• Canon EOS 60D: análisis
  • Nokia N8: análisis fotográfico
Prueba de producto
EBOOKS A GOLPE DE DEDO

Sony Reader Touch Edition PRS-650: análisis

 
22
NOV 2010

Ni teclado físico ni pantalla táctil secundaria: control táctil directo sobre la tinta electrónica. Es la receta del Sony Reader Touch Edition PRS-650, un vistoso y fácilmente transportable lector de eBooks con pantalla de 6 pulgadas en el que se echa en falta, eso sí, una conexión Wi-Fi para acceder más cómodamente a las tiendas on-line de libros electrónicos. Por 250 euros, un precio bastante contenido para lo que se destila hoy día en este tipo de dispositivos, es lo que hay.

Aunque Sony lleva ya años en esto de los lectores de eBooks, ha habido que esperar hasta 2010 para que la firma japonesa trajese alguno a España de forma oficial. Lo ha hecho todavía de forma algo discreta, pues este Reader Touch Edition PRS-650 no goza de la conectividad inalámbrica de otros modelos como el Daily Edition PRS-950, anunciado en Estados Unidos en septiembre.

Sony Reader Touch Edition PRS-650
Sony Reader Touch Edition PRS-650
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Reader Touch Edition PRS-650
Sony Reader Touch Edition PRS-650
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Es su principal desventaja respecto a otros lectores de eBooks que, como el Papyre 6.S Alex o el Samsung E65, disponen de conectividad Wi-Fi. Frente a este tipo de competidores, el Reader Touch se distingue por su precio de 250 euros, que sin ser una ganga se sitúa entre los más bajos del sector, y un manejo táctil en pantalla más cómodo y efectivo de lo que nos esperábamos.

Liviano y casi de bolsillo
Cuando sacamos este Reader Touch por primera vez de su caja llegamos a sospechar que Sony nos había enviado un simple molde para fotografiar, pues la verdad es que resulta sorprendentemente ligero: sus 215 gramos de peso (poco más que un smartphone de gama alta) no están nada mal para un equipo con una pantalla de 6 pulgadas.

Sony Reader Touch Edition PRS-650
Sony Reader Touch Edition PRS-650
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Reader Touch Edition PRS-650
Sony Reader Touch Edition PRS-650
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sus dimensiones de 168 x 118,8 x 9,6 milímetros incluso nos permiten meterlo en el bolsillo del pantalón, aunque algo apretado y sobresaliendo de forma notoria por la parte superior. De todas formas, lo más aconsejable es llevarlo en algún compartimento más holgado y a ser posible con algún tipo de protección.

Sony Reader Touch Edition PRS-650
Sony Reader Touch Edition PRS-650
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
En la parte superior del Reader Touch, Sony ha colocado una palanca para que el equipo entre en reposo y las ranuras para tarjetas Memory Stick Duo y SD Card.
A este respecto, cabe destacar que Sony no sólo suministra el Reader Touch sin ningún tipo de funda, sino que el único accesorio que encontramos en su caja es un cable USB. Ni siquiera hay un cargador de pared, por lo que a no ser que tengamos o nos hagamos con uno compatible, habrá que recurrir siempre al puerto USB del ordenador para recargar su batería.

Sony Reader Touch Edition PRS-650
Sony Reader Touch Edition PRS-650
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El puntero o estilete del Reader Touch (imagen superior) pasa casi inadvertido cuando está oculto en su compartimento habilitado en la esquina superior derecha del dispositivo, mientras que el puerto micro-USB, la salida de auriculares de 3,5 milímetros y el control de volumen reposan en la parte inferior del equipo.

A nivel estético, el dispositivo tiene un acabado elegante a la vez que sencillo, con una fila de botones estrechos a los pies de la pantalla y un marco gris plateado que rodea todo su perímetro excepto el lateral izquierdo, quizás con el fin de imitar el aspecto de un libro impreso cuando está cerrado.

Sony Reader Touch Edition PRS-650
Sony Reader Touch Edition PRS-650
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además del acabado rojo burdeos del modelo que hemos podido probar, también están las clásicas versiones en negro y plateado, todas ellas con una carcasa de aluminio ligeramente brillante y agradable al tacto.

Tinta electrónica con infrarrojos
Estrictamente hablando, la pantalla del Sony Reader Touch no es táctil. Es decir, ni lo es per se ni lleva una capa que le dote de dicha posibilidad, pero está rodeada por unos sensores infrarrojos que se encargan de obrar el milagro. Como explican en CNET, se trata de una tecnología llamada zForce, propiedad de la firma sueca Neonode (sí, la misma que ya en 2004 fabricaba teléfonos táctiles, aunque apenas consiguiese vender unidades).



Un repaso a la interfaz gráfica y las principales funciones del Sony Reader Touch Edition PRS-650. Puedes ver el vídeo a pantalla completa.

Como consecuencia, tenemos un tratamiento táctil muy sensible, de forma que ni siquiera hace falta tocar la pantalla para abrir un libro o pasar de una página a otra. Basta con parar el dedo unos milímetros antes de hacer contacto, aunque por cuestiones de pulso y rapidez lo más práctico es tocar o rozar directamente el panel.

Sony Reader Touch Edition PRS-650
Sony Reader Touch Edition PRS-650
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque la velocidad de refresco tiene las limitaciones inherentes a la tinta electrónica (un pase de página invierte más o menos un segundo en completarse), lo cierto es que esta sensibilidad facilita a la postre el uso de herramientas como el teclado QWERTY virtual, bastante preciso gracias al tamaño, aunque sin teclas principales para la letra eñe o las tildes.

Sony Reader Touch Edition PRS-650
Sony Reader Touch Edition PRS-650
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Las curiosidades táctiles, en cualquier caso, no entorpecen en ningún momento la visualización de los libros, que para eso es para lo que sirven equipos con pantalla de tinta electrónica como el Reader Touch. Con sus 600 x 800 píxeles y sus 16 niveles de grises, la pantalla es perfectamente legible bajo la luz directa del sol, aunque en interiores puede sufrir algunos reflejos.

Sony Reader Touch Edition PRS-650
Sony Reader Touch Edition PRS-650
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sucede sobre todo con lámparas halógenas, creando un efecto similar al que se produce en los distintos tipos de papel usados habitualmente en las revistas impresas (pero no así en periódicos y libros). Es el pequeño inconveniente con el que hay que lidiar de forma más o menos pronunciada en todo lector de eBooks, aunque se soluciona reorientando la pantalla.

A la hora de cargar libros en el equipo, la compatibilidad cubre estándares habituales como EPUB, TXT o PDF, aunque este último, por limitaciones lógicas de formato, no goza siempre de todas las posibilidades de edición del Reader Touch, como la exploración por capítulos o, cuando se trata de documentos escaneados, el reconocimiento y resaltado de palabras sueltas.

Sony Reader Touch Edition PRS-650
Sony Reader Touch Edition PRS-650
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Reader Touch Edition PRS-650
Sony Reader Touch Edition PRS-650
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

También se cubren libros en RTF y en el formato propio de Sony (BBeB, que de todas formas está en vías de extinción, ya que la firma japonesa se ha decantado definitivamente por el EPUB como opción predilecta), así como en Word. Estos últimos, eso sí, tienen que ser agregados usando el software de escritorio del equipo (Reader Library), que se encarga de convertirlos a RTF.

Con el resto, no hace falta usar el citado programa. Basta con explorar el equipo por USB desde el ordenador y añadir los archivos "a lo bruto", ya sea a los 2 GB internos del Reader (en realidad, son 1,494 GB) o a la ampliación disponible a través de tarjetas SD Card o MemoryStick Pro DUO. Y lo mismo para imágenes en JPEG, PNG, GIF y BMP y canciones en MP3 y AAC.

Sony Reader Touch Edition PRS-650
Sony Reader Touch Edition PRS-650
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony Reader Touch Edition PRS-650
Sony Reader Touch Edition PRS-650
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Respecto a esta última posibilidad, debe aclararse que el dispositivo no lleva altavoz integrado (punto quizás bastante innecesario en un lector de eBooks) ni viene acompañado de unos auriculares en su caja, aunque la interfaz en pantalla sí que puede mostrar las portadas de los temas tanto al explorarlos como al reproducirlos.

Con el dedo o el puntero
Para leer, no es en ningún momento necesario sacar el puntero o estilete del compartimento en el que reposa. Las páginas se pasan de forma natural deslizando el dedo de un lado a otro (o pulsando en los dos botones que están más a la izquierda en la fila inferior) e incluso hay algún atajo táctil bastante práctico. Por ejemplo, una doble pulsación sobre la esquina superior derecha de la pantalla añade un marcador de página.

Sony Reader Touch Edition PRS-650
Sony Reader Touch Edition PRS-650
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Sobre una palabra, en cambio, la doble pulsación realiza una búsqueda automática de ésta en el diccionario que elijamos de entre la docena que lleva el Reader Touch: español, inglés, español-inglés, inglés-español... Para el resto de funciones hay que pasar por la tecla Options, desde donde podemos encontrar recursos habituales como los resaltados o las anotaciones.

Sony Reader Touch Edition PRS-650
Sony Reader Touch Edition PRS-650
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En algunas de éstas sí que conviene usar el puntero, especialmente cuando tenemos que dibujar trazos a mano alzada (como al subrayar, por ejemplo). Todo este tipo de anotaciones luego se indexan para que podamos explorarlas en una lista, como cuando uno mira el índice de capítulos del libro.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
La pantalla principal del Reader Touch da el protagonismo a los libros, aunque pulsando en las pestañas inferiores podemos acceder a la reproducción de música, los dibujos a mano alzada y los menús de configuración.

A todo esto le añadimos una tecla central para volver a la pantalla de inicio, otra tecla de acceso directo a las opciones de tamaño de texto (aunque el reajuste de la anchura de los párrafos no se aplica en los PDF, como es habitual) y una pestaña superior que hace entrar al equipo en modo de sueño para ahorrar batería.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El modo de sueño no se limita a colocar una imagen fija y bloquear los sensores infrarrojos, sino que también cancela otras funciones como la reproducción de música.

Como pasa prácticamente en todo equipo electrónico, uno tiene que familiarizarse con sus funciones para dominarlas y aprovecharlas al máximo. Pero la lectura pura y dura de libros es bastante intuitiva y se puede controlar enteramente sin necesidad de pulsar un solo botón, sólo aplicando los dedos sobre la pantalla.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Para cambiar el tamaño de letra, el Reader Touch recurre a una barra de tamaños identificados de forma similar al de las tallas de ropa.

Además, y aunque otros lectores de eBooks tengan una autonomía superior, las capacidades táctiles del Reader Touch no comprometen en exceso la duración de la batería, que Sony cifra en 7.500 pases de página. Es decir, más de una veintena de novelas de extensión media, aunque conviene matizar que acciones como ir al escritorio principal o entrar y salir del modo de sueño también contarían como pases de página.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
El Reader Touch no lleva acelerómetro, pero sí que puede recurrir a la visualización apaisada de forma manual.

Con todo, y a no ser que uno ande escuchando siempre música con el equipo, un lector asiduo tendría que renunciar a bastantes horas de sueño para fundirse la batería antes de una semana. Aunque cosas más raras se han visto, claro.

Entre dos aguas
En España, donde no hay todavía un lector de eBooks completamente redondo en la complicada relación entre precio, capacidades táctiles, conectividad inalámbrica y catálogo de libros accesible, hay que conformarse de momento con equipos que se mueven ya en torno a los 200 euros de precio, aunque normalmente requieran un volcado de libros -por así decirlo- más manual.

Es el caso de este Reader Touch, con el que Sony nos propone instalar en el ordenador su software de escritorio (el antes mencionado Reader Library), acceder desde ahí a los catálogos on-line de El Corte Inglés, La Casa del Libro y Fnac (la misma que precisamente ahora quiere imitar en Francia el modelo estadounidense del Amazon Kindle) y finalmente transferir al dispositivo los títulos que compremos.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El problema es que, teniendo en cuenta sus prestaciones, quizás haya quien vea más conveniente ahorrarse 50 euros y opte por su hermano pequeño, el Reader Pocket PRS-350, que por 200 euros propone un formato algo más transportable con una pantalla de 5 pulgadas equipada con el mismo sistema de sensores infrarrojos, aunque sin reproducción musical ni ampliación por tarjetas de memoria.

Otros se preguntarán si no sale más a cuento el Papyre 6.2, que por 20 euros más que el Reader Touch proporciona conexión Wi-Fi y una pantalla también de 6 pulgadas y táctil. La principal duda que tenemos al respecto está en si esta última alternativa, distribuida en España por la firma Grammata, tiene un desempeño táctil tan bueno como el que hemos constatado en el equipo de Sony.

Esperamos poder comprobarlo antes de que acabe el año y contaros nuestras impresiones al respecto. Hasta entonces, este Reader Touch PRS-650 se nos antoja de momento la alternativa de manejo más sencilla y natural, sin disparar por ello su precio ni perder nunca de vista que su función primordial es precisamente esa: reproducir eBooks.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Etiquetas
0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar