Actualidad

Sony Cyber-shot QX100 y QX10: primeras impresiones

2
5
SEP 2013
Iker Morán   |  Berlín

¿Son objetivos-cámara o cámaras sin pantalla? ¿Estamos ante un invento llamado a cambiar el mercado de la denominada fotografía móvil o simplemente se trata de un "gadget" curioso más que sumar a la lista? Con los recién anunciados Sony Cyber-shot DSC-QX100 y QX10 las preguntas se acumulan sobre la mesa. Y es que, pese a que sus detalles ya eran conocidos desde hace días, estos peculiares objetivos con sensor y Wi-Fi se han convertido ya en uno de los principales atractivos de la nueva edición de IFA que arranca mañana y quién sabe si de las conversaciones fotográficas de este otoño. Por si acaso, nos hemos acercado hasta Berlín para probarlos.

Ya existen módulos fotográficos con objetivo y sensor integrado, han apuntado muchos refiriéndose a los Ricoh GXR. Pese a las similitudes en el planteamiento, en realidad poco tienen que ver uno y otro dispositivo. La filosofía de los nuevos Sony QX es convertirse en accesorios para el móvil, o por llamarlo de algún modo, en una especie de sistema de ópticas intercambiables que podemos acoplar al smartphone o controlarlo desde él.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Doble autorretrato usando como cámaras la propia y la del QX10.

Pero, como suele ocurrir con todas las ideas recién llegadas, el entusiasmo, la curiosidad y una sana dosis de escepticismo se entremezclan en un cóctel que no ayuda mucho a la hora de buscar respuestas. Por eso, con el nuevo Xperia Z1 -un móvil muy fotográfico que también dará que hablar- en una mano y los Cyber-shot DSC-QX100 y QX10 en la otra, nada mejor que empezar aclarando unas cuantas cuestiones sobre estos dispositivos.

¿Son pequeños?

Son pequeños y sobre todo muy ligeros. Aunque en el caso de las cámaras la ligereza a veces nos asusta, en este caso se agradece, puesto que la idea fundamental es ir ligeros de equipaje o buscar una alternativa para esos días en los que queremos ir sin cámara y apañarnos sólo con el móvil.

Sony Cyber-shot DSC-QX10
Sony Cyber-shot DSC-QX10
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-QX10
Sony Cyber-shot DSC-QX10
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Disponen de una base plana para poder apoyarlos sobre cualquier superficie, y entre las manos resultan bastante ergonómicos teniendo en cuenta el tamaño y sus formas. Los escasos mandos que hay en ellos -básicamente disparador y zoom- también resultan bastante cómodos para accionarlos con una mano mientras con la otra sujetamos el móvil.

¿En qué se diferencian el QX100 y el QX10?

Se trata de dos modelos muy diferentes (como ya permite adivinar la diferencia de precio entre ellos). El QX10 es más sencillo, con un zoom de 10x (equivalente a 25-250 milímetros) y un sensor de 1/2,33 de pulgada y 18 megapíxeles. Es la configuración básica de una compacta sencilla de zoom moderado, o por buscar ejemplos en su segmento, muy similar a lo que ofrece el Galaxy S4 zoom de Samsung.

Sony Cyber-shot DSC-QX100
Sony Cyber-shot DSC-QX100
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony Cyber-shot DSC-QX100
Sony Cyber-shot DSC-QX100
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Nada que ver con el QX100, que juega en una liga superior. Concretamente la de las compactas avanzadas, porque este objetivo es en realidad una Cyber-shot DSC-RX100 II en miniatura: usa su mismo sensor de 20 megapíxeles y el zoom Zeiss 28-100 mm f1.8-4.9. Dicho de otro modo: una combinación que ya ha demostrado ser ganadora.

¿Cómo funcionan?

Muy sencillo: todos los controles quedan en manos del teléfono, así que lo primero es descargar la aplicación Sony PlayMemories Mobile y enlazar el smartphone con el objetivo. Algo que resulta más sencillo si nuestro móvil dispone de conexión NFC, por cierto.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

A partir de ese momento, desde la pantalla podemos realizar todos los ajustes de la toma, aunque el disparo y el zoom también pueden manejarse desde los propios mandos del objetivo QX.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Las imágenes se almacenan en la tarjeta de memoria del objetivo, en el terminal o en ambos. En el dispositivo QX se guardan en la máxima resolución -o en la que hayamos elegido- y al móvil se transfieren a 2 megapíxeles por defecto, aunque también puede seleccionarse el tamaño completo. Algo que, lógicamente, ralentizará el proceso.

¿Sólo sirven para móviles Sony?

No. Los QX son compatibles con dispositivos Android e iOS, tanto teléfonos como tablets. Además de trabajar separados del smartphone, también pueden acoplarse mediante un ingenioso adaptador con pinzas que se incluye de serie y que es válido para la mayoría de modelos.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Arriba, el QX10 con el mecanismo con pinzas que permite engancharlo a la mayoría de dispositivos móviles. En la imagen inferior, el QX10 con un iPhone 5.

En el caso de un móvil de dimensiones considerables (como el citado Xperia Z1), el conjunto acaba siendo más o menos equilibrado a la vista y entre las manos, siempre que se sujete por el objetivo. Más discutible es el resultado al acoplarlo, por ejemplo, al iPhone 5. Tal vez todo sea cuestión de acostumbrarse.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Una carcasa que Sony ha presentado junto al Xperia Z1 transforma este móvil en una cámara compacta.

Por cierto, junto al nuevo Z1 también se ha presentado una carcasa que incluye una suerte de bayoneta para anclar estos objetivos QX.

¿Tiene controles manuales?

Dependiendo del objetivo, los ajustes y opciones varían. Así, en el caso del QX10 hemos podido comprobar que sólo se ofrecen modos de trabajo automáticos y la modalidad de exposición programada. Sin embargo, al trabajar con el QX100 se activa el modo de prioridad a la apertura.

¿Son rápidos? ¿Funciona bien el disparo a través de Wi-Fi?

Es uno de los temas que más nos preocupaban al tener las primeras pistas sobre estos modelos y después de la experiencia con la mayoría de cámaras dotadas de Wi-Fi. En este sentido tenemos buenas y no tan buenas noticias.

En general la previsualización de la imagen es ágil y muy correcta. Al menos con buena luz, porque una rápida incursión nocturna por Berlín nos ha demostrado que las cosas se complican en escenas oscuras cuando el sensor (del QX10 en este caso) va algo forzado. Habrá que investigar más sobre el asunto.

Sony Cyber-shot DSC-QX10
Sony Cyber-shot DSC-QX10
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La secuencia de disparo y envío de la foto al móvil tarda unos 6 o 7 segundos por toma. Muchos segundos si lo que esperábamos era una ráfaga a la altura de las de una compacta, pero en línea con lo visto hasta ahora en los controles remotos para cámaras con Wi-Fi.

En cualquier caso, si lo que queremos es que la foto no se nos escape, mucho mejor que el disparo desde la pantalla del móvil es usar el propio mando del objetivo. Al menos, claro, si lo tenemos al alcance de la mano.

¿Y la calidad de las fotos?

Aunque habrá que esperar a analizar las muestras obtenidas -ya estamos en ello-, en realidad la de la calidad de imagen es una cuestión que no tiene demasiado misterio, porque estamos hablando de sensores y ópticas ya conocidos.

Especialmente interesante será ver si las altas expectativas depositadas en el QX100 se cumplen y está a la altura de la calidad que ofrece la RX100 II, una de las mejores compactas del momento.

¿Para qué se pueden usar?

Ésta es sin duda una de las preguntas más repetidas a lo largo de esta primera jornada de IFA. Aunque el tiempo ayudará a definir usos -estamos hablando de un tipo de producto totalmente nuevo-, por ahora la idea más lógica es pensar en un sistema de objetivos para poder tener una cámara "de verdad" acoplada al móvil.

O en la palma de la mano, porque no hay que olvidar que éste es otro de los grandes argumentos del sistema, con un gran potencial creativo más allá de los autorretratos, que posiblemente son la primera reacción al tener uno de estos ingenios entre las manos.

Sony Cyber-shot DSC-QX100
Sony Cyber-shot DSC-QX100
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Encuadres diferentes, disparo remoto dejando la cámara a cierta distancia... También pueden dar mucho juego a los amantes de la fotografía callejera que quieran pasar desapercibidos. Y es que nunca había sido tan fácil sacar una foto mientras aparentemente miramos distraídos la pantalla del móvil.

¿Cuándo? ¿Cuánto?

Tanto el QX10 como el QX100 saldrán a la venta este mismo mes de septiembre. El precio del primero será de unos 200 euros, mientras que el del QX100 rondará los 450 euros.

2
Comentarios
Cargando comentarios