Actualidad

Sony estiliza su familia de retroproyectores con un nuevo trío de dispositivos 3LCD

 
27
FEB 2007

Echando mano de la tecnología 3LCD, Sony se ha sumado a la moda de los retroproyectores de poca profundidad con tres unidades que no superan los 32 centímetros de grosor. La serie E3000, compuesta por dos modelos Full HD de 46 y 50 pulgadas, y la H1000, con uno de 37 pulgadas y 1280 x 720 píxeles, estrenan el apellido Bravia en el catálogo de retroproyectores de la firma.

Siguiendo la estela de firmas como JVC o Samsung, Sony ha presentado hoy en Estados Unidos tres retroproyectores que tienen en su reducida profundidad su principal argumento. Los tres modelos, que reducen hasta en un 22% el grosor con respecto a sus predecesores, son el KDF-50E3000, el KDF-46E3000 y el KDF-37H1000.

Basados en la tecnología 3LCD para la creación de la imagen -Sony deja a un lado su tecnología de propiedad SXRD-, las nuevas incorporaciones inauguran la denominación Bravia en el ámbito de la retroproyección en Estados Unidos y abandonan la denominación Grand Wega.

Sony Bravia KDF-50E3000
Sony Bravia KDF-50E3000

Las tres novedades comparten, además, la compatibilidad con el módulo Bravia Internet Video Link, presentado este enero en el salón CES de Las Vegas y que estará disponible en el mercado estadounidense el próximo verano por 300 dólares.

Serie E3000
Las adhesiones más ambiciosas de Sony son los modelos de 50 y 46 pulgadas de la serie E3000. Aparte de su reducido grosor (32 y 30,2 centímetros, respectivamente), ambos televisores pueden presumir de prestaciones equiparables a las de la familia de LCD de la marca nipona.

La tecnología 3LCD, basada en el uso de un micro-panel de LCD por cada color primario, goza en este caso de capacidad Full HD (1920 x 1080 píxeles escaneados progresivamente).

Sony Bravia KDF-46E3000
Sony Bravia KDF-46E3000

Ambos modelos están equipados con el procesador de imagen Bravia Engine XD y el diafragma Advanced Iris, destinado a favorecer una buena relación de contraste. La conectividad, por su parte, queda cubierta por una doble entrada HDMI, videocomponentes y la entrada para PC.

El menú en pantalla, bautizado como Xross Media Bar (XMB), y la sincronización entre dispositivos vía HDMI (Bravia Theatre Sync), también estarán disponibles en estos televisores, que alcanzarán el mercado el próximo mes de julio y cuyo precio aún es una incógnita.

Serie H1000
El más peculiar de los televisores que hoy han visto la luz es el pequeño KDF-37H1000, de tan sólo 37 pulgadas, cifra muy poco habitual en el ámbito de la retroproyección. Pero no es sólo su tamaño lo que llama la atención. La particular resolución de 1280 x 720 píxeles hacen del nuevo dispositivo una rareza en el sector.

Y es que el KDF-37H1000 está concebido para facilitar la transición hacia los televisores de alta definición en los hogares en los que aún reina un CRT de formato 4:3, ya que puede colocarse en el mismo espacio sin afrontar ninguna reforma.

Sony Bravia KDF-37H1000
Sony Bravia KDF-37H1000

Tal y como afirma Sony en su nota de prensa, este retroproyector tiene casi la misma altura y anchura que su antiguo CRT KV-32FS170, pero reduciendo la profundidad a poco más de 25 centímetros y el peso a menos de 20 kilogramos.

En cuanto a las prestaciones, el KDF-37H1000 incluye el procesador de imagen Bravia Engine XD, la barra de navegación Xross Media Bar (XMB), el sistema Bravia Theatre Sync y el diafragma Advanced Iris.

Una doble entrada HDMI, la conexión para PC y dos juegos de videocomponentes dotan de una notable conectividad a este pequeño retroproyector, que debutará en Estados Unidos en mayo y costará cerca de 1.300 dólares.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar