

Aunque la ausencia de zoom se debe sin duda a una cuestión de espacio, lo cierto es que más que una carencia se trata de parte de la idiosincrasia de este tipo de cámaras. Una focal tan universal como la de 35 milímetros abre la cámara a usos bastante variados, desde el reportaje al paisaje, pasando por la arquitectura y el retrato.

Foto: Quesabesde
Fotografías realizadas con una Sony Cyber-shot DSC-RX1 con el sistema de compensación de sombras activado y desactivado.

De todos modos, quienes echen de menos disponer de más focales pueden recurrir a la función de teleconvertidor que multiplica la focal original por 1,4x (50 milímetros) o 2x (70 milímetros), sin que ello afecte a la luminosidad pero reduciendo proporcionalmente la resolución. Además, esta herramienta no es compatible con el formato RAW, así que razón de más para sobrevivir sólo con esos 35 milímetros.

Foto: Quesabesde
Fotografías realizadas con una Sony Cyber-shot DSC-RX1 con el sistema de compensación de la distorsión activado y desactivado.

Sobre el rendimiento de la óptica, las imágenes hablan por sí solas respecto a la capacidad resolutiva y la nitidez que ofrece el mencionado Carl Zeiss junto al citado sensor de formato completo. Alejándonos del centro del cuadro los resultados son muy buenos en cuanto a detalle a f2.8, y aguantan hasta f16, siendo f22 la única apertura descartable.

Foto: Quesabesde
Foto: Quesabesde
Fotografías realizadas con una Sony Cyber-shot DSC-RX1 con diferentes aperturas de diafragma. Haz clic en la imagen para ver los recortes a tamaño real.

Pero no todo es perfecto. Encajar este objetivo en una cámara tan pequeña y conseguir que cubra toda la superficie del captor no se antoja tarea fácil. En este sentido los resultados demuestran que ha habido que hacer concesiones y dejar en manos de la corrección por software lo que la óptica no ha podido hacer por sí sola.

Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así, si trabajamos en RAW o en JPEG desactivando todas las correcciones, descubriremos que el viñeteo es evidente a f2 y f2.8 y que sigue presente a f4. Lo mismo ocurre con la distorsión de barrilete que produce esta focal de 35 milímetros.

No obstante basta con activar la función de corrección en la misma cámara para que la distorsión geométrica desaparezca en los archivos JPEG y la sombra de las esquinas se modere hasta ser perfectamente tolerable a f2.8.

Enfocando

Pese a los matices, nos encontramos ante una óptica de incuestionable calidad. Pero, ¿qué tal el enfoque? Ésta es una de las cuestiones que posiblemente más preocupa a los potenciales compradores de la RX1. Y es que pese al avance en los últimos tiempos de los sistemas de enfoque por contraste, implementarlos en una cámara de estas características no parece sencillo.

Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El resultado es decente, pero no brillante. La RX1 enfoca de forma correcta y bastante ágil, pero si tuviéramos que citar alguna de sus debilidades posiblemente nos fijaríamos en ésta. Y es que, comparada con las últimas NEX o con la RX100, por ejemplo, esta compacta de formato completo se queda algunos pasos por detrás.

Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además de algunas dudas a la hora de fijar el punto de foco cuando la iluminación de la escena es pobre, también nos hemos encontrado en ocasiones con falsas confirmaciones. Tampoco hay que pasar por alto que, con un sensor de formato completo y trabajando a f2, la profundidad de campo es mínima, con lo que la precisión del punto de foco es vital.

Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La RX1 dispone de tres modos de enfoque (manual, automático y manual asistido) con una palanca dedicada en el frontal izquierdo de la cámara. En el barril de la óptica, además, un anillo nos permite seleccionar entre la modalidad de enfoque estándar y la macro para tomas realizadas a 20 y 30 centímetros de distancia del sujeto.

Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El enfoque manual está muy bien resuelto, con un práctico anillo en la óptica, ampliación automática y el sistema de resalte o "peaking focus". A diferencia de las NEX, eso sí, en este caso este resalte va asociado a la ampliación en pantalla, por lo que no puede usarse si esta función está desactivada.

Aunque en la hoja de especificaciones se menciona el estabilizador de imagen SteadyShot, en realidad parece tratarse de un sistema digital reservado únicamente para los clips de vídeo.

Calidad de formato completo

La combinación de estas dos piezas -el sensor de formato completo y la óptica- da como resultado una calidad de imagen que, sencillamente, resulta inigualable para cualquier otra cámara de estas dimensiones.

Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tanto en lo que respecta al nivel de detalle como al rango dinámico y la gestión de las sensibilidades más elevadas (parámetro que se mueve entre 50 y 25.600 ISO), los resultados son excelentes.

Muestras: 24 MP
Las fotografías se han realizado con una Sony Cyber-shot DSC-RX1:
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-rx1:
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-rx1:
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-rx1:
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-rx1:
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-rx1:
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-rx1:
Muestras: 24 MP
Las fotografías se han realizado con una Sony Cyber-shot DSC-RX1:
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-rx1:
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-rx1:
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-rx1:
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-rx1:
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-rx1:
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-rx1:

Lupa en mano, en algunas tomas -sobre todo en escenas muy contrastadas y con muy poca luz- el procesador de imagen arroja unos archivos JPEG que para algunos usuarios pueden estar demasiado procesados y que se dejan por el camino algo de detalle. Como siempre, la solución pasa por disparar en formato RAW (de 14 bits, por cierto) y de paso descubrir el potencial de la cámara en cuanto a recuperación de sombras y luces.

Muestras: RAW
Las fotografías se han realizado con una Sony Cyber-shot DSC-RX1. Haz clic bajo la imagen para descargar el archivo RAW original:

Estos excelentes resultados fotográficos se trasladan también al apartado del vídeo, que si bien no parece el terreno más natural para la RX1, también ofrece unos cuantos argumentos a su favor.

Muestras: sensibilidad
Las fotografías se han realizado con una Sony Cyber-shot DSC-RX1:
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-rx1:
50 ISO
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-rx1:
100 ISO
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-rx1:
200 ISO
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-rx1:
400 ISO
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-rx1:
800 ISO
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-rx1:
1.600 ISO
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-rx1:
3.200 ISO
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-rx1:
6.400 ISO
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-rx1:
12.800 ISO
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-rx1:
25.600 ISO

Además de la calidad de su captor y de las diferentes opciones de grabación (1920 x 1080 a 50p y 25p, con un flujo de hasta 28 Mbps, y también 24p en modo NTSC), la cámara cuenta con controles manuales, entrada para micrófono y salida limpia de señal por HDMI. Hasta aquí todo perfecto. La RX1 puede ejercer también como una videocámara muy compacta, de excelente calidad y con un objetivo de 35 milímetros y f2 (en realidad, la focal pasa a ser de 37 milímetros durante la grabación de vídeo). El problema llega a la hora de enfocar.

Muestras: sensibilidad alta
Las fotografías se han realizado con una Sony Cyber-shot DSC-RX1:
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-rx1:
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-rx1:
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-rx1:
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-rx1:
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-rx1:
las fotografías se han realizado con una sony cyber-shot dsc-rx1:

El enfoque automático mientras grabamos vídeo sólo ofrece una modalidad continua que la mayoría de veces resulta demasiado lenta -las transiciones, eso sí, son muy suaves- y un tanto errática. El enfoque de seguimiento tampoco nos ha convencido demasiado, así que la opción más lógica sería el enfoque manual.

Varias secuencias de vídeo grabadas con la Sony RX1 y sometidas a un proceso de compresión optimizado. Puedes reproducir el vídeo a pantalla completa y en alta definición.

Sin embargo en vídeo no existe la opción de ampliar una zona de la imagen para confirmar el foco, y por tanto también el "peaking focus" está desactivado. El resultado es que hay que enfocar a ojo sobre la pantalla. Algo que, pese a la excelente resolución del panel, no resulta ni práctico ni fiable. Confiemos en que una actualización de firmware pueda solventar este problema.

Sí que se podía

La Sony Cyber-shot DSC-RX1 tenía todos los ingredientes para ser una de esas cámaras llamadas a establecer un nuevo récord sin que trascendiera más allá de este anecdótico mérito. Su elevadísimo precio y su carácter de pieza única -hasta que otro fabricante se atreva con algo parecido- parecían destinarla a las vitrinas de los más sibaritas.

Pero después de pasar unos días con ella y llegado el triste momento de la despedida, no nos cabe ninguna duda de que estamos ante una cámara de verdad. Una herramienta fotográfica pensada para trabajar y que en ciertos ámbitos puede acercarse mucho a lo que algunos fotógrafos quieren, piden o sueñan.

Sony Cyber-shot DSC-RX1
Sony Cyber-shot DSC-RX1
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Ya lo decíamos al principio e insistimos: ni su precio ni sus prestaciones ni su filosofía son para todos los públicos. Pero cabe pensar que quien invierta más de 3.000 euros en esta pieza lo tendrá bastante claro.

Sin pasar por alto las limitaciones que hemos enumerado (la autonomía, el carísimo visor opcional, el enfoque...), estamos convencidos de que la RX1 es desde ya mismo un nuevo clásico de la fotografía digital. No se venderán muchas -seguro que más de las que pensamos-, pero en cierto modo marca un antes y un después para las cámaras compactas de la era digital.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar