• Panasonic Lumix GX80: toma de contacto
  • Huawei P9: toma de contacto
Prueba de producto

Sony PXW-FS5: análisis

9
6
ABR 2016
Texto y fotos: Álvaro Méndez

Concebida esencialmente como una versión en miniatura de la PXW-FS7, la PXW-FS5 es la última incorporación a la familia de cine digital de Sony, que puede presumir de un catálogo lo suficientemente amplio como para poder encontrar el producto adecuado para todo tipo de usos y presupuestos: desde las cámaras compactas de las series RX100 y RX10 hasta los potentes equipos de cine F5 y F55, pasando por las A7S y A7R. La firma japonesa cuenta con un arsenal de modelos para grabar vídeo realmente envidiable.

Armada con un sensor Super 35 y montura E y esgrimiendo grabación 4K, curvas Log y un cuerpo ligero y compacto, la PXW-FS5 se sitúa por encima de las mencionadas Sony A7, exactamente a medio camino entre las ya veteranas FS100 y FS700 y la FS7. Con estas credenciales, se postula como una de las cámaras más completas y solventes de su segmento y una de las más interesantes para realizar producciones de presupuesto moderado y que requieran un equipo ligero y ágil.

Sony PXW-FS5
Sony PXW-FS5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Y es que tanto por precio –poco más de 6.000 euros con un zoom- como por diseño, la FS5 supone un torpedo directo a la línea de flotación de la saga Cinema EOS de Canon, especialmente al espacio que ocupan las C100 Mark II y C300, a las que planta cara y supera en muchos aspectos.

Su versatilidad, su completa hoja de especificaciones y su ergonomía y diseño son sin lugar a dudas los puntos fuertes de una cámara que, eso sí, flojea en otros aspectos referentes a la calidad de imagen y el rendimiento.

Run and gun

Corre y dispara. Una expresión de origen anglosajón que tanto sirve para definir un estilo de juego ultraofensivo en baloncesto como un género de videojuegos. En lo que se refiere a cámaras, se usa para designar aquellos equipos que permiten realizar un rodaje ágil y ligero, con libertad de movimientos, de forma sencilla y con una gran capacidad de respuesta.

Y esta es precisamente la mejor definición que puede hacerse de la PXW-FS5, una perfecta cámara para run and gun. Y es que sin duda unos de los grandes méritos de este modelo es su capacidad para aglutinar un sinfín de prestaciones en un cuerpo francamente ligero y compacto, en el que todos los mandos y conexiones están distribuidos de forma inteligente y práctica. Buena muestra de ello es la colocación de sus dos conectores de audio XLR.

sony pxw-fs5sony pxw-fs5sony pxw-fs5sony pxw-fs5sony pxw-fs5sony pxw-fs5
Completa y compacta

La FS5 no renuncia a casi nada pese a sus dimensiones, repartiéndose por su cuerpo un sinfín de mandos, botones y conexiones de manera muy inteligente

sony pxw-fs5
Sony PXW-FS5
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony pxw-fs5
Sony PXW-FS5
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony pxw-fs5
Sony PXW-FS5
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony pxw-fs5
Sony PXW-FS5
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony pxw-fs5
Sony PXW-FS5
Álvaro Méndez (Quesabesde)
sony pxw-fs5
Sony PXW-FS5
Álvaro Méndez (Quesabesde)

También recibe buena nota la ergonomía de la cámara, gracias en gran medida a su cómoda empuñadura lateral desmontable coronada con varios botones y diales configurables que permiten adaptar el control del equipo al gusto del operador. Una solución excelente para rodar tomas cámara en mano, sin necesidad de invertir en otros soportes o estativos.

Combinada con el objetivo 18-105 mm f4 motorizado que Sony incluye en el kit estándar, la FS5 ofrece una tremenda versatilidad y funcionalidad nada más sacarla de la caja, con un rango de focales que permite cubrir todo tipo de situaciones y manejar el zoom de forma remota desde la cámara. Merece la pena destacar también el buen rendimiento del estabilizador Steady Shot con este conjunto.

sony pxw-fs5
Sony PXW-FS5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Combinada con el 18-105 mm f4, la FS5 está lista para trabajar desde el primer momento con una buena ergonomía gracias a su empuñadura desmontable

Además, tanto el tamaño de la cámara como su ajustado peso (2,2 kilos junto con el citado objetivo del kit), permiten montar la FS5 en estabilizadores del tipo gimbal sencillos, tales como el DJI Ronin-M.

El colofón lo pone otro de los grandes aciertos de la cámara: la inclusión de un filtro ND lineal de densidad variable que puede controlarse con mucha precisión desde un dial dedicado. Esto permite trabajar desde el primer momento con ópticas muy luminosas y facilita enormemente el uso de las curvas de gama del tipo Log y sus elevados valores de sensibilidad (3.200 ISO para S-Log2 y S-Log3). El filtro tiene un recorrido de hasta 7 pasos de exposición, y aparentemente no añade dominantes de color a la imagen.

Como no podía ser de otra manera, la cámara cuenta con todo tipo de ajustes manuales y un amplio control sobre la imagen, pero también puede funcionar de manera totalmente autónoma controlando con mucho acierto y agilidad los parámetros de la exposición y el enfoque. Así pues, también puede ser una fantástica opción para cubrir noticias o eventos en los que no sea posible andar haciendo ajustes.

El filtro ND lineal de densidad variable integrado -uno de los principales aciertos de la cámara- puede controlarse con mucha precisión

sony pxw-fs5
Sony PXW-FS5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Entre los aspectos negativos hay que destacar la posición mejorable de algunos controles –el botón para activar la grabación en la empuñadura sería un buen ejemplo-, un visor electrónico OLED demasiado pequeño para una cámara de estas características –superado incluso por el de las A7- y la muy reincidente tendencia de Sony a diseñar unos menús de opciones confusos, poco prácticos y nada intuitivos.

La cámara también cuenta con un monitor de 3,5 pulgadas totalmente orientable y que se puede montar en varias posiciones, ya sea directamente en el cuerpo de la FS5 o a lo largo del asa superior.

4K y cámara lenta

Armada con el mismo sensor Exmor CMOS Super 35 que su hermana mayor, la PXW-FS7, de la FS5 cabe esperar una soberbia calidad de imagen. Y en términos generales así es, aunque con algunos matices.

Al igual que la FS7, es capaz de grabar internamente flujos de vídeo en 4K. Eso sí, esta cámara se conforma con un tamaño de cuadro de 3840 x 2160 píxeles en vez del estándar cinematográfico de 4096 x 2160 píxeles, y solo permite alternar entre 24, 25 y 30 fotogramas por segundo. En otras palabras, carece de grabación a 50p y 60p.

sony pxw-fs5
Sony PXW-FS5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La FS5 permite grabar 4K internamente pero con 8 bits y un muestreo de 4:2:2, lo que puede dar problemas a la hora de corregir el color en posproducción

Aunque probablemente la diferencia más notable con la FS7 es que a la hora de grabar en 4K está limitada a una profundidad de color de 8 bits y un muestreo de 4:2:0, característica que parece estar detrás de algunos problemas que hemos detectado a la hora de etalonar las imágenes y corregir el color. Problemas que resultan especialmente evidentes cuando echamos mano de las clásicas curvas de gama logarítmicas o cuando es necesario realizar ajustes más agresivos.

Todo esto, sumado a un códec de tipo Long GOP y bastante más comprimido (flujos de 100 Mbps en 4K), se traduce en una cierta dificultad para conseguir colores naturales así como en la aparición de algunos defectos de compresión durante la posproducción.

Secuencias de vídeo 4K (3840 x 2160 píxeles) grabadas con una Sony PXW-FS5 a 25 fotogramas por segundo. Se ha usado la curva de gamma S-Log3 y se ha aplicado un tabla de color LUT, así como otras correcciones de color en posproducción.

Así mismo, la cámara resulta excesivamente ruidosa a la hora de combinar el 4K con las curvas Log, mostrando un grano más que evidente a partir de 3.200 ISO, muy por encima de lo que cabría esperar de un equipo como este y de su sensor. Afortunadamente parece ser que Sony ya está trabajando en una actualización de firmware capaz de mitigar este problema.

Si dejamos de lado las curvas Log al grabar en 4K y no forzamos mucho la imagen en posproducción, en la mayoría de situaciones se puede obtener una calidad de imagen muy parecida a la que ofrece la FS7, una cámara –no lo olvidemos- mucho más grande y bastante más cara que esta.

Secuencias de vídeo 4K (3840 x 2160 píxeles) grabadas con una Sony PXW-FS5 a 25 fotogramas por segundo. Se ha usado el perfil de color Cine4 y se han aplicado correcciones de color en posproducción.

Si grabamos en resolución Full HD, buena parte de estas consideraciones se esfuman. La profundidad de color se sitúa en 10 bits con un muestreo de 4:2:2, la compresión es más sutil y aparece la posibilidad de grabar a 50 y 60 cuadros progresivos por segundo. En esta resolución, además, el ruido en sensibilidades altas es mucho más tolerable y orgánico, y desaparecen los defectos de compresión vistos en la tomas 4K.

Así mismo, con un tamaño de cuadro de 1920 x 1080 píxeles, la FS5 es capaz de grabar secuencias a 200 fotogramas por segundo (240 si trabajamos con sistemas NTSC). Esto permite conseguir clips con una cámara lenta de 8x, y es sin duda uno de los principales atractivos de la cámara. Eso sí, este modo de grabación está limitado a 8 segundos de vídeo, que reproducidos a velocidad normal se alargan hasta un minuto.

Vídeo Full HD grabado con la Sony PXW-FS5 a 240 fotogramas por segundo. La cámara permite realizar grabaciones de 8 segundos a esta velocidad sin perder calidad ni nitidez en la imagen. Se ha corregido el color de las secuencias mediante el uso de una tabla LUT.

También es posible grabar a 480 y 960 fotogramas por segundo, aunque con una pérdida bastante clara de nitidez y claridad en la imagen. En este apartado, por cierto, podemos encontrar un ejemplo paradigmático de lo poco intuitivas que pueden llegar a ser las cámaras de Sony. Y es que entender y poner en funcionamiento los modos de grabación a cámara lenta supone un auténtico desafío intelectual.

XAVC-L

A la hora de grabar en 4K, la FS5 echa mano del XAVC-L, un códec de tipo Long GOP que, debido a su propia naturaleza, requiere una gran potencia de procesamiento para poder editarlo y manejarlo en posproducción. Con el ordenador que hemos utilizado para la prueba, un Intel Core i7-3820 a 3,60 GHz y con 16 GB de RAM, hemos tenido serios problemas para editar un par de vídeos sencillos y de escueta duración.

Afortunadamente la cámara cuenta con una doble ranura para tarjetas SD que nos permite, entre otras cosas, registrar a la vez un flujo de menor calidad –o proxy, como se le conoce en este mundillo- para la edición.

sony pxw-fs5
Sony PXW-FS5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

El códec XAVC-L de tipo Long GOP empleado en la grabación de secuencias 4K requiere un ordenador muy potente para poder editarlo con cierta fluidez

Otro detalle interesante de la FS5 es que cuenta con un modo de recorte del sensor que emula el tamaño de un captor Super 16, lo que permite el uso de objetivos para este sistema mediante adaptadores y nos permite multiplicar las focales de otras ópticas si necesitamos disponer de un plus de zoom.

La FS5 probada para este análisis fue una de las primeras en llega a España. Desde que la tuvimos en las manos hasta el momento de publicarse estas líneas ya ha habido un par de actualizaciones de firmware menores, y seguramente llegarán más. Entre ellas esperemos que esté la posibilidad de capturar secuencias en formato RAW y 4K con 10 bits de color y muestreo 4:2:2 en grabadores externos, lo que mitigaría los inconvenientes detectados en este terreno.

Una dura competidora

Con un precio que ronda los 6.200 euros junto con el objetivo 18-105 mm f4 PZ G OSS, la Sony PXW-PS5 se postula como una de las más completas y versátiles cámaras para la realización de documentales, reportajes sociales, videoclips o piezas de ficción de presupuesto moderado que requieran el uso de equipos ágiles y ligeros. Por su diseño y prestaciones también puede ser un modelo perfectamente válido para equipos ENG.

sony pxw-fs5
Sony PXW-FS5
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Por unos 6.200 euros con el objetivo, la FS5 es una de las más completas y portátiles cámaras para producciones de presupuesto moderado

Y es que a tenor de su hoja de especificaciones, esta Sony se impone ampliamente a su principal competidora en precio y filosofía, la Cinema EOS C100 Mark II de Canon, a la que supera en casi todos los apartados: tiene mejor ergonomía, puede grabar 4K internamente, cuenta con un códec más robusto y un mejor bitrate en Full HD y permite hacer cámaras lentas espectaculares, entre muchos otros detalles. De hecho la cámara se aproxima más al nivel de la EOS C300 Mark II, que prácticamente triplica su precio.

Además cuenta con una prestación que, de alguna manera, la hace única: su fantástico filtro ND integrado y controlable de forma lineal, algo que ojalá pudiéramos ver en muchas otras cámaras de este segmento a partir de ahora.

El principal -y casi único- argumento en contra de esta cámara son los problemas asociados a la grabación en 4K con curvas logarítmicas. Y eso habrá que tenerlo en cuenta en función del uso que queramos darle a la cámara.

Productos relacionados (2)
9
Comentarios
Cargando comentarios