• Sanyo Xacti VPC-CS1: prueba de campo
  • Tamrac ZipShot: análisis
PEQUEñA, PERO DISPUESTA A DAR GUERRA

Sony NEX-5: toma de contacto y muestras  

12
MAY 2010
Iker Morán   |  Split

Aunque la archiconocida nube volcánica a punto ha estado de dar al traste con los planes de Sony, finalmente la ciudad croata de Split ha sido el escenario para la puesta de largo europea de las nuevas Alpha NEX. Con más dudas en torno a su diseño, enfoque o rendimiento que sobre ese sensor CMOS APS-C del que a priori no habría que desconfiar, durante unas horas hemos podido dar un rápido repaso al funcionamiento de la recién presentada NEX-5 y a dos de las ópticas que integran el nuevo sistema de Sony.

Calidad de réflex, tamaño de compacta. Aunque a estas alturas el eslogan ya suena bastante familiar, Sony se ha subido al tren de las cámaras de ópticas intercambiables sin espejo réflex aportando nuevos elementos a este hilo argumental y reforzando otros.

Sony NEX-5
Sony NEX-5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La idea es bastante sencilla: el sensor de las NEX-3 y NEX-5 es más grande que el de las cámaras Micro Cuatro Tercios (y del mismo tamaño que el de la Samsung NX10), pero para sorpresa de casi todos Sony ha conseguido reducir el tamaño de sus cuerpos hasta unas dimensiones muy cercanas a las de una compacta.

Sony NEX-5
Sony NEX-5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony NEX-5
Sony NEX-5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Además, las nuevas NEX no sólo presumen de ser las más pequeñas de su clase, sino también las más baratas (600 y 500 euros, respectivamente) y las más sencillas de usar.

Con esta imponente carta de presentación bajo el brazo, Sony se ha presentado en Split ante una nutrida representación de prensa técnica europea.

Sony NEX-5
Sony NEX-5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony NEX-5
Sony NEX-5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Aunque ni las condiciones meteorológicas ni la apretada agenda han sido las idóneas para probar con detalle las primeras unidades de las NEX-3 y NEX-5, unas primeras horas de convivencia con ellas y varias decenas de muestras pueden servir para ir abriendo boca.

Realmente pequeñas

Si hubiera que definir a las recién aterrizadas NEX con un solo adjetivo, "pequeñas" sería el más adecuado. O "delgadas", mejor dicho. Y es que pese al uso de un sensor de tamaño APS-C, la compañía ha conseguido recortar milímetros de grosor mediante un diseño bastante peculiar que suma al cuerpo una especie de abultada bayoneta.

Sony NEX-5 y NEX-3
Sony NEX-5 y NEX-3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony NEX-5 y NEX-3
Sony NEX-5 y NEX-3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Casi idénticas por fuera, la NEX-3 es ligeramente más gruesa, pero con una empuñadura de formas algo más redondeadas que las de su hermana mayor.

Sony NEX-3
Sony NEX-3
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Pese a esta extrema delgadez, las NEX no renuncian a una pantalla abatible de 3 pulgadas y 920.000 puntos de resolución que tiene un comportamiento y una visibilidad excelentes. Una buena noticia si tenemos en cuenta que no disponemos de ningún otro visor electrónico para encuadrar.

Sony NEX-5
Sony NEX-5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony NEX-5
Sony NEX-5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Pero volviendo al cuerpo, ¿dónde está el truco de estas dimensiones tan comedidas? De entrada, esa bayoneta de la que hablábamos configura un barril que sobresale con respecto al cuerpo, tanto por la parte superior como por la base. Esto resulta realmente extraño a primera vista, pero más allá de las cuestiones estéticas, no implica ningún problema en cuanto a la sujeción y la ergonomía de las cámaras.

Sony NEX-5
Sony NEX-5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Es junto al nuevo Sony E 16 mm f2.8 (un objetivo de tipo "pancake" que forma parte del kit más económico) cuando el diseño de las NEX luce en todo su esplendor minimalista. De diámetro algo mayor que el M.Zuiko 17 mm f2.8 de Olympus, su grosor es casi idéntico.

Bastante más voluminoso es el zoom 18-55 mm f3.5-5.6. Sin embargo, su notable ligereza (a algunos este detalle no les inspirará demasiada confianza) hace que el conjunto no se desestabilice ni el peso recaiga en la parte frontal.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
De arriba a abajo y de izquierda a derecha: los "pancake" de 17 y 16 milímetros de Olympus (M.Zuiko) y Sony, respectivamente, y los zooms estándares de 14-42 y 18-55 milímetros de estas dos firmas para sus sistemas de ópticas intercambiables sin espejo.

Aunque la estética es bastante diferente a lo visto hasta ahora (estamos convencidos de que tendrá tantos fans como detractores), lo cierto es que Sony ha conseguido liberar a las cámaras del precio de usar un sensor de mayores dimensiones y ha dejado recaer sus consecuencias en las ópticas.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
La nueva NEX-5 junto a la Olympus E-PL1 (a la izquierda en ambas imágenes), con los zooms de 14-42 y 18-55 milímetros desplegados.

No obstante, pese al mayor grosor, incluso el zoom estándar es de dimensiones similares al usado en cámaras Micro Cuatro Tercios.

Menús (demasiado) simplificados

Pero no nos engañemos. Las NEX no son cámaras pensadas para filosofar sobre el ruido, el formato RAW o los adaptadores para ópticas antiguas. Se trata de modelos claramente orientados a los aficionados a la fotografía con ganas de dar el salto de una compacta al mundo de las ópticas intercambiables.

Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Un rápido paseo por los menús y mandos de la NEX-5 sirve para despejar cualquier duda al respecto. El manejo es -o pretende ser- tan sencillo y simplificado que cualquier opción que se salga de lo más básico acaba resultando compleja.

No tanto trabajar en modo manual -el dial trasero es en este sentido de bastante ayuda-, pero cambiar la sensibilidad o el balance de blancos requiere adentrarse en el menú principal, escoger las opciones de "brillo y color" y buscar y modificar allí la opción correspondiente.

Sony NEX-5
Sony NEX-5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony NEX-5
Sony NEX-5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Lo que no faltan son menús y guías de ayuda. De hecho, las cámaras disponen de un botón en la parte trasera -uno de los contados botones que hay, por cierto- que permite ir viendo consejos fotográficos generales y para cada tipo de toma.

Sony NEX-5
Sony NEX-5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony NEX-5
Sony NEX-5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Interesante, pero no estaría de más hacer un guiño a los usuarios un poco más avanzados dándoles la posibilidad de configurar este mando para acceder a alguna otra función. Y es que, como decíamos, llegar a algunas opciones es más enrevesado que en algunas compactas Cyber-shot.

Los vídeos se han grabado con una Sony NEX-5 con un tamaño de cuadro de 1920 x 1080 píxeles y una cadencia de 50 campos por segundo, en formato AVCHD y con extensión MTS. Pulsa en la imagen para descargártelos al ordenador y visualizarlos con el programa adecuado. QUESABESDE.COM recomienda para ello el software gratuito VLC media player

Buscar el equilibrio entre facilitar las cosas a los más noveles y no dejar en la cuenta a los que ya dominan un poco -o viceversa- es una tarea complicada. Sony ha inclinado claramente la balanza en este caso hacia los primeros, así que los segundos tendrán que echarle un poco de paciencia al asunto.

Flash externo

Otro rasgo peculiar de la NEX-5 y de su hermana pequeña es el conector de la parte superior, que permite usar un flash externo, un micrófono opcional y -curiosamente- un visor óptico. ¿Por qué no un visor electrónico compatible con todas las ópticas, y no sólo para el angular de 16 milímetros?

Sony NEX-5
Sony NEX-5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony NEX-5
Sony NEX-5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

El flash externo, por tanto, no recurre a la típica zapata, sino a esta conexión propia que también se encarga de alimentar la minúscula unidad. Su acople es bastante ingenioso, lo mismo que la puesta en marcha: una vez colocado, basta con levantarlo para activarlo.

Sony NEX-5
Sony NEX-5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)
Sony NEX-5
Sony NEX-5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Según hemos podido comprobar, su cobertura, potencia y tiempo de reciclaje son correctos, y no produce sombras ni con el angular de 16 milímetros ni con el zoom de 18-55 milímetros.

Enfocando

Otras de las cuestiones que requería de una urgente revisión nada más acercarnos a la NEX-5 era comprobar el funcionamiento de su sistema de enfoque automático. Un mecanismo que, como en todas las cámaras de objetivos intercambiables desprovistas de espejo, se basa en el enfoque por contraste.

La verdad es que la NEX-5 aprueba el examen preliminar con nota. Aunque aún es pronto para certificar si es más o menos rápida que las Lumix G de Panasonic -hasta ahora, las de enfoque más veloz del segmento-, la nueva Sony ha demostrado ser rápida, segura y extremadamente silenciosa en esta tarea.

Muestras: 14 MP
Fotografías realizadas con una Sony NEX-5 y con los objetivos Sony E 16 mm f2.8 y 18-55 mm f3.5-5.6
fotografías realizadas con una sony nex-5 y con los objetivos sony e 16 mm f2.8 y 18-55 mm f3.5-5.6
fotografías realizadas con una sony nex-5 y con los objetivos sony e 16 mm f2.8 y 18-55 mm f3.5-5.6
fotografías realizadas con una sony nex-5 y con los objetivos sony e 16 mm f2.8 y 18-55 mm f3.5-5.6
fotografías realizadas con una sony nex-5 y con los objetivos sony e 16 mm f2.8 y 18-55 mm f3.5-5.6
fotografías realizadas con una sony nex-5 y con los objetivos sony e 16 mm f2.8 y 18-55 mm f3.5-5.6
fotografías realizadas con una sony nex-5 y con los objetivos sony e 16 mm f2.8 y 18-55 mm f3.5-5.6

Incluso en condiciones de luminosidad justa y utilizando la luz de ayuda al enfoque, los resultados han sido muy buenos, ofreciendo la cámara muy pocas dudas a la hora de dar con un punto de enfoque.

Muestras: 14 MP
Fotografías realizadas con una Sony NEX-5 y con los objetivos Sony E 16 mm f2.8 y 18-55 mm f3.5-5.6
fotografías realizadas con una sony nex-5 y con los objetivos sony e 16 mm f2.8 y 18-55 mm f3.5-5.6
fotografías realizadas con una sony nex-5 y con los objetivos sony e 16 mm f2.8 y 18-55 mm f3.5-5.6
fotografías realizadas con una sony nex-5 y con los objetivos sony e 16 mm f2.8 y 18-55 mm f3.5-5.6
fotografías realizadas con una sony nex-5 y con los objetivos sony e 16 mm f2.8 y 18-55 mm f3.5-5.6
fotografías realizadas con una sony nex-5 y con los objetivos sony e 16 mm f2.8 y 18-55 mm f3.5-5.6
fotografías realizadas con una sony nex-5 y con los objetivos sony e 16 mm f2.8 y 18-55 mm f3.5-5.6

Menos discreto es el disparo, con una sonoridad considerable, aunque en línea con sus principales competidoras. La idea es la misma: el obturador mecánico se cierra y se abre en cada disparo, provocando este poco discreto doble golpe.

Panoramas y ráfagas

Una de las funciones estrella de las NEX es el barrido panorámico. Como ocurría en las últimas compactas de la marca, permite crear una imagen panorámica desplazando la cámara en sentido horizontal o vertical con el disparador pulsado.

Sin embargo, hay diferencias respecto a las Cyber-shot. De entrada, aquí no se trata de una captura de vídeo, sino de un conjunto de imágenes que el procesador se encarga de unir con una velocidad realmente pasmosa. Prueba de ello es también el estruendo que provoca la sucesión de más de una decena de imágenes en ráfaga y el tamaño final del archivo, suficiente -así nos lo han demostrado- para hacer copias en papel de tamaño considerable.

Sony NEX-5
Sony NEX-5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

La mala noticia es que el porcentaje de éxito en los resultados es bastante justo. Al tratarse de una fusión de decenas de imágenes, cualquier variación en la trayectoria afecta a la unión final y produce saltos entre unas zonas y otras. Algo de práctica y buen pulso serán, por tanto, ingredientes necesarios para sacarle todo el partido.

Habrá que estar atentos también a esta función, porque desde Sony ya se ha prometido una actualización de firmware que activará una nueva modalidad de panorámicas 3D. La idea es simular este efecto tridimensional tomando dos imágenes de cada una de las zonas que conforman el barrido. Se consigue así esta sensación de profundidad en la foto sin necesidad de recurrir a dos ópticas.

barrido panorámico
Fotografías realizadas con una Sony NEX-5 y con los objetivos Sony E 16 mm f2.8 y 18-55 mm f3.5-5.6
fotografías realizadas con una sony nex-5 y con los objetivos sony e 16 mm f2.8 y 18-55 mm f3.5-5.6
fotografías realizadas con una sony nex-5 y con los objetivos sony e 16 mm f2.8 y 18-55 mm f3.5-5.6
fotografías realizadas con una sony nex-5 y con los objetivos sony e 16 mm f2.8 y 18-55 mm f3.5-5.6

Hará falta, lógicamente, un televisor o monitor compatible con esta tecnología 3D. Durante los talleres organizados en Croacia ha sido posible realizar algunas pruebas preliminares con uno de los nuevos televisores Sony Bravia 3D, y pertrechados con nuestras gafas, lo cierto es que los resultados son bastante espectaculares.

Si lo que nos interesa es sólo la velocidad de disparo en ráfaga, la NEX-5 se queda a las puertas de los 3 fotogramas por segundo, aunque dispone de un modo de alta velocidad en el que se disparan 7 fotos por segundo con el foco y la exposición fija.

Sony NEX-5
Sony NEX-5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Una vez concluida la ráfaga habrá que esperar casi 10 segundos para volver a disparar, aunque utilizando una tarjeta SD Card de la gama Extreme de SanDisk hemos conseguido reducir este tiempo de espera a poco más de un par de segundos.

En cualquier caso, la NEX-5 no es especialmente ágil ni a la hora de ponerse en marcha ni al recuperarse tras entrar en reposo. En la unidad probada ha habido que esperar entre 2 y 3 segundos para realizar la primera toma.

Guerra abierta

A la espera de poder realizar pruebas con más calma y revisar las imágenes y los RAW al detalle, nada hacer pensar que el CMOS de 14 megapíxeles usado vaya a dar muchas sorpresas.

Sony NEX-5
Sony NEX-5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

De momento, un vistazo rápido a la galería de muestras y especialmente a la secuencia de tomas realizadas con distintas sensibilidades ya deja claro el buen trabajo hecho en cuanto a control del ruido. Con ajustes de 200 a 12.800 ISO, incluso en condiciones muy justas de luz sólo a partir de 3.200 ISO empezamos a encontrarnos con problemas que comprometen el nivel de detalle de la foto.

Muestras: sensibilidad
Fotografías realizadas con una Sony NEX-5 y un objetivo Sony E 16 mm f2.8
fotografías realizadas con una sony nex-5 y un objetivo sony e 16 mm f2.8
200 ISO
fotografías realizadas con una sony nex-5 y un objetivo sony e 16 mm f2.8
400 ISO
fotografías realizadas con una sony nex-5 y un objetivo sony e 16 mm f2.8
800 ISO
fotografías realizadas con una sony nex-5 y un objetivo sony e 16 mm f2.8
1600 ISO
fotografías realizadas con una sony nex-5 y un objetivo sony e 16 mm f2.8
3200 ISO
fotografías realizadas con una sony nex-5 y un objetivo sony e 16 mm f2.8
6400 ISO
fotografías realizadas con una sony nex-5 y un objetivo sony e 16 mm f2.8
12800 ISO

Habrá que estar muy atentos también al rendimiento de las ópticas y comprobar cómo incide en términos de distorsión de la imagen el tamaño del sensor y la limitada distancia entre éste y el objetivo (sólo 18 milímetros los separan).

Muestras: sensibilidad alta
Fotografías realizadas con una Sony NEX-5 y con los objetivos Sony E 16 mm f2.8 y 18-55 mm f3.5-5.6, utilizando ajustes de sensibilidad comprendidos entre 800 y 12.800 ISO
fotografías realizadas con una sony nex-5 y con los objetivos sony e 16 mm f2.8 y 18-55 mm f3.5-5.6, utilizando ajustes de sensibilidad comprendidos entre 800 y 12.800 iso
fotografías realizadas con una sony nex-5 y con los objetivos sony e 16 mm f2.8 y 18-55 mm f3.5-5.6, utilizando ajustes de sensibilidad comprendidos entre 800 y 12.800 iso
fotografías realizadas con una sony nex-5 y con los objetivos sony e 16 mm f2.8 y 18-55 mm f3.5-5.6, utilizando ajustes de sensibilidad comprendidos entre 800 y 12.800 iso
fotografías realizadas con una sony nex-5 y con los objetivos sony e 16 mm f2.8 y 18-55 mm f3.5-5.6, utilizando ajustes de sensibilidad comprendidos entre 800 y 12.800 iso
fotografías realizadas con una sony nex-5 y con los objetivos sony e 16 mm f2.8 y 18-55 mm f3.5-5.6, utilizando ajustes de sensibilidad comprendidos entre 800 y 12.800 iso
fotografías realizadas con una sony nex-5 y con los objetivos sony e 16 mm f2.8 y 18-55 mm f3.5-5.6, utilizando ajustes de sensibilidad comprendidos entre 800 y 12.800 iso

Por lo que hemos podido comprobar, aunque parece que Sony tiene bajo control tanto este aspecto como las aberraciones cromáticas, la pérdida de detalle en los bordes con el 16 mm f2.8 es visible. Sea como sea, y mientras pone al día la lista de tareas pendientes, lo que está claro es que la compañía japonesa ha aterrizado con ganas de hacerse rápidamente un hueco en este sector.

Sony NEX-5
Sony NEX-5
Foto: Iker Morán (Quesabesde)

Olympus y Panasonic le llevan años de ventaja, pero si de lo que se trata es de aupar este creciente segmento con una cámara pequeña, barata, pensada para el aficionado y que dé buenos resultados tanto en el terreno fotográfico como en el de la grabación de vídeo, tras pasar unas horas con la NEX-5 entre las manos no cabe ninguna duda de que se avecina una cruenta batalla.

Nota: las tarjetas de memoria que aparecen fotografiadas en este artículo han sido cedidas por SanDisk como parte de un acuerdo publicitario alcanzado entre esta compañía y QUESABESDE.COM.

0
Comentarios


  • Comenta este artículo

    No estás identificado

    Entrar