• Canon XA10: análisis
  • Teclado QWERTY para el iPhone 4 (y 4S): análisis
Prueba de producto
FOTOGRAFíA CONDENSADA

Sony NEX-C3: análisis

1
11
OCT 2011

Con una denominación más cercana a un trabalenguas que a un nombre comercial, Sony ha rizado el rizo con la NEX-C3: una temprana renovación de la NEX-3 que reduce su tamaño y amplía sus capacidades. Convertida en una de las cámaras de óptica intercambiable más diminutas del momento -algo que parece ser el nuevo reto de todas las compañías-, debajo de sus pequeñas y suaves formas se esconde un excelente sensor de 16 megapíxeles y prestaciones más que suficientes para adentrarse en este mundo. Al menos para quienes ya hayan superado ese mito según el cual las mejores cámaras son siempre las más grandes.

Hubo un tiempo en que las cámaras compactas eran mucho más pequeñas que los modelos de objetivo intercambiable. Así podría empezar un cuento que, de hecho, es ya bastante conocido: los fabricantes se han empeñado en hacer que sus cámaras sin espejo sean cada vez más pequeñas. Y a la vista queda que lo están consiguiendo.

Sony NEX-C3
Sony NEX-C3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pero no se trata sólo de diseño. Detrás de ese inofensivo aspecto, la NEX-C3 adopta uno de los sensores que más éxitos ha cosechado durante los últimos meses en otros modelos, propios y de la competencia. Razón de más para acercase a esta NEX (lupa en mano, nunca mejor dicho) y comprobar de lo que es capaz.

Siempre encima

Puesto que en su momento ya tuvimos ocasión de repasar al detalle los nuevos rasgos del diseño y la ergonomía de esta NEX-C3, no entraremos de nuevo en este tema. No obstante, tratándose de uno de los pilares de esta renovación, merece la pena volver a echarle un vistazo a aquellas fotografías para hacerse una idea de la diferencia de tamaño entre la pionera NEX-3 y este modelo.

Sony NEX-C3
Sony NEX-C3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony NEX-C3
Sony NEX-C3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pese a que la reducción de peso y dimensiones podrían hacernos pensar en una cámara más frágil, lo cierto es que Sony ha conseguido vencer esta sensación con unos acabados muy decentes y un cuerpo muy cuidado y agradable entre las manos.

Sony NEX-C3
Sony NEX-C3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony NEX-C3
Sony NEX-C3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Evidentemente, no se trata de una cámara robusta ni extremadamente cómoda de manejar para aquellos que estén pensando en un modelo de corte semiprofesional. Pero si buscamos algo extremadamente compacto y ligero para llevar siempre encima, ésta es una opción a tener muy en cuenta.

Sony NEX-C3
Sony NEX-C3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony NEX-C3
Sony NEX-C3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Aunque a grandes rasgos el diseño no ha cambiado, sí se han producido algunos avances interesantes. Seguimos sin tener un dial de modos -algo que pondrá nervioso a más de uno al principio-, pero a cambio podemos personalizar los dos pulsadores asignándoles funciones de acceso rápido.

Sony NEX-C3
Sony NEX-C3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así, y pese a que la economía de mandos asusta a primera vista, no tardaremos en cogerle el truco. Más aún si tenemos en cuenta que el dial trasero también integra dos pulsadores a ambos lados que pueden configurarse como accesos directos.

Dimensiones y equilibrio

Hablando del tamaño de la cámara, el debate llega siempre al abordar el tema de la óptica. Si con el Sony E 16 mm f2.8 la NEX-C3 forma un conjunto perfecto, con el zoom 18-55 mm f3.5-5.6 la cosa puede empezar a parecer un poco desequilibrada.

Sony NEX-C3
Sony NEX-C3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En cualquier caso, es sólo cuestión de acostumbrarse. Superado el impacto provocado por las primeras NEX y visto que el resto de fabricantes han optado por una vía similar (ópticas más grandes que el cuerpo), parece que tendremos que ir acostumbrándonos a ello. De todos modos, la idea es muy sencilla y bastante natural: sujetar la cámara por el barril de la óptica.

Sony NEX-C3
Sony NEX-C3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony NEX-C3
Sony NEX-C3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Igual que el modelo anterior (y que todos los de la familia, excepto la nueva NEX-7), esta NEX-C3 carece de flash integrado y zapata estándar. En su lugar, deberemos recurrir al pequeño flash que la acompaña de serie y que se conecta al puerto de accesorios de la cámara.

Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
En la imagen superior, la NEX-C3 con su flash de serie. Debajo, la cámara armada con el nuevo y más potente HVL-F20S.

Si su potencia se queda corta, la solución pasa por hacerse con el nuevo HVL-F20S. También en este caso salta a la vista que el tamaño de la cámara hace que incluso un flash tan pequeño como éste parezca desproporcionado.

Manejo asequible y para todos los gustos

Tal y como suele ocurrir en los modelos más sencillos, pese a que se ofrece un completo surtido de controles manuales, es al desplegar sus automatismos, filtros y menús de ayuda cuando la cámara luce gran parte de su encanto.

Sony NEX-C3
Sony NEX-C3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Así, quienes quieran huir de la jerga fotográfica y de los tecnicismos tienen en el modo "estilo creativo" una buena opción. Aquí se puede ajustar el desenfoque del fondo o la velocidad de disparo -por ejemplo-, centrándonos más en el efecto que se consigue que en la forma de lograrlo.

Sony NEX-C3
Sony NEX-C3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony NEX-C3
Sony NEX-C3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Además, el sistema funciona por fases, de tal modo que es posible elegir una determinada saturación de color y después añadirle un efecto de desenfoque al fondo. Así hasta conseguir el estilo de imagen que se busca.

Muestras: filtros creativos
Las fotografías se han realizado con una Sony NEX-C3 y un objetivo Sony E 14-42 mm f3.5-5.6.
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.6.
"Toy camera"
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.6.
"Posterización"
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.6.
"Retro"
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.6.
"Color parcial"
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.6.
"Posterización BN"

El camino rápido -y más espectacular- sería recurrir a los filtros creativos. La NEX-C3 ofrece un total de siete ajustes: cámara de juguete, "posterización", selección de color... Puestos a pedir, sólo echamos de menos el efecto de miniaturización que tan de moda se ha puesto últimamente.

Muestras: vídeo

Una muestra de los filtros creativos que ofrece la Sony NEX-C3 aplicados en secuencias de vídeo de 1280 x 720 píxeles. Puedes reproducir el vídeo a pantalla completa y en alta definición haciendo clic en el rótulo "HD".

Pese a que estos filtros no ofrecen diferentes niveles ni ningún tipo de ajuste, sí podemos combinarlos con las secuencias de vídeo. Basta con pulsar el botón directo de grabación tras haber seleccionado uno de ellos para conseguir un clip bastante original.

Renovación por dentro

Aunque los cambios estéticos son uno de los pilares de esta nueva versión, no hay que perder de vista que el cambio más interesante de la NEX-C3 (al menos para algunos usuarios) está en su interior. Y es que la nueva cámara deja atrás el CMOS de 14 megapíxeles y apuesta ahora por uno de 16 millones de puntos.

Sony NEX-C3
Sony NEX-C3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Si se tratara sólo de aumentar la resolución, no tendría mayor importancia. Hace ya años que estamos inmunizados contra ese cansino argumento. La gracia estriba en que este captor APS-C es un viejo conocido: el mismo usado por la Sony A55V, la Nikon D7000 y la Pentax K-5, sin ir más lejos.

Muestras: 16 MP
Las fotografías se han realizado con una Sony NEX-C3 y un objetivo Sony E 14-42 mm f3.5-5.6.
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.6.
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.6.
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.6.
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.6.
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.6.
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.6.

Por tanto, no nos sorprende comprobar que la calidad de imagen de esta NEX-C3 ha mejorado considerablemente respecto al modelo anterior. Aunque en las tomas más comunes -escenas con buena luz- no notaremos un gran avance, es al hablar del control de ruido y el rango dinámico cuando se aprecia el cambio.

Muestras: RAW
Las fotografías se han realizado con una Sony NEX-C3 y un objetivo Sony E 14-42 mm f3.5-5.6. Imágenes realizadas en formato RAW y procesadas con Sony Image Data Converter. Haz clic bajo la imagen para descargar el archivo original.
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.6. imágenes realizadas en formato raw y procesadas con sony image data converter. haz clic bajo la imagen para descargar el archivo original.
RAW
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.6. imágenes realizadas en formato raw y procesadas con sony image data converter. haz clic bajo la imagen para descargar el archivo original.
RAW
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.6. imágenes realizadas en formato raw y procesadas con sony image data converter. haz clic bajo la imagen para descargar el archivo original.
RAW
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.6. imágenes realizadas en formato raw y procesadas con sony image data converter. haz clic bajo la imagen para descargar el archivo original.
RAW
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.6. imágenes realizadas en formato raw y procesadas con sony image data converter. haz clic bajo la imagen para descargar el archivo original.
RAW
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.6. imágenes realizadas en formato raw y procesadas con sony image data converter. haz clic bajo la imagen para descargar el archivo original.
RAW

Así que, si la idea era trasladar a esta NEX-C3 la calidad de una réflex -de algunas de las mejores del momento, además- a una cámara de bolsillo, se ha conseguido de forma bastante literal. El control del ruido es espectacular, con resultados muy decentes incluso a 6.400 ISO, con lo cual prácticamente podemos despreocuparnos de este parámetro.

Muestras: sensibilidad
Las fotografías se han realizado con una Sony NEX-C3 y un objetivo Sony E 14-42 mm f3.5-5.6. Haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real.
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real.
200 ISO
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real.
400 ISO
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real.
800 ISO
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real.
1.600 ISO
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real.
3.200 ISO
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real.
6.400 ISO
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.6. haz clic en la imagen para ver un recorte a tamaño real.
12.800 ISO

También es notable la capacidad de la cámara para enfrentarse a imágenes muy contrastadas sin sacrificar demasiado las luces o las sombras. Ese mejor rendimiento con las sensibilidades altas permite "levantar" las sombras sin que el ruido se vuelva demasiado molesto, mientras que las zonas más quemadas (ojo con la tendencia de la cámara a sobreexponer ligeramente las imágenes) también pueden dar bastante juego si trabajamos en RAW.

Muestras: sensibilidad alta
Las fotografías se han realizado con una Sony NEX-C3 y un objetivo Sony E 14-42 mm f3.5-5.5.
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.5.
1.600 ISO
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.5.
3.200 ISO
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.5.
3.200 ISO
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.5.
6.400 ISO
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.5.
6.400 ISO
las fotografías se han realizado con una sony nex-c3 y un objetivo sony e 14-42 mm f3.5-5.5.
12.800 ISO

Como la mayoría de modelos de Sony, la NEX-C3 cuenta con un modo para optimizar el rango dinámico (DRO) que permite mejorar los resultados en JPEG con un tratamiento de la imagen bastante correcto y moderado. También está la opción de recurrir al disparo HDR, consistente en la fusión automática de varias fotos disparadas consecutivamente, aunque en este caso las imágenes resultantes adquieren ese aspecto tan irreal que aborrece a cada vez más personas.

Foto: Quesabesde
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Arriba: fotografías realizadas con diferentes ajustes de la función DRO. En la imagen inferior: toma realizada con la función de barrido panorámico. Haz clic en cualquiera de las dos imágenes para verla a mayor tamaño.

Entre las innumerables funciones de la cámara también figuran algunos clásicos de la firma, como el barrido panorámico, las instantáneas y panorámicas en 3D (quienes dispongan de un televisor 3D seguro que podrán pasar un buen rato jugando con ambas) y el llamado crepúsculo manual, pensado para disparar a pulso en condiciones de muy poca luz.

Vídeo recortado

Si el nuevo sensor tiene todo ese potencial, ¿por qué la NEX-C3 no ofrece también grabación de vídeo Full HD? Eso mismo nos preguntamos nosotros. Incluso algunas compactas de la firma ofrecen prestaciones de vídeo más avanzadas que ésta.

Sony NEX-C3
Sony NEX-C3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Teniendo en cuenta que el captor sí es capaz de dar esta resolución (así ocurre en muchos otros modelos que lo utilizan), puede tratarse de una limitación del procesador o de estrategia de ventas. Después de todo, hay que marcar alguna diferencia con la también nueva Sony NEX-5N, que utiliza este mismo sensor y ofrece clips de vídeo de 1080 líneas.

Sony NEX-C3
Sony NEX-C3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony NEX-C3
Sony NEX-C3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

No es que los resultados sean malos (en realidad, son más que suficientes para los usuarios que quieran hacer sus pinitos en este campo), pero sí es cierto que se podría haber aprovechado la renovación para sacar buena nota también en esta asignatura.

En cualquier caso, y revisando lo que ofrece la cámara en este terreno, echamos de menos algo más de nitidez en las secuencias, si bien es cierto que el mejorado rango dinámico del captor se deja notar. En todo caso, el uso de los ya mencionados filtros artísticos nos parece una de las opciones más interesantes.

Sony NEX-C3
Sony NEX-C3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Tampoco nos olvidamos del nuevo -en realidad rescatado de compactas muy veteranas- sistema de ayuda al autofoco "peaking focus". Bastante común en cámaras de vídeo, esta herramienta resalta, en color y con la intensidad que seleccionemos, la zona enfocada de la imagen. Una prestación especialmente útil si estamos trabajando con el enfoque manual.

Guerra en miniatura

La Sony NEX-C3 es, sin duda, una pequeña gran cámara fruto de esa nueva oleada de modelos sin espejo que están acercando a los bolsillos más pequeños (por tamaño, no por precio en la mayoría de casos) la calidad que antes implicaba cargar con cámaras mucho más voluminosas.

Sony NEX-C3
Sony NEX-C3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

Pensada para usuarios que dan el salto desde una compacta, su ergonomía y lógica de control están optimizadas para este tipo de manejo. Precisamente por eso, quienes estén acostumbrados a un dial de modos accesible o a disparar casi siempre con modos manuales tendrán que subir un peldaño más en el escaparate.

Tampoco hay que pasar por alto su agilidad, tanto a la hora de enfocar como en la velocidad de disparo. Esos 5,5 fotogramas por segundo constituyen una cifra notable para esta categoría, aunque también es cierto que la duración es un poco limitada: sólo 6 disparos en RAW y menos de 20 en JPEG.

Sony NEX-C3
Sony NEX-C3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)
Sony NEX-C3
Sony NEX-C3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

La velocidad de encendido -sobre todo de la pantalla, que parece ir subiendo su brillo poco a poco- es otro de los contados aspectos mejorables en esta cámara. Junto al vídeo de 720p, claro.

Por lo demás, si el tamaño es uno de los puntos fuertes de esta cámara, el otro es su calidad de imagen. El mayor tamaño de su captor respecto a la mayoría de modelos de la competencia es un dato a tener muy en cuenta, y la adopción de ese conocido sensor de 16,2 megapíxeles permite conseguir además unos resultados que admiten pocas quejas, incluso para los fotógrafos más exigentes. La óptica elegida, por supuesto, es un factor a tener en cuenta si queremos sacarle el máximo rendimiento.

Sony NEX-C3
Sony NEX-C3
Foto: Álvaro Méndez (Quesabesde)

En este sentido, es de sobra sabido que el tentador 16 mm f2.8 no es una gran pieza de ingeniería óptica. Sus resultados son modestos, pero con ese precio, cobertura y tamaño resulta difícil no hacerle un hueco en la mochila. De todos modos, mejor contar también con el zoom 18-55 mm f3.5-5.6, porque los 24 milímetros del citado objetivo fijo pueden acabar aburriendo un poco o limitando las posibilidades de la cámara.

Con un precio situado en torno a los 500 euros (algo más alto que el de la Panasonic Lumix DMC-GF3 y la Olympus E-PM1, sus principales competidoras), la NEX-C3 es a día de hoy el mejor exponente de que calidad y tamaño de bolsillo son dos cuestiones perfectamente compatibles.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

Productos relacionados (1)
Artículos relacionados (3)
Prueba de producto
08 / JUN 2011
1
Comentarios
Cargando comentarios